Conecta con nosotros
Estados Unidos Estados Unidos

América del Norte

Estados Unidos rebasa los 7,8 millones de contagiados por COVID-19

Publicado

en

Estados Unidos alcanzó este lunes la cifra de 7.802.281 casos confirmados y la de 214.045 fallecidos por el coronavirus, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del martes) es de 41.688 contagios más que el domingo.

La cifra de fallecidos, sin embargo, es menor a la reportada por la universidad, que ascendía a 214.765 a las 20.00 horas del domingo.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33.301, más que en Perú, España o Francia.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.890 personas.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos Texas (16.983), California (16.585), Nueva Jersey (16.175) y Florida (15.412).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts (9.617), Illinois (9.243), Pensilvania (8.347), Georgia (7.429) o Michigan (7.225).

En cuanto a contagios, California suma 857.563, le sigue Texas con 820.921, tercero es Florida con 736.024 y Nueva York es cuarto con 475.315.

El balance provisional de fallecidos -214.045- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos llegará a los 235.000 fallecidos y para el 31 de diciembre a los 360.000.

EFE

Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

América del Norte

Biden regresa este jueves a Florida para tratar de deshacer el empate

Publicado

en

Por

Joe Biden

El candidato demócrata a la Casa Blanca Joe Biden hará campaña el jueves en Florida, uno de los “campos de batalla” de estas elecciones presidenciales, donde, según una encuesta publicada este lunes, está empatado con el presidente republicano Donald Trump.

Esta semana previa a la del 3 de noviembre, el día de las elecciones, pasarán también por Florida el expresidente Barack Obama, que pide el voto para Biden, que fue vicepresidente de EE.UU. durante sus dos mandatos, e Ivanka Trump, la hija y asesora del presidente.

Pero seguramente se van a anunciar otros “visitantes electorales” de peso en el curso de la semana, especialmente el fin de semana.

A medida que el 3 de noviembre se acerca, los equipos de campaña de los dos partidos mayoritarios anuncian los actos de Trump, Biden, y los candidatos a la Vicepresidencia Mike Pence, republicano, y Kamala Harris, demócrata, con menos adelanto y se multiplican los mítines y otros actos proselitistas en Florida, Carolina del Norte, Georgia y otros “campos de batalla”.

Las encuestas indican que Biden lleva la delantera a Trump a nivel nacional, pero en Florida la diferencia que le separa del presidente es más estrecha.

Una encuesta publicada este lunes por CBS indica que el 50 % de los probables votantes en este estado han escogido a Biden como su candidato y un 48 % a Trump, una diferencia que entra dentro del margen de error de la encuesta.

Con datos como este, estos ocho días que faltan para el 3 de noviembre van a ser intensos en Florida.

Según datos oficiales, el 40 % de los registrados para votar en Florida ya han emitido su voto, bien por correo o votando anticipadamente en las urnas, lo que significa que ya no pueden cambiar su voto.

La encuesta de CBS indica que Biden es el líder entre los que ya han votado, mientras que Trump está por delante entre los que no lo han hecho todavía, eso obliga a intensificar los esfuerzos demócratas.

Biden participará el jueves 29 en un mitin en Tampa (oeste de Florida) y en otro en el condado de Broward, vecino a Miami-Dade.

Obama, que ya estuvo el sábado 24 en Miami, estará el martes en Orlando, una ciudad con un componente importante de puertorriqueños que en su mayoría favorecen a los demócratas.

El mismo martes Ivanka Trump estará en Sarasota (costa oeste de Florida).

En las elecciones de 2016 Trump fue el candidato más votado en Florida por una diferencia de solo un punto porcentual sobre la demócrata Hillary Clinton, pero en 2012 y 2008 los floridanos se inclinaron por Obama.

Florida otorga al candidato más votado en su territorio 29 votos en el Colegio Electoral, que es donde se decide al ganador de las elecciones presidenciales en EE.UU..

EFE

Continue Reading

América del Norte

El diario New York Post da su apoyo al Donald Trump para las presidenciales

Publicado

en

Por

Donald Trump

El diario The New York Post, el mayor diario sensacionalista de la ciudad homónima, anunció este lunes su apoyo a la candidatura de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos en las elecciones del 3 de noviembre para “Hacer América grande de nuevo, otra vez”.

En un editorial, el diario pide el voto para el republicano porque considera que con Trump la recuperación económica tras la pandemia será más fuerte y rápida, al igual que lo fue antes de la crisis del coronavirus, que aún parece lejos de amainar.

“Podemos regresar a la creación de empleo explosiva, el aumento de los salarios y la prosperidad general que teníamos antes de la pandemia”, indica el diario, que confía en que el presidente dejará atrás “el annus horribilis 2020“.

Al igual que hace Trump, el Post se basa en los datos de la mejora económica durante la presidencia del republicano antes de que llegara la pandemia gracias a la desregulación, menor burocracia y con “el rechazo del axioma globalista de que los acuerdos comerciales y la inmigración descontrolada es mejor para los estadounidenses”.

En ese sentido, el diario asegura que si el candidato demócrata, Joe Biden, gana las elecciones “abrirá las compuertas de las fronteras de nuevo y regresará, como parece, a la ‘normalización’ con China, que equivale a que nos quiten el almuerzo”.

Del mismo modo, celebra las acciones que Trump ha tomado frente a las protestas en todo el país por la brutalidad policial y considera que ha hecho bien al oponerse “a la permisividad de políticos en ciudades como Portland y a la falta de ley en nuestras calles”.

El diario considera que es positivo que Trump culmine el dominio conservador del Tribunal Supremo con la esperada confirmación en el Senado de la jueza Amy Coney Barrett.

“Una administración de Joe Biden estará sometida a la izquierda socialista que ve una oportunidad para rehacer el país a su imagen, una que es más dependiente de la deuda del Estado”, añade el editorial.

El Post considera que Trump ha gestionado bien la pandemia de la covid-19, que ha dejado más de 225.000 muertos en todo el país, y que está experimentando una nueva subida de casos.

Asimismo, el diario prefiere enfocar sus críticas en el gobernador del estado de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, al que critica por sacar pecho por su gestión, pese a ser durante la pasada primavera el centro mundial del coronavirus.

Trump agradeció esta mañana en un tuit el apoyo del Post, uno de los pocos diarios del noreste de Estados Unidos que ha apoyado al republicano.

EFE

Continue Reading

América del Norte

Trump, Biden y los límites del movimiento #MeToo

Publicado

en

Por

Trump

Abigail Culverhouse lloró antes de votar por correo en Virginia. Cuatro años después de sobrevivir a una violación, no podía creer que tuviera que elegir entre dos candidatos a la Casa Blanca denostados, si bien de maneras muy diferentes, por su comportamiento sexual, una muestra del camino que aún queda por recorrer en el movimiento #MeToo.

En las primeras elecciones presidenciales desde que ese fenómeno acabara con las carreras de numerosos hombres acusados de abuso sexual, los estadounidenses deben decidir entre el presidente Donald Trump –sobre el que pesan al menos 26 denuncias– y Joe Biden, señalado por una mujer cuya historia han cuestionado varios medios.

“Tuve que aparcar mis sentimientos para poder votar por quien creo que servirá mejor a nuestro país. Básicamente, fue elegir entre el menor de dos males”, dijo Culverhouse, que votó por anticipado y lo hizo por Biden, en declaraciones a Efe.

UN TRAGO AMARGO PARA LAS SUPERVIVIENTES DE VIOLENCIA SEXUAL

Esa estudiante de 21 años fue violada cuando solo tenía 17, y no solo no la creyeron cuando avisó a las autoridades, sino que los amigos de su agresor la intimidaron durante meses.

La llegada al poder poco después de Trump, que había presumido de agarrar a las mujeres por los genitales, decepcionó profundamente a Culverhouse, y esa desilusión regresó según se acercaban estas elecciones, en las que podía votar por primera vez.

“Hubo un momento en el que me sentí invisible, como les ha ocurrido a muchas supervivientes (de violencia sexual) en este clima político. Me di cuenta de que tenemos que luchar para que haya justicia”, explicó Culverhouse.

Una de cada tres mujeres en Estados Unidos sufre violencia sexual en algún momento de su vida, según datos oficiales, pero el tema no suele llegar a los titulares del país y ha vuelto a quedar relegado en una campaña electoral dominada por la pandemia.

“El cambio en las percepciones culturales sobre la agresión sexual que inició el movimiento #MeToo no está completo todavía”, indicó a Efe una socióloga experta en género y profesora en la Universidad de Oregon, CJ Pascoe.

LA ACUSACIÓN CONTRA BIDEN

La comparación con Trump en este asunto irrita a muchos defensores de Biden porque, al contrario que en el caso del presidente, solo hay una acusación grave en su contra: la de Tara Reade, quien asegura que el candidato demócrata abusó sexualmente de ella en 1993, cuando era senador y ella trabajaba para él.

Biden ha negado categóricamente que eso ocurriera, y varios periodistas que lo investigaron dicen que no consiguieron corroborar la denuncia y que Reade cambió su historia varias veces. Por tanto, el asunto perdió fuelle hace meses y nunca llegó a debilitar al exvicepresidente en las encuestas.

A Culverhouse, sin embargo, no le sorprende el poco impacto que tuvo la denuncia de Reade: “A las supervivientes se las desestima rápidamente, especialmente cuando el hombre acusado es poderoso, y creo que ella merece justicia”, recalcó.

Además de Reade, otras siete mujeres han acusado a Biden de tocamientos inapropiados, algo que el exvicepresidente atribuyó en 2019 a sus intentos de “establecer una conexión humana” con la gente, aunque prometió que en adelante sería más “respetuoso”.

LA LLUVIA DE DENUNCIAS SOBRE TRUMP

En el caso de Trump, tampoco le han perjudicado las denuncias que le han señalado durante su primer mandato, y que se suman a la veintena de mujeres que hablaron con los medios durante su campaña en 2016 para acusarle de acoso o abuso sexual.

Amy Dorris divulgó en septiembre la última de esas denuncias: esa exmodelo aseguró que Trump la manoseó y besó contra su voluntad durante el torneo US Open en 1997 en Nueva York.

La acusación más seria contra Trump es también la única que le ha obligado a defenderse en los tribunales: el año pasado, la periodista Elizabeth Jean Carroll denunció que el ahora mandatario la violó en el probador de unos grandes almacenes en 1995.

Cuando Trump negó que eso ocurriera, Carroll le demandó por difamación y el mandatario dio el paso extraordinario de recurrir al Departamento de Justicia para que le defendiera en el litigio en Nueva York; aunque, igual que en el caso de Dorris, las noticias sobre el caso no han durado apenas tiempo en las portadas.

El mandatario critica a Biden por casi todo, pero en este tema se ha solidarizado con él: en mayo confió en que la denuncia de Reade fuera “falsa”, y su campaña no tardó en aparcar el tema.

DOS MODELOS DE MASCULINIDAD

La contienda entre Trump y Biden también ha sido un duelo de dos modelos de masculinidad: el agresivo y dominante del presidente, que irrumpe y arrolla a sus rivales, frente al que encarna el candidato demócrata, que intenta ser “una figura protectora fuerte pero llena de empatía”, en palabras de Pascoe.

Ambos son “estereotipos de masculinidad” que pueden repeler a las feministas, pero ambas campañas confían en que el arquetipo que encarna su candidato les ayude a conquistar a los hombres blancos sin educación universitaria y, también, a algunos latinos y negros.

“Trump representa un tipo de dominio masculino que algunos hombres blancos pueden considerar reconfortante cuando perciben que su propia masculinidad está amenazada por la creciente igualdad de género”, resumió Pascoe.

EFE

Continue Reading

PUBLICIDAD

pUBLICIDAD - MUEBLES DE MADERA

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

Tendencias