Conecta con nosotros

África

África relaja las medidas contra la COVID-19 mientras los casos se aceleran

Publicada

el

África-Coronavirus

El número de casos confirmados de coronavirus en África ha aumentado a más velocidad el último mes y se espera que alcance este domingo los 300.000, mientras los gobiernos relajan las restricciones impuestas para frenar la COVID-19, priorizando limitar los daños en las economías.

“La relajación de las medidas está ligada a factores socioeconómicos donde no era viable mantenerlas y también porque durante los confinamientos se ha constatado que el número de casos no aumentaba como se había pensado al principio”, declaró hoy a Efe Michel Yao, responsable de las operaciones de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en África.

“Bajo estos criterios se comenzaron los desconfinamientos, con un aumento de casos que muestra que aún hay muchos esfuerzos por hacer”, añadió Yao.

A diferencia del resto de regiones, donde o se han superado o casi se superan los dos millones de positivos, el continente africano es el menos afectado, con 297.574 casos confirmados según el último recuento de Efe a las 11:00 GMT a partir de los comunicados de los gobiernos y los datos que tabula la Universidad Johns Hopkins (EEUU).

Igualmente es la región – sin contar Oceanía – con menos fallecidos hasta el momento, con 7.932 muertos a causa del virus, aunque la OMS estimó a principios del mes de mayo que en un año 190.000 personas morirían de la COVID-19 en África.

“La estimación que se hizo se basaba en el caso de que África fuera golpeada por un contagio generalizado y por el momento no estamos en ese escenario, pero tememos que si no prestamos atención se generalice. La situación actual de Sudáfrica muestra que se puede degradar muy rápido”, explicó Yao.

EL RITMO SEGUIRÁ AUMENTANDO

Desde el primer caso declarado en el continente, el 14 de febrero en Egipto, se tardó 98 días en llegar a los 100.000 casos, pero los duplicó en 18 días y se prevé que aumente a lo largo del domingo a 300.000.

Y puede continuar aumentando “porque en los países que tienen un mayor número de casos hay aún tendencia al alza, son países que aún no han llegado al pico”, declaró Yao.

El incremento de casos África es, sin embargo, desigual, siendo Sudáfrica el país que ha reportado más positivos (y también realizado más test): con 92.681 representa más del 31 % de casos confirmados en todo el continente.

A Sudáfrica le sigue Egipto, con casi 54.000 casos (juntos suman más del 49 % de los casos en el continente) y Nigeria, Ghana, Argelia y Camerún son los únicos países de 54 que han sobrepasado los 10.000 casos confirmados, aunque le siguen de cerca Marruecos y Sudán.

MEDIDAS TEMPRANAS O TEST INSUFICIENTES

El debate sobre el poco alcance del coronavirus en el continente se sitúa entre quienes creen que es resultado de que los países africanos tomaron medidas tempranas -en cuanto se conocieron los primeros casos o incluso cuando aún no se había declarado ninguno en su territorio- y entre quienes consideran que las cifras oficiales no son exactas y no están realizándose suficientes test.

“La acción rápida y temprana por parte de los países africanos ha ayudado a mantener bajos los números, pero se necesita una vigilancia constante para evitar que la COVID-19 abrume en los centros de salud”, declaró la semana pasada la directora regional de la OMS para África, Matshidiso Moeti.
Para Yao el número de test realizado “muestra la situación actual de la epidemia en África porque si hubiera un número severo de casos masivos o de casos asintomáticos lo habríamos percibido”.

“No podemos identificar todos los casos pero al menos la mayoría de los países hacen un esfuerzo para testar a los que son sintomáticos y a sus familiares”, indicó Yao recordando que en los países más desarrollados no se pueden detectar todos los casos asintomáticos y que tampoco se tiene la capacidad a nivel mundial para hacer un test masivo y conocer la amplitud exacta de la pandemia.

ALTO COSTO ECONÓMICO

Las medidas han afectado rápidamente a la economía de los ciudadanos, especialmente a los más pobres que se sustentan gracias a los ingresos que ganan en el día a día y han supuesto un costo económico muy alto.

Los confinamientos, el cierre de mercados o los toques de queda ocasionaron descontento y manifestaciones en varios países africanos en las últimas semanas y muchos gobiernos han optado por relajar las medidas para luchar contra la COVID-19, a pesar de que el número de casos sigue creciendo en muchos de ellos.

“Las órdenes de quedarse en casa y el cierre de mercados y negocios han tenido un alto costo, particularmente en las comunidades más vulnerables y marginadas”, declaró Moeti añadiendo “la necesidad” de buscar el equilibrio “entre salvar vidas y proteger los medios de vida”, particularmente en África.

No obstante, los gobiernos africanos han mantenido medidas como el uso obligatorio de mascarilla, el distanciamiento físico o la buena higiene de manos.

FALTA DE TRANSPARENCIA Y NEGACIÓN

Pero, mientras la mayoría de los países del continente hacen esfuerzos para acabar con la pandemia en sus territorios, otros están actuando con falta de transparencia o negando su existencia o la gravedad de la situación.

Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS), partido político de la oposición, criticó este viernes en un comunicado que las autoridades habían cesado de proporcionar los datos sobre contagios y muertes por coronavirus el 28 de abril y que, “por desentendimiento con el Gobierno”, la representación local de la OMS dejó de hacerlo el 24 de mayo.

Según el comunicado, desde el Gobierno se han dado cifras contradictorias, declarándose 2.049 casos confirmados el pasado 8 de junio y cinco días después 1.664 positivos, 32 fallecidos y 515 curados, cifras que no han sido actualizadas desde entonces.

En Tanzania, el presidente John Magufuli ha minusvalorado la pandemia y a principios de este mes declaró que “la enfermedad de la COVID-19 fue eliminada gracias a Dios” por las oraciones de los tanzanos en un país donde las cifras del coronavirus dejaron de actualizarse a finales de abril, congelándose en 509 casos, 21 fallecidos y 183 curados.

“Quiero instar a los tanzanos a que no acepten donaciones de máscaras, sino que digan a los donantes que vayan y las usen con sus esposas e hijos”, declaró Magufuli.

Igualmente en Burundi, el gobierno expulsó a mediados de mayo a representantes de la OMS en el país, acusándolos de manipular el brote y el entonces presidente, Pierre Nkurunziza, declaró que Dios había “despejado el coronavirus del cielo de Burundi”.

El pasado 8 de junio Nkurunziza falleció por un “paro cardiaco”, según la versión oficial, pero esta semana algunos medios locales dijeron que habría sido por coronavirus. En caso de confirmarse sería el primer jefe de Estado en haber muerto por la enfermedad.

Su mujer había dado positivo por COVID-19 y en aquel momento se encontraba en un hospital de Nairobi (Kenia) recibiendo tratamiento.

Para el responsable de las operaciones de emergencia de la OMS en África, estos países son situaciones “particulares” y asegura que esta organización onusiana trabaja y les alienta a compartir sus datos pues “se trata por supuesto (de la salud) de la población de esos países pero también de los países vecinos” y la comunidad internacional. EFE

Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

África

Cabo Verde recibe la petición de EEUU para extraditar al testaferro de Maduro

Publicada

el

Cabo Verde-evo morales

El Gobierno de Cabo Verde ha recibido ya la solicitud formal de Estados Unidos para la extradición del empresario colombiano Álex Saab, acusado de ser testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, confirmó hoy a Efe una fuente del Gobierno caboverdiano.

Saab fue detenido el pasado día 12 en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla de Sal (el más importante de Cabo Verde), en respuesta a una petición de Estados Unidos cursada a través de una “alerta roja” de Interpol por delitos de blanqueo de dinero.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

África

Hace 4 años este niño africano estaba así, y ahora

Publicada

el

niño africano

En enero de 2016, la historia del pequeño niño africano Hope conmovió al mundo cuando se viralizó su foto donde se lo ve desnudo y recibiendo agua.

Hope el niño africano que en ese entonces tenia 2 años de edad, se encontraba deambulando en una aldea de Nigeria al ser abandonado por sus propios padres, al estos tener la creencia de que era brujo, algo común en algunas zonas de África.

Luego de ser abandonado el niño africano caminaba sin rumbo alguno, hasta que fue encontrado por Anja Ringgren Lovén, la mujer de la foto y quien se convertiría en su madre.

Según Anja, en dialogo con el portal en diálogo con el portal nigeriano Vanguard, quien tiene una fundación para niños abandonados en ese continente, empezó en el año 2008, cuando se encontró con un documental llamado “Los niños brujos de África”, el cual le mostró la cruda realidad sobre niños abandonados, torturados y asesinados por superstición.

En el 2012 inició con la fundación “Land of Hope” (tierra de esperanza) y ha ayudado a más de 100 menores que están en condiciones deplorables. Incluso, a muchos de ellos los adopta ella misma.

En una foto compartida en su cuenta de Instagram, Anja Ringgren Lovén, publicó a Hope cuatro años después de su rescate y su proceso ha sido sorprendente.

Ver esta publicación en Instagram

Today is the 30 of January 2020, and today is exactly 4 years ago we rescued Hope. I think most people in the world has seen or heard about the famous picture of Hope and I, where I kneel down in front of his starving malnourished body to give him water. I don´t want to share the picture today. Instead I want to share pictures of Hope how he looks like today, 4 years after the rescue. A very strong, intelligent, funny and beautiful young boy who despite all odds, survived ! Hope has seen the famous picture of him and I many times. He will point at himself to say that it’s him on the picture, and then he will smile, as if he was proud. But I know it’s not about pride. Children are born with the ability to forgive. Children are born with no prejudices. It is when children are taught what to think and not how to think, we fail as a society. Do we raise Hope to hate his parents that abandoned him, accused him of being a witch and left him alone on the street to die ? No, ofcourse not. Superstition is caused by lack of structural education, extreme poverty, religious fanaticism and corruption. No society can develop if it’s people are deprived basic human rights such as access to education, health care and social protection. Education is the most powerful investment in a society and the greatest weapon against ignorance. Like all our 74 children, Hope goes to school every day. School is the foremost fountain of knowledge children can be exposed to. Despite his young age, and after 4 years in our care, Hope knows that hate is to great a burden to bear. All we need is love ❤️ As I have said many times before, Hope was not rescued by only me. Hope was rescued by @davidumem @nsidibeorok and I, and for 4 years now he has been loved, protected and cared for by all our staff and children at Land of Hope. Look at my Hopiiiiii 😍 Is he not just the most handsome boy in the world ? 😍 #hope #rescue #childrights #childrennotwitches #landofhope #education #socialprotection #healthcare #love #development #nigeria #humanity #africa #progress #enlightment #lovenothate #ignorance #humanrights #protection #childrenareourfuture

Una publicación compartida de Anja Ringgren Lovén (@landofhope) el

Sigue leyendo

África

Declaran un nuevo brote de ébola en el noroeste de la RD del Congo

Publicada

el

Ebola en el congo

El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) declaró hoy un nuevo brote de ébola en Mbandaka, provincia de Ecuador (noroeste), mientras sigue activa la epidemia de la enfermedad en el noreste del país.


“Puedo confirmar que tenemos una nueva epidemia de ébola en Mbandaka”, capital de la provincia de Ecuador y zona ya afectada en 2018 por el ébola, afirmó el ministro congoleño de Sanidad, Eteni Longondo en una rueda de prensa en Kinshasa.

Las muestras de casos sospechosos enviados al Instituto Nacional de Investigación Biomédica (INRB), en la capital congoleña, han dado positivo, subrayó el ministro.

“Así que iré allí para brindar asistencia técnica al equipo de respuesta”, agregó Longondo, citado por el portal de noticias local ‘7Sur7’.

El gobernador de Ecuador, Bobo Boloko, anunció este fin de semana que las pruebas realizadas localmente en los cuerpos de cuatro personas que murieron el pasado 18 de mayo en el distrito de Air Congo confirmaron que podía tratarse del ébola.

El brote del noreste ha afectado a tres provincias –Ituri, Kivu del Norte y Kivu del Sur–, en las que su control se ha visto minado por el rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento y la gran inseguridad en la zona, donde operan decenas de grupos armados.

La enfermedad, descubierta precisamente en la RDC en 1976 –entonces denominada Zaire–, se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados. Esta fiebre causa hemorragias graves y puede alcanzar una tasa de mortalidad del 90%.

Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos. La peor epidemia de ébola conocida se declaró en marzo de 2014, con los primeros casos que se remontan a diciembre de 2013 en Guinea Conakry, desde donde se expandió a Sierra Leona y Liberia.

La OMS marcó el fin de esa epidemia en enero de 2016, después de registrarse 11.300 muertes y más de 28.500 casos, aunque la agencia de la ONU ha admitido que estas cifras pueden ser conservadoras.

Epidemia desde 2018

Ecuador se encuentra a más de 2.000 kilómetros de la zona en el noreste del país en el que se combate actualmente contra un epidemia de la enfermedad desde el 1 de agosto de 2018, cuando se declaró el estallido de ese brote sólo una semana después de proclamarse el final de otro brote de ébola en la provincia noroccidental.

Aquel brote de Ecuador –el noveno que sufría el país– se declaró el 8 de mayo de 2018 y, hasta su final, se contabilizaron 54 casos, de los cuales 33 fallecieron y 21 sobrevivieron.

El pasado 16 de mayo, la RDC confirmó que se dio el alta al último paciente ingresado con ébola en el noreste del país y las autoridades esperan poder declarar el fin oficial del brote –el décimo del país– a finales de junio, siempre que transcurra un plazo de 42 días sin nuevos casos, informaron a EFE fuentes sanitarias.

El alta del último hospitalizado se produjo el 14 de mayo en Beni, ciudad congoleña que ha sido uno de los epicentros de la epidemia que se declaró en agosto de 2018. No obstante, las autoridades sanitarias deben seguir atentas sobre el terreno durante las próximas semanas por si aparecen nuevos casos.

Si transcurrido un plazo de 42 días desde el alta de este último paciente no se detectan nuevos casos, la RDC podrá declarar el fin oficial del brote, de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ya en abril pasado, cuando el país estaba a tan solo tres días de cumplir el plazo requerido, un nuevo contagio positivo obligó a posponer el anuncio y, desde entonces, el rebrote dejó cuatro muertos.

En total, esta epidemia –la peor de la historia de la RDC y la segunda más grave a nivel mundial después de la que asoló África occidental de 2014 a 2016– ha dejado 3.462 casos, con 2.279 fallecidos, según datos de la OMS hasta el pasado 21 de mayo. EFE


Sigue leyendo

Tendencias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies