Conecta con nosotros

Colombia

Entre 5 le dieron una paliza mientras dormía a un habitante de la calle en Floridablanca

Publicada

el

Entre 5 le dieron una paliza mientras dormía a un habitante de la calle en Floridablanca

En Floridablanca, Santander, un grupo de cinco personas le propinó una brutal paliza a un habitante de la calle.

Estas personas vestidas de negro agredieron con palos al hombre en situación de calle mientras dormía.

Tras sentir los golpes, la víctima empieza a pedir que no le peguen y los agresores se ríen de él.

Lea también: hombre quemó la casa por una discusión con su pareja

Tras ello, las autoridades municipales condenaron el hecho.

“Estaban vestidos de negro, con sus rostros cubiertos y atacando la población vulnerable. Los hechos sucedieron muy cerca del Palacio Municipal (…) instamos a la Policía para que aumente la seguridad, estamos en toque de queda”, dijo la personera del municipio, María Margarita Serrano.

Paliza a un habitante de calle en Floridablanca

Al parecer, en este caso ya iniciaron las capturas de los responsables.

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colombia

Arzobispo acusa a Duque de una “venganza genocida” contra la paz

Publicada

el

Arzobispo

El arzobispo de la ciudad de Cali despertó en el país una nueva polémica al acusar al presidente Iván Duque de implementar una “venganza genocida para desvertebrar” el acuerdo de paz, declaraciones que le valieron la desautorización de la Nunciatura Apostólica en Bogotá.

El Arzobispo es monseñor Darío de Jesús Monsalve reprochó una supuesta “venganza” contra los exguerrilleros de las FARC que se acogieron al acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016, fecha desde la cual 214 de ellos han sido asesinados, según datos del partido político surgido de la desmovilización de la guerrilla.

“Una venganza genocida para desvertebrar, desmembrar completamente la sociedad, las organizaciones sociales y la democracia en los campos y en los territorios”, dijo monseñor en la quinta asamblea de la Comisión Étnica para la Paz y Defensa de los Derechos Territoriales.

Según el arzobispo, desde la campaña electoral en la que Duque fue elegido presidente sintió “un espíritu de venganza contra el Gobierno (de Juan Manuel) Santos”, que lideró la desmovilización de la antigua guerrilla, y “contra el pueblo que los acompañaba”.

CONTRA LOS PROCESOS

El religioso agregó que los diálogos de paz suspendidos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) experimentaron “una gran frustración y una enorme incertidumbre en relación al inmediato futuro” de las negociaciones porque los procesos vigentes que “subyacen a esta pandemia (la del coronavirus), puedan echar por tierra, completamente”.

El ELN inició en febrero de 2017 unas negociaciones de paz con el anterior Gobierno colombiano que en mayo de 2018 fueron trasladadas a La Habana.

Sin embargo, las conversaciones quedaron en punto muerto tras el atentado con un carro bomba cometido por esa guerrilla el 17 de enero de 2019 contra una Escuela de la Policía en Bogotá que dejó 22 cadetes muertos y 66 heridos.

Monseñor Monsalve reclamó también al Gobierno por la falta de interlocución con la delegación del ELN que continúa en La Habana y con los territorios.

Además dijo que los procesos “que el pueblo colombiano en algún momento vislumbró como su paz y la salida negociada al conflicto armado”, ahora “caen en este tramo de nuestra historia tan difícil, tan violento y en una encrucijada internacional, también muy compleja”.

DECLARACIONES DESESTIMADAS

La Nunciatura Apostólica, sede diplomática del Vaticano en Bogotá, desestimó las palabras del monseñor y aseguró que esa no es la visión que comparte la Santa Sede sobre el conflicto y las negociaciones de paz en Colombia.

“Dicha calificación de la gestión gubernamental no corresponde a la visión que la Santa Sede tiene de la compleja situación en que versan en este momento tanto la aplicación integral de los acuerdos de paz de 2016, como el estado de los contactos y conversaciones que a diversos niveles se mantienen con el ELN”, manifestó en un comunicado la Nunciatura.

Además aclaró que el término genocidio “tiene en el Derecho Internacional un significado preciso que no permite sea usado a la ligera en los legítimos debates o discusiones públicas sobre las políticas concretas de un determinado gobierno”.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Colombia

Las fotomultas volverán a Colombia con estos cambios

Publicada

el

Las fotomultas volverán a Colombia con estos cambios

Las fotomultas volverán a Colombia con estos cambios que planea el Gobierno Nacional.

Ahora, la autoridad que pretenda instalarlas deberá informar – apoyado en cifras de accidentalidad- a la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

También deberán estar debidamente señalizadas, para avisarle al conductor el rango y la distancia que hay hasta la zona de detección.

Otro requisito es el de la calibración para que no haya errores en las detecciones.

Las fotomultas volverán

Las cámaras de detección no podrán estar en colinas, viviendas, ni podrán operarse por vehículos en movimiento, con excepción de la detección aérea.

Sigue leyendo

Colombia

Travesía sin retorno de 400 haitianos atrapados en Colombia por el COVID-19

Publicada

el

Haitianos

Bob Austin, uno de 400 migrantes haitianos atrapados en la ciudad de Pasto, duerme desde hace tres semanas en una pequeña carpa que se inunda en las noches lluviosas. A la intemperie, con hambre y sin dinero, espera sobrevivir hasta que pueda continuar su camino hacia Panamá.

Los haitianos, entre los que se encuentran mujeres embarazadas y niños de brazos, no han podido seguir su trayecto debido al cierre de las fronteras por el coronavirus y hoy suplican el auxilio de las instituciones colombianas que, según narraron, los han dejado solo con la poca ayuda que reciben de los lugareños.

“Aquí en Colombia nos han tratado como si no fuéramos humanos. No tenemos agua, no tenemos dónde bañarnos”, denuncia Austin en declaraciones a Efe y afirma que salieron de su país para buscar un futuro y una vida mejor.

El objetivo de los haitianos es llegar a Estados Unidos por una intrincada ruta que los lleva primero a Ecuador, país donde tienen más facilidades para entrar, y desde allí seguir por tierra hacia el norte atravesando Colombia, toda Centroamérica y luego México.

Algunos cruzaron hace más de tres meses la frontera con Ecuador y antes de quedar varados en Pasto, capital del departamento de Nariño (suroeste), habían vivido o pasado por República Dominicana, o incluso Perú y Chile buscando donde asentarse.

Austin, que ha recorrido algunos de estos lugares en autobús y a pie, asegura que las condiciones solo han sido así de dramáticas en Pasto. En Perú al menos les brindaron atención médica y alimentos, situación que según él no se compara con los desaires que han recibido de las autoridades migratorias colombianas.

“¿Quién nos da una cuchara de comida? ¿Quién nos da un cubo de agua? Si cae uno enfermo, ¿quién nos da una ayuda?, nadie”, reclama frente a las oficinas de Migración Colombia donde montaron unas 30 carpas, y agrega que lo único que esperan es una autorización para salir del país y continuar su viaje.

FRONTERAS CERRADAS

El director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, explicó que para poder transitar por el país ellos necesitan un visado que “no tienen por ocasión de la pandemia”.

“Ellos ingresaron al país de manera irregular, es decir que no ingresaron por un punto de control migratorio. Normalmente migran hacia (el departamento de) Antioquia y posteriormente hacia Panamá y Costa Rica, en estos momentos eso no es posible por la pandemia”, afirmó Espinosa en un video.

Según el funcionario, los migrantes cuentan con el apoyo de la cooperación internacional que les ha “dado albergues, que les ha permitido tener un hospedaje y alimentación para ayudarlos en esta fase de tránsito”.

Las respuestas de la autoridad no convencen a Austin cuyo destino final es México. “Si no están disponibles para conseguirnos ese permiso deben al menos conseguirnos un albergue, aunque sea un coliseo. Esto no es humano, esto es discriminación y el único país que nos trata así es Colombia”, lamenta.

DORMIR EN LA CALLE

Austin duerme afuera de la oficina de Migración después de pasar quince días debajo de un puente. Todo este tiempo él y sus compañeros han sobrevivido por la caridad de los pastusos que les brindaron la mano incluso cuando para ellos la situación tampoco es buena.

“Aparte de la pandemia que nos obligó a cerrar (los negocios) y estamos aguantando con las últimas, nos ha tocado ayudar a la gente para que ellos por lo menos puedan dormir, por lo menos tengan agua porque no tienen ni dónde ir al baño”, subraya a Efe uno de los vecinos.

“Si no les dan una solución, ¿por qué no los dejan ir?”, señala mientras advierte que la Alcaldía podría hacer uso de los coliseos y albergues creados para otras emergencias para acoger a los haitianos.

“¿Cuánto dinero no hay ahí invertido y no lo usan ni siquiera por humanidad?”, dice sobre los albergues cerrados, y lamenta que los haitianos sean discriminados por ser negros y no hablar bien español.

ATRAPADOS Y SIN DINERO

Tras varios días de protestas, unos 40 inmigrantes consiguieron que las autoridades les permitieran dormir en un hotel en el que debían pagar cuatro días. Allí estuvieron hasta el jueves pasado cuando, según cuentan, llegó la Policía y los obligó a salir porque ya no tenían dinero.
Cergó Peralte, otro haitiano, asegura que varios niños terminaron en el hospital afectados por los gases lacrimógenos lanzados por los policías y que dos adultos fueron golpeados.

“Hay personas que están aquí desde el 16 de marzo porque Migración no nos da la oportunidad de seguir el camino. Ya no podemos pagar más y ningún Estado responde”, dice.

Por su parte, el director de Migración Colombia afirma que los niños y las mujeres embarazadas son utilizados “como escudos para impedir el actuar de la autoridad”, situación que califica de “absolutamente reprochable”.

Los vasos de café y agua de panela que les brindan los habitantes de Pasto son lo único con lo que cuentan estos haitianos que invirtieron lo poco que tenían para tratar de llegar a Panamá, aunque en ese país tampoco tienen nada asegurado.

Cientos de ellos soportan inclemencias similares en la provincia panameña del Darién, donde desde que comenzó la emergencia sanitaria están atrapados y sin esperanzas de poder seguir su travesía sin retorno.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Tendencias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies