Conecta con nosotros

Accidentes

Pescadores indonesios rescata a cerca de un centenar de rohinyás en un barco a la deriva

Publicada

el

Pescadores

Pescadores indonesios rescataron a cerca de un centenar de rohinyás a bordo de un barco a la deriva cerca de la costa de la provincia de Aceh, un nuevo rescate que se suma al ocurrido en Malasia a principios de mes y que alerta sobre una posible nueva crisis de refugiados en la región.

Según la Policía indonesia, el barco, que al parecer se estaba hundiendo y cuyo motor se había averiado, llevaba a 30 menores, 49 mujeres y 15 hombres -aunque el número de pasajeros varía según la fuente- y navegaba a unas 4 millas del norte de la isla de Sumatra cuando fue descubierto por tres marineros indonesios.

“Urgimos a las autoridades indonesias a que aseguren un rápido rescate, desembarco y protección para los refugiados. Estos niños, mujeres y hombres podrían haber pasado semanas en el mar, si no meses, y se deben asegurar sus necesidades básicas, como comida, ropa, agua, medicinas y acomodamiento”, reclama en un comunicado Usman Hamid, director de Amnistía Internacional (AI) para Indonesia.

pescadores

Los pescadores avisaron a las autoridades locales y procedieron al salvamento de los rohinyás, que según la Policía zarparon desde Birmania (Myanmar) y se encuentran frente a la playa de Seunuddon a la espera de ser trasladados a tierra.

Un portavoz policial señaló, en declaraciones recogidas el jueves por el diario Jakarta Post, que se ha creado un comité para examinar la salud de los refugiados y buscarles alojamiento temporal.

RESCATE EN MALASIA

A principio de este mes, guardacostas de Malasia rescataron a 269 rohinyás que también huían de Birmania a bordo de una embarcación cerca de las costas de la noroccidental isla de Langkawi, donde permanecen detenidos en centros de inmigración.

Los rescatados en Malasia han declarado a las autoridades que decenas de otros pasajeros perecieron en el trayecto, tras lo cual sus cadáveres fueron arrojados al mar.

“El derecho internacional obliga a todos los países a rescatar y proteger a las personas en riesgo. Negarse a rescatarlos o, aún peor, devolverlos al mar son claras violaciones del derecho internacional”, apuntó Hamid, de AI.

Según AI, unos 800 rohinyás llevan vagando a la deriva durante dos meses en barcos en el golfo de Bengala, mientras son rechazados por diversos países por temor a que sean portadores del nuevo coronavirus, aunque se desconoce si estos dos grupos forman parte de esos números.

CRISIS DE REFUGIADOS EN 2015

Estos recientes rescates recuerdan a la crisis de refugiados de 2015, cuando centenares de rohinyás quedaron a la deriva en barcos en pésimas condiciones tras desmantelar una red de tráfico humano en Tailandia y Malasia, por lo que el uso de esa ruta se vio reducido.

En aquel momento se calculaba que vivían en el estado occidental birmano de Arakan (Rakáin) algo más de un millón de rohinyás, pero en agosto de 2017 el ejército birmano lanzó una campaña militar contra ellos, que provocó el éxodo a la vecina Bangladés de más de 725.000 miembros de esta minoría y por la que Birmania se enfrenta a una acusación de genocidio en el Tribunal Internacional de Justicia.

Birmania no reconoce la ciudadanía de los rohinyás, a los que considera inmigrantes bengalíes, y les somete desde hace años a todo tipo de discriminaciones, incluidas restricciones a la libertad de movimientos. EFE

1 comentario

1 comentario

  1. Pingback: Video : Avalancha en Birmania deja a más de 100 personas muertas - SomosFan.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accidentes

Video : Avalancha en Birmania deja a más de 100 personas muertas

Publicada

el

Birmania Avalancha

Al menos 140 personas han muerto este jueves en un accidente en la mina de jade más grande del mundo en el norte de Birmania, lo que ha puesto de relieve las penosas condiciones de trabajo de los mineros en una industria que mueve ingentes cantidades de dinero y con una corrupción rampante.

La tragedia tuvo lugar en torno a las 08.00 hora local (01.30 GMT) cuando, en medio de una lluvia torrencial, una avalancha sepultó a un grupo de mineros, informó el Departamento de Bomberos birmano en su página de Facebook.

“El número de fallecidos asciende a 140 hasta el momento, con 40 heridos. Las operaciones de rescate han cesado por hoy, pero serán retomadas mañana. Esperamos encontrar a mucha gente bajo aquella enorme masa de tierra”, dijo a Efe el administrador del distrito, U Shwe Thein, en una conversación telefónica.

Las víctimas estaban extrayendo el codiciado jade de las laderas excavadas en el vasto complejo minero de Hpakant, una remota localidad situada en el estado Kachin.

A lo largo del día y bajo una lluvia incesante, los servicios de bomberos, con la ayuda de otros mineros, han estado rescatando los cuerpos sepultados por la avalancha entre el barro de la ladera de la mina.

Phoe Htoo, el jefe de un grupo de voluntarios que trabajan sobre el terreno, dijo a Efe que “hay un pedazo de tierra cerca del lugar del suceso que podría colapsar en cualquier momento, por lo que cuanto más trabajan los equipos de rescate, más aumentan los riesgos”.

“Además, algunos cadáveres están flotando en el agua, por lo que no podemos recoger esos cuerpos, ya que las condiciones del terreno y del agua son demasiado peligrosas”, añadió.

PRECARIEDAD EN LAS MINAS

El número de fallecidos es de los más altos que se recuerdan, pero este tipo de sucesos son frecuentes en Hpakant, donde los mineros trabajan en condiciones extremadamente precarias, y en este caso la avalancha tuvo lugar en cinco parcelas abandonadas donde buscadores informales tratan de encontrar la gran piedra de jade que les haga ricos.

En abril del año pasado, al menos 54 personas murieron a causa de un corrimiento de tierras en otro punto del complejo minero de Hpakant, localizado a unos 800 kilómetros al norte de la capital, Naipyidó.

Avalancha

Las minas de jade, a las que la prensa extranjera tiene el acceso vedado, se han convertido en un imán para miles de birmanos empobrecidos procedentes de todo el país, pero en la mayoría de los casos los beneficios son escasos y los riesgos, elevados.

A ello se suma el frecuente uso de drogas, como metanfetaminas, que se producen a escala industrial en el norte del país, para soportar las duras condiciones de trabajo y con las que a veces los mineros son pagados por sus empleadores en lugar de con dinero, lo que ha sido denunciado por organizaciones locales de defensa de los derechos humanos durante años.

UN NEGOCIO MULTIMILLONARIO

Birmania es el mayor productor mundial de jadeíta, una preciada variedad de jade que se extrae principalmente en las montañas de Kachin y está especialmente codiciada en la vecina China, dónde van a parar la mayoría de las exportaciones.

La mayor parte de la extracción y comercio del jade procedente de Hpakant se produce en el mercado negro, por lo que no existen datos oficiales fiables, pero la ONG Global Witness reveló en 2015 tras una exhaustiva investigación la dimensión de un negocio multimillonario del que se benefician sólo unos pocos.

Según Global Witness, el valor total de la producción del jade birmano ascendió en 2014 a unos 31.000 millones de dólares (27.000 millones de euros), lo que equivalía al 48 % del PIB oficial del país y era 46 veces mayor que el gasto total del Gobierno en Sanidad.

Entre los beneficiarios figuran organizaciones guerrilleras, señores de la guerra, narcotraficantes, empresarios o jerarcas militares como el exgeneral Than Shwe, al frente de la junta militar entre 1992 hasta su retiro en 2011, cuando Birmania se embarcó en una transición que los uniformados denominaron una “democracia disciplinada” tras casi cinco decenios de dictadura castrense.

La líder de facto de Birmania y premio nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, prometió que introduciría reformas en la industria del jade cuando tomó posesión hace cuatro años tras su victoria electoral en noviembre de 2015, pero su Gobierno se ha mostrado incapaz de cambiar el sector.

UNA TIERRA EN CONFLICTO

Birmania

Además, las minas de Hpakant se hallan en un territorio en el que tiene lugar de forma intermitente un conflicto armado entre el Ejército birmano y la guerrilla etnonacionalista del Ejército para la Independencia Kachin (KIA, siglas en inglés), que lucha por la autonomía del territorio y su etnia desde su fundación en 1961 y controla una franja de territorio junto a la frontera con China.

El conflicto se reactivó en 2011 tras un alto el fuego que había durado 17 años y, aunque las hostilidades han remitido en los últimos tres años, han desplazado a unas 100.000 personas de sus hogares y el Gobierno no ha logrado alcanzar un acuerdo de paz con la guerrilla.

Uno de los factores del conflicto es la disputa por el control de los abundantes recursos naturales del estado de Kachin, que además del jade cuenta con reservas de madera de teca, yacimientos de oro o recursos hidrológicos.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Accidentes

Anorí se despertó con temblor este miércoles

Publicada

el

Anorí

En la mañana de este miércoles se sintió un sismo en el municipio de Anorí, departamento de Antioquia, según reportó la autoridad sismológica.

El Servicio Geológico colombiano reportó que este movimiento telúrico fue de 3.5 en la escala de Richter y ocurrió sobre las 10:45 hora local

Aún no se conoce si este movimiento de mediana magnitud ha dejado afectaciones.

Sigue leyendo

Accidentes

En EEUU hay 14,6 millones de propiedades en riesgo sustancial de inundarse

Publicada

el

propiedades

Al menos 14,6 millones de propiedades inmobiliarias en los Estados Unidos corren “un riesgo sustancial de inundarse”, según la organización sin ánimo de lucro First Street Foundation, que lanzó este lunes la herramienta tecnológica FloodFactor para hacer más accesible toda la información.

El cálculo de esta organización es casi un 70 % mayor al de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) que cifra en 8,7 millones las propiedades en riesgo alto de inundación.

Eso significa que casi seis millones de hogares y propietarios “sobrestiman o desconocen el riesgo al que están sometidos”, afirma First Street Foundatino, que ha analizado más de 142 millones de hogares y propiedades a lo largo de todo el país.

El modelo de la fundación incluye elementos como datos climáticos, mapas de precipitaciones y áreas que FEMA no ha considerado.

Al incluir factores relacionados con el cambio climático como el aumento del nivel del mar, la temperatura del planeta o los cambios en los patrones de las precipitaciones, el modelo de la fundación determinó que las propiedades en riesgo aumentarán hasta los 16,2 millones para 2050.

El jefe de datos de la fundación, Ed Kearns, explicó en un comunicado que “en lo que se refiere a ingeniería medioambiental hay un concepto conocido como estacionalidad” con el que se asume que “el día de hoy va a ser igual que el de ayer y que el de mañana será igual que el anterior”.

“Este concepto solía funcionar, pero con un medio ambiente en constante cambio esta es una suposición errónea que ya no funciona”, añadió Kearns.

La aplicación, disponible por el momento en la página web de la fundación, permite a los usuarios analizar las diferentes regiones y municipios del país y determinar cuál es el riesgo y la probabilidad de sufrir una inundación.

Según los datos recabados por la organización, las inundaciones son el desastre natural más caro para los estadounidenses que han tenido que pagar más de un billón (trillión en inglés) de dólares teniendo en cuenta la inflación desde 1980 y que afecta a más de 21,8 millones de propietarios.

El estado soleado es el lugar del país más afectado por esta situación dada la afluencia de los huracanes, el aumento en el nivel del mar o las tormentas tropicales y, actualmente, hay 2,6 millones de propiedades en riesgo, una cifra que en apenas treinta años aumentará hasta más de 3,1 millones.

La ciudad con mayor riesgo de inundación es Cape Coral, un municipio al suroeste de Florida que en 2010 tenía una población de uno 150.000 habitantes y en donde hay más de 90.000 propiedades en riesgo.

Además, cinco condados de Florida, entre los que se encuentran el de Lee, Miami-Dade, Charlotte, Broward y Palm Beach, se sitúan en el top diez con el mayor número de propiedades en riesgo de inundación.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Tendencias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies