Conecta con nosotros

Accidentes

“Agente, no puedo respirar”, muerte cruel de un detenido que no estaba drogado, sino enfermo

Publicado

el

Por

George Floyd brutalidad autopsia policial: Derek Chauvin queda libre: el expolicía está acusado de matar a George Floyd

Un material grabado en vídeo y compartido ampliamente en las redes sociales muestra cómo un policía aprieta con su rodilla el cuello de un detenido en plena calle en Minneapolis.

La situación que demora alrededor de 7 minutos termina con el reporte de muerte del hombre al que identificaron como Floyd.

Sobre esta persona, los policías adujeron que inicialmente estaban pensando que estaba bajo los efectos de las drogas y por eso procedieron con brutalidad a someterlo con las rodillas. Pero realmente se trataba de otra cosa.

George Floyd, esposado y desarmado, reclamó varias veces que no podía respirar, hasta que quedó inconsciente. Él realmente estaba enfermo.

Y es que los agentes llegaron cerca de las ocho de la noche al 3.700 de la Avenida Chicago South para detener a Floyd, sospechoso de fraude. El individuo estaba en el interior de un coche y parecía drogado, según la versión policial.

Cuando se le ordenó que saliera, se resistió físicamente el arresto. Finalmente, uno de los dos policías lo paralizó en el suelo y lo esposó.

“Los oficiales pudieron esposar al sospechoso y se dieron cuenta de que estaba sufriendo un problema médico”, dijo un portavoz de la policía de Minneapolis en una rueda de prensa el martes por la mañana.

Pero en el vídeo grabado y difundido por una mujer que lo presenció, llamada Darnella Frazier, se puede ver cómo Floyd, llorando, gime de dolor y reclama que le duele el cuello: “Todo me duele… Agua o algo, por favor. Por favor, por favor. No puedo respirar, agente, no puedo respirar”.

Minutos después, el detenido parecía inconsciente. “¡Hombre, ni siquiera se está moviendo!, ¡Apártate de su cuello!”, se escucha que le dice uno de los espectadores al policía, pero el oficial no se inmuta. Algunos transeúntes le acusan de que lo está disfrutando. Frazier, la mujer que graba la escena, exige que le tomen el pulso.

La jefa de policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, informó el martes que el FBI liderará la investigación debido a la posible violación de los derechos civiles.

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencias

error: