Conecta con nosotros
Casi un año sin Federer y sigue inactivo tras anunciar que no disputará Australia Open Casi un año sin Federer y sigue inactivo tras anunciar que no disputará Australia Open

Otros Deportes

Casi un año sin Federer y sigue inactivo tras anunciar que no disputará Australia Open

Publicado

el

Por

En el mundo del tenis, esta temporada quedará marcada por la pandemia, el destrozo que hizo en los circuitos, y la ausencia del suizo Roger Federer, cuya aparición en el Abierto de Australia, el único torneo oficial que disputó, ha sido tan fugaz como recordada.

No se sabe a ciencia cierta si aquel 30 de enero cuando cayó en Melbourne contra el serbio Novak Djokovic en las semifinales, la lesión en una de sus rodillas estaba haciendo ya efecto. Lo cierto es que una semana después vencía a Rafael Nadal por 6-4, 3-6 y 6-3 en la exhibición Tennis For Africa, ante cerca de 52.000 espectadores, en Ciudad del Cabo, y tras esto no se le volvería a ver en activo.

Allí Federer dejó escapar que la rodilla le “había estado molestando durante un tiempo”. Luego, el 19 de febrero, sufría la primera de las dos artroscopias que marcarían su temporada.

SIN FEDERER Y SIN WIMBLEDON

Privado el circuito de una de sus más carismáticas figuras, la pandemia llegó después y con ella las cancelaciones de los torneos y los cambios de fechas para intentar salvar lo que se pudiera. Wimbledon, uno de los objetivos fijos del suizo, no resistió, aunque económicamente se salvó gracias a su especial seguro.

Y el de Basilea se prodigó entonces en apariciones entrenando contra un frontón en solitario, mientras nevaba, o con “desafíos” en las redes sociales, con sombrero incluido, y charlas con exjugadores, entre ellos Nadal, que causaron sensación.

A falta de torneos, las especulaciones sobre su vuelta a las pistas eran el tema principal. Todo hasta que a principios de junio su entrenador Severin Luthi puso en duda su regreso al deslizar en una entrevista que la recuperación no seguía los cauces previstos.

Fue después en un encuentro telemático con el brasileño Gustavo Kuerten cuando las palabras de Federer sembraron el desconcierto. “No veo una razón para volver a entrenarme, creo que pasará mucho tiempo hasta que podamos volver a competir. No echo tanto de menos el tenis”, dijo.

Sus frases destilaban una falta de motivación y desgana atípicas en el considerado como uno de los mejores tenistas de la historia, que ha forjado su leyenda gracias a su gran tenis y a que las lesiones, escasas, le han respetado, y ha sabido distribuir los torneos y elegirlos con sapiencia para cuidarse.

Así estuvo un trienio sin pisar la tierra batida y midiendo fuerzas solamente en los eventos en los que sabía que podía defenderse, aún con 39 años, y ante el empuje de los más jóvenes.

UN REGRESO INCIERTO Y DE NUEVO POSTERGADO

Esa esperanza en su vuelta animó a Craig Tilley, director del Abierto de Australia, a anunciar su presencia en Melbourne el próximo año. “Roger acaba de confirmar públicamente esta mañana que estará aquí”, anunció a bombo y platillo.

Pero la euforia duró poco. Confirmada ya la fecha del 8 de febrero para el abierto “aussie”, se celebró la entrega de premios a los mejores deportistas suizos en los que Roger fue galardonado con el Premio al Mejor Deportista Suizo de los últimos 70 años, y allí Federer casi se descartó para Melbourne.

“Me encantaría estar en Australia, pero quizás sea demasiado pronto para mi rodilla. No quiero dar el siguiente paso hasta que esté preparado. Estas tres semanas de margen pueden ayudarme un poco”, dijo Federer, quien apuntó a más allá: “El verano, con Wimbledon, los Juegos Olímpicos y el US Open debe ser mi prioridad”.

Fue una frase lapidaria porque a pocos días de finalizar este curso, se confirmaba la noticia menos deseada y definitivamente no competirá en el Abierto australiano, rompiendo una racha de 21 participaciones consecutivas en el primer grande del año.

“Roger ha decidido no jugar el Abierto de Australia. Ha avanzado progresivamente en los últimos dos meses tanto con la rodilla como con su físico. Sin embargo, después de discutirlo con su equipo, ha decidido que lo mejor será regresar después del Abierto de Australia”, explicó en unas declaraciones enviadas a Associated Press su representante, Tony Godsick.

“Empezaremos a hablar esta semana que viene respecto a los torneos que empezarán en la segunda quincena de febrero y después construiremos un calendario para el resto del año”, reza el comunicado.

LA INCÓGNITA EN EL 2021 CON ADVERSARIOS MÁS FUERTES

Dudas y sombras en su regreso. Son 40 años casi encima los de Federer (cumple el 8 de agosto) y le acompañan nuevos guerreros en el circuito que ya han demostrado su valía en los Grand Slam, como Dominic Thiem en el Abierto de EE.UU.

Y con veteranos como Djokovic que ha cerrado el año con el Open de Australia, su 17º Grand Slam, y el número 1 por sexta temporada, además de ser el tenista con más partidos ganados en 2020, y Nadal teniendo oportunidad este próximo curso de romper la igualdad con él.

Nuevos nombres, como Daniil Medvedev, coronándose Maestro en Londres, en su segunda participación, con 24 años, y otros jugadores despuntando ya como Andrei Rublev, y nuevas caras asomándose como Jannik Sinner, azote para muchos. Todos ellos creciendo con el retrato de Federer en su mochila.

Miguel Luengo

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Deportes

El Abierto de tenis de Miami regresa con Nadal y Federer tras una pausa en 2020

Publicado

el

Por

Roger Federer y Rafael Nadal

El torneo de tenis Miami Open informó de la reanudación a partir del 22 de marzo del evento, que reunirá este año al suizo Roger Federer, el español Rafael Nadal y el serbio Novak Djokovic en el estadio Hard Rock de Miami Gardens, con un reducido aforo debido a la pandemia.

Después de una pausa en 2020 por la covid-19, el certamen regresará a Miami con un cartel de 21 jugadores (tres más de los que tenía presupuestados para 2020, con 116 títulos Grand Slam (los de los cuatro torneos mayores) individuales combinados en su carrera.

Entre ellos estarán también la estadounidense Serena Williams y los actuales campeones del Abierto de Australia: Djokovic y la japonesa Naomi Osaka.

Federer, el campeón del Miami Open 2019, y Djokovic, seis veces ganador en el estado del Sol, lideran en el tenis masculino junto con Nadal, el 20 veces campeón de Grand Slam.

La organización detalló en un comunicado que el Miami Open 2021 tendrá también a las nuevas generaciones, entre ellos el finalista del Abierto de Australia 2021 Daniil Medvedev, el campeón del Abierto de Estados Unidos 2020 Dominic Thiem, el ganador de las Finales ATP 2019 Stefanos Tsitsipas, el número 7 del mundo Alexander Zverev y la estrella australiana Nick Kyrgios.

El campo de jugadores también incluye al tres veces campeón de Grand Slam Stan Wawrinka, el campeón del Miami Open 2018 John Isner y el diez veces ganador del ATP Tour Gael Monfils.

Osaka, que acaba de ganar su cuarto título de Grand Slam en Melbourne, se une a una lista de campeones individuales de Grand Slam que compiten en Miami.

Liderando el camino está la 23 veces campeona de Grand Slam Serena Williams, quien busca capturar su noveno título en Miami.

La número uno del mundo Ashleigh Barty, la campeona defensora del Miami Open, regresa buscando seguir su victoria en 2019.

El torneo, presentado por Itaú, el mayor banco privado de Brasil, finalizará el próximo 4 de marzo.

Las futuras estrellas del tenis femenino también exhibirán sus destrezas, entre ellas, dos jóvenes de Florida, Amanda Anisimova, de 19 años, y Coco Gauff, de 16.

El torneo, presentado por Itaú, el mayor banco privado de Brasil, finalizará el próximo 4 de marzo.

EFE

Sigue leyendo

Otros Deportes

Donan el cerebro de Vincent Jackson para que la Universidad de Boston lo estudie

Publicado

el

Por

Donan el cerebro de Vincent Jackson

La familia del exjugador de la NFL Vincent Jackson ha decidido donar su cerebro para que este sea estudiado ya que temen que padeciera encefalopatía crónica traumática (CTE, por sus siglas en inglés).

Jackson fue encontrado muerto hace unos días en la habitación de un hotel.

“Si se puede aprender algo de su muerte que pueda ayudar a alguien más, Vincent Jackson querría eso, ya que durante su vida fue un apasionado de impactar a los que lo rodean”, dijo Allison Gorrell, portavoz de la familia en entrevista con ESPN.

Sigue leyendo

Otros Deportes

Holloway bate el récord mundial de 60 m vallas 27 años después

Publicado

el

Por

El estadounidense Grant Holloway

El estadounidense Grant Holloway, campeón mundial de 110 m vallas, borró de las listas, con una marca de 7.29, el récord mundial de 60 m vallas que ha permanecido 27 años en poder del británico Colin Jackson con un crono de 7.30 acreditado el 6 de marzo de 1994 en Sindelfingen (Alemania)

Un estado de forma portentoso, un paso de valla agresivo y los 667 metros de altitud de Madrid se combinaron para que Holloway firmara un nuevo récord del mundo, el número 32 que alumbra la capital española en pista cubierta.

Hace dos semanas, en Lievin (Francia), el estadounidense había corrido en 7.32, un crono que repitió en este mitin madrileño ya en semifinales, pese a ser el penúltimo en salir de tacos (164 milésimas). El campeón de España, Asier Martínez, fue segundo en la misma carrera con récord nacional sub-23 (7.61).

Hora y cuarto después, en la final, despegó por la calle 6 y en el segundo obstáculo ya estaba en cabeza, avanzó agresivo y se arrojó sobre la línea. El campeón mundial bajo techo, el británico Andrew Pozzi, fue segundo con 7.51.

“Corre tanto que ya en la primera valla te saca unos metros y en la segunda ni lo ves”. Así describió su experiencia el campeón de España, Asier Martínez, que fue cuarto, otra vez con 7.61.

Las 32 plusmarcas mundiales registradas hasta la fecha justifican que Madrid sea considerada la ciudad de los récords bajo techo, exhibiendo una lista que incluye también leyendas como Maurice Greene, Irina Privalova, Merlene Ottey (60), Alan Pascoe (50 mv), Natalya Pechenkina (400) o Elena Isibáyeva (pértiga).

La segunda esperanza de récord recaía en la figura leve de la etíope Gudaf Tsegay, que quince días antes había arrebatado la plusmarca mundial de 1.500, por dos segundos, a su compatriota Genzebe Dibaba con 3:53.09 en Lievin.

Tsegay, bronce mundial de 1.500 en Doha atacaba ahora el récord de 3.000, también en poder de Dibaba con 8:16.60. Su compatriota Lemlem Hailu, de 19 años, líder del año con 8:31.22, se quedó arriba con ella desde mitad de recorrido pero no aguantó el último ataque. Tsegay venció con la mejor marca mundial del año y la segunda de todos los tiempos (8:22.65). Hailu terminó en 8:29.28.

María González, la “liebre” del 1.500, tiró del grupo a 2:47 el mil, pero al retirarse el ritmo decayó. Marta Pérez, subcampeona de España, se permitió disputar la victoria a la etíope Hirut Meshesha, que sólo pudo despegarse en el último giro para vencer en 4:09.42, por delante de la soriana (4:10.34).

En los 60 lisos dictó su ley el marfileño Arthur Cissé, que batió con un registro de 6.59 al francés Mouhamadou Fall (6.60, récord personal) y al holandés Joris Van Gool (6.61). Dani Rodríguez, que hizo doblete en el campeonato de España (60 y 200), se quedó fuera en semifinales con un crono de 6.76.

El murciano Mariano García, enrabietado por su tercer puesto en el campeonato de España este fin de semana, resurgió en la misma pista con una victoria contundente y una marca de relumbrón: 1:45.66, récord del mitin, sexta mejor marca europea del año y tercera española de todos los tiempos.

Por delante de él, en el ránking español, sólo quedan Antonio Reina (1:45.25) y Álvaro de Arriba (1:45.43).

García derrotó a este último, actual campeón de Europa y de España en ejercicio, que terminó quinto con 1:46.93, aún así su mejor registro de la temporada.

Por detrás del murciano llegaron dos ilustres; el bosnio Amel Tuka (1:45.95), actual subcampeón del mundo al aire libre, y el francés Pierre-Ambroise Bosse, campeón mundial en 2017.

Yago Rojo, en labores de liebre, cubrió el 400 en 49.60 y Mariano García, siguiendo su estela desde la salida, quedó en la punta a 300 metros del final. Nadie pudo arrebatarle la victoria.

El etíope Selemon Barega volvió a reinar en el 1.500, aunque el campeón de España, Jesús Gómez, le apretó en el último giro. Venció el africano con 3:35.43 y el burgalés, segundo, hizo marca personal con 3:36.32, lo mismo que el toledano Sergio Paniagua, tercero con 3:39.09 por delante del astro polaco Marcin Lewandowski, actual campeón de Europa bajo techo.

El checo Pavel Maslak, tres veces campeón mundial y otras tantas europeo de 400, sigue afinando su puesta a punto para el Europeo inminente. Llegaba con 46.22 este año, ganó la cuerda al pasar por el 200 en 21.25 y se fue de Madrid con una victoria en 46.12.

El estadounidense Tyrell Richard (46.14) precedió en la meta al campeón de España, Óscar Husillos, que logró su mejor crono de la temporada (46.37). “Creo que tengo más”, advirtió el palentino. El toledano Lucas Búa bajó de los 47 segundos (46.83), mínima europea.

El estadounidense Grant Holloway

La etíope Hamitam Alemu, de 21 años, dominó el 800 con 1:58.94, y por detrás Esther Guerrero, que venía de ser campeona de España de 1.500 en la misma pista, hizo marca personal con 2:01.13, adelantando en los últimos metros a la irlandesa Nadia Power (2:01.55). El 400 se había pasado en 58.33.

El cubano Juan Miguel Echevarría, ganador del World Indoor Tour en longitud antes de llegar a Madrid, se impuso con un salto de 8,14 insuficiente para recuperar el primer puesto del ránking mundial de la temporada, que sigue perteneciendo al estadounidense Isaac Grimes con 8,33.

Un año después de ejecutar en esta misma pista un salto de 8,41, récord del World Tour en vigor, que terminó siendo la mejor marca mundial de 2020, Echevarría, campeón mundial bajo techo, no ha vuelto a superar los 8 metros en este concurso, pero tampoco lo hicieron sus rivales. El ucraniano Vladyslav Mazur fue segundo con 7,98 y Eusebio Cáceres, reciente campeón de España con 7,91 en la misma pista, terminó cuarto con 7,68.

El triple salto femenino añoró el récord mundial de Yulimar Rojas, el año pasado. En ausencia de la venezolana, que no está en forma, se impuso Tori Franklin, dos veces campeona estadounidense en pista cubierta, con 14,22, sólo un centímetro más que la portuguesa Patricia Mamona.

Ana Peleteiro, campeona de España y de Europa bajo techo, no tuvo un buen día. Sólo hizo un salto válido, el último, de 13,88 (sexta). Enfadada consigo misma, dejó plantados en la zona mixta a los periodistas que la esperaban para recoger sus impresiones.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias

<- - Compuesto de inicio!>