Conecta con nosotros
Etiopía Etiopía

África

Etiopía reitera su triunfo en Tigray pero no está claro el fin del conflicto

Publicado

el

Por

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, volvió a reclamar hoy el triunfo del Ejército federal contra las fuerzas de las autoridades rebeldes de Tigray, pero no parece que hayan cesado las hostilidades en esa región fronteriza con Eritrea y Sudán.

En una intervención ante la Cámara de Representantes Populares (Cámara Baja del Parlamento) en Adís Abeba, Abiy afirmó que el Ejército federal ha salido “victorioso” y comparó el conflicto con la Guerra de Secesión de Estados Unidos (1861-1865).

“A lo que nos enfrentamos es similar a lo que Estados Unidos se enfrentó en la guerra civil estadounidense”, indicó el mandatario, en referencia a la ruptura del “orden constitucional”, que atribuye al Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT), partido que gobierna la región.

Abiy compareció ante el Parlamento tras declarar este sábado que el Gobierno federal tiene “el control total de la ciudad de Mekele”, capital de Tigray y sede central del FPLT.

HUIDA DE LOS LÍDERES REBELDES

Esa operación marcó “la finalización de la última fase” de la ofensiva que el mandatario ordenó el pasado día 4 contra el FPLT en represalia a un ataque de fuerzas tigriñas a una base militar etíope en Tigray, si bien la tensión entre el Gobierno central y las autoridades regionales rebeldes se vivía desde hacía meses.

Según señaló hoy el primer ministro, los líderes del FPTL escaparon de la capital y se han refugiado en una área radicada entre las localidades de Abiy Addi y Hagere Selam, a unos 60 kilómetros del noroeste de Mekele.

“Es mejor para ellos ahora que se rindan porque los estamos vigilando y somos conscientes de sus movimientos todos los días. No quieren rendirse y siguen desestabilizando la región”, aseveró.

Tras la toma de Mekele anunciada por el gobierno Federal, la televisión oficial regional Tigray TV informó de que fuerzas tigriñas derribaron un avión militar etíope en la zona de Abiy Addi y que el piloto fue capturado tras lanzarse en paracaídas, en un aparente mensaje de que las hostilidades no han acabado.

El experto del International Crisis Group (ICG) sobre Etiopía, William Davinson, opinó hoy en declaraciones a Efe que los líderes de Tigray “tienen la intención de seguir luchando en lo que probablemente sea un enfoque más de tipo insurgente”.

“Pero aún no está claro cuál es el estado de las fuerzas de seguridad de Tigray después de los recientes combates, ni cuál es la reacción de la población a la intervención federal y el establecimiento de un gobierno provisional” tutelado desde Adís Abeba, advirtió Davinson.

Sin embargo, Efe no pudo verificar de manera independiente las versiones de uno y otro bando, ya que tanto internet como las comunicaciones telefónicas permanecen cortados, y el Gobierno etíope ha restringido el acceso de periodistas a Tigray.

La Asociación de Corresponsales Extranjeros de África del Este (FCAEA, en sus siglas en inglés), con sede en Nairobi, se declaró “muy preocupada” por esas restricciones y urgió al Ejecutivo de Adís Abeba a permitir el “libre acceso” de periodistas a Tigray.

DELICADA SITUACIÓN HUMANITARIA EN MEKELE

De lo que no cabe duda es de que la situación humanitaria en la capital tigriña es delicada tras el asalto del Ejército federal.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) advirtió ayer de que los hospitales y centros de salud locales se estaban quedando sin suministros para atender a los heridos.

El CICR explicó que ambulancias de la Cruz Roja Etíope transportaron a “personas heridas y fallecidas al Hospital de Referencia Ayder en Mekele” y que “aproximadamente el 80 por ciento de los pacientes sufrían traumatismos”.

“Me temo que no tenemos cifras sobre el total de muertos o heridos en este momento”, reconoció hoy a Efe la portavoz del CICR en Nairobi Crystal Wells.
El portavoz de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) para África del Este, Saviano Abreu, declaró hoy a Efe que siguen “profundamente preocupados por la difícil situación de los civiles en la ciudad, que alberga a casi 500.000 personas, y los más de 200 trabajadores humanitarios que estaban presentes en Mekele cuando comenzaron los combates”.

“Es fundamental que los suministros y los servicios se restablezcan de inmediato en Mekele”, agregó Abreu.

Cientos de personas han muerto en el conflicto y unos 44.000 etíopes han huido de la violencia al vecino Sudán.

“EN TIGRAY LA GENTE SE ESCONDE EN EL MONTE”

“En Tigray la gente se esconde en el monte, jóvenes y viejos. Lo más difícil es que no tenemos dinero, nada para cocinar, nadie trajo nada de su casa. Tuvimos que irnos. Vine con dos pares de pantalones”, dijo un joven etíope que escapó a Sudán y que compartió su historia con Médicos Sin Fronteras (MSF) en un comunicado publicado este lunes.

Hasta la fecha, el primer ministro etíope, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2019, ha desoído los llamamientos internacionales a un cese o desescalada de las hostilidades contra el FPLT.

Aunque la contienda empezó el pasado día 4, el contencioso de Tigray venía complicándose desde hacía meses.

El punto de inflexión fue el retraso de las elecciones generales, que debían tener lugar el pasado agosto, por la covid-19.

El FPLT celebró en septiembre comicios parlamentarios regionales, que el Gobierno central tachó de ilegales, de ahí que busque ahora restablecer en Tigray el “orden constitucional”.

Asimismo, desde el 5 de octubre, cuando teóricamente vencía el mandato de Abiy, el gobierno de Tigray no reconoce la autoridad del Ejecutivo federal.

El FPLT -que representa al 5 por ciento de los 110 millones de habitantes de Etiopía- lideró la coalición étnica que conformaba el gobernante Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (FDRPE) hasta la llegada al poder de Abiy en 2018.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

África

Museveni gana las elecciones de Uganda y sigue como presidente desde 1986

Publicado

el

Por

Museveni gana las elecciones de Uganda y sigue como presidente desde 1986

Yoweri Museveni, presidente de Uganda desde 1986, ha renovado un sexto mandato tras ganar las elecciones presidenciales del país por 58% de los votos, según resultados de la Comisión Electoral.

El principal candidato opositor Bobi Wine, que consiguió el 35%, dijo que los resultados fueron “fraudulentos y preparados”.

Así- el mandatario gobernará su sexto período de cinco años. Durante los comicios hubo una falla generalizada de la conexión a internet en todo el país.

Sigue leyendo

África

Uganda vota en calma a un nuevo presidente, sin internet y pocos observadores

Publicado

el

Por

Uganda vota en calma a un nuevo presidente, sin internet y pocos observadores

Uganda acudió este jueves a las urnas en unos comicios pacíficos, con escasos observadores y el acceso a Internet bloqueado en todo el país, en los que el presidente Yoweri Museveni busca su sexta reelección tras 35 años en el poder.

Más de 34.000 centros de votación debían haber abierto sus puertas a las 07.00 hora local (04:00 GMT), pero algunos de ellos, sobre todo en barriadas y feudos de la oposición en Kampala, lo hicieron unas dos horas más tarde ante la ausencia de material electoral, según pudo comprobar EFE sobre el terreno.

También, según medios locales, muchos de los dispositivos electrónicos utilizados para identificar a los votantes no están funcionando, ya que dependen de Internet, lo que está a su vez retrasando la votación.

Anoche, la reguladora de comunicaciones en Uganda, Irene Ssewankambo, ordenó a los proveedores del país una “suspensión temporal de todas las pasarelas de Internet”, por lo que este jueves más de 44 millones de ugandeses no tienen acceso a la red ni a aplicaciones como Facebook, Twitter y WhatsApp , entre otras.

Las calles de Kampala y alrededores de la capital amanecieron custodiadas por vehículos blindados con armas de gran calibre, en un ambiente tranquilo pero intimidatorio que, sin embargo, no ha impedido que los ugandeses acudieran a las urnas de forma masiva.

“Los soldados no me asustan porque soy ciudadano de Uganda y tengo derecho a estar aquí y a votar”, aseguró a EFE Ronald Mutebi, votante del suburbio de Kamwookya, el mismo en el que nació hace 38 años quien es hoy el candidato opositor a la Presidencia más popular: el cantante Bobi Wine.

“Quiero votar (por el cambio) porque el presidente Museveni no ha hecho nada por la gente de mi clase social ni por los jóvenes de mi generación”, añadió Mutebi.

“UNAS ELECCIONES HISTÓRICAS”

Museveni, en el poder desde 1986 y popular entre las generaciones más ancianas como baluarte de estabilidad -en un país que ha sufrido cinco golpes de Estado y dos regímenes en los que fueron asesinadas decenas de miles de personas- ejerció su derecho al voto poco antes del cierre de los colegios en el Instituto Karo, donde insistió en que aceptará los resultados siempre que no hayan sido alterados.

Wine, en cambio, acudió a votar a las 11:00 horas (08:00 GMT) en un colegio electoral de Magere, localidad a unos 15 kilómetros de Kampala, tras dar una pequeña rueda de prensa en su residencia en la que animó a los ugandeses a votar en “unas elecciones históricas” pese “al intento del general Museveni de sumir al país en la oscuridad”.

Acompañado de su mujer, Barbara Itungo Kyagulanyi, el opositor fue recibido por cientos de simpatizantes que corearon el lema de su partido: “El poder del pueblo, nuestro poder”, y tras depositar su voto, se santiguó ante los presentes y alzó el puño, en un gesto que es ya habitual entre sus seguidores.

Durante las semanas de campaña electoral, Wine fue arrestado con frecuencia por la Policía, que llegó a acusarle de infringir las medidas para contener la pandemia de Covid-19, al congregar a miles de seguidores, y sus mítines han sido reprimidos con violencia por las fuerzas de defensa.

El pasado noviembre, los cuerpos de seguridad mataron a al menos 54 personas tras dispersar con munición real y gas lacrimógeno a cientos de ugandeses que, en diferentes puntos del país, protestaron en las calles por un nuevo arresto de Wine.

Por su parte, la única candidata femenina entre los 10 opositores, Nancy Kalembe, ejerció su derecho al voto en el distrito de Muyenga, en Kampala, y se mostró confiada en que su país logrará su primer traspaso pacífico de poder. “Yo ya he votado, lo demás depende de Dios”, aseguró la candidata, que sí que condenó el bloqueo de la red.

AUSENCIA DE MISIONES DE OBSERVACIÓN

Ni Estados Unidos -cuya embajadora en Kampala denunció ayer que la Comisión Electoral ugandesa había denegado el 75 % de sus acreditaciones- ni la Unión Europea han podido desplegar misiones de observación en estos comicios, marcados por una campaña electoral en la que periodistas locales han sido agredidos e intimidados.

En este contexto “el papel de los observadores locales es más importante aún que en otras ocasiones”, advirtió ayer en un comunicado el Alto Representante de la Unión Europea para los Asuntos Exteriores y la Política de Seguridad, Josep Borrell.

Unos 2.400 observadores de organizaciones civiles ugandesas sí que habrían sido autorizados para supervisar esta votación, según el recuento de diversas entidades.

Ya los comicios de 2016 -en los que Museveni fue reelegido con un 60,7 % de los votos- fueron tildados de fraudulentos por la oposición, y observadores tanto de la UE como de la Commonwealth y la Unión Africana (AU) denunciaron irregularidades y un clima de intimidación hacia los votantes.

EFE

Sigue leyendo

África

Más de 80 muertos en ataque armado en Benishangul-Gumuz, Etiopía

Publicado

el

Por

Más de 80 muertos en ataque armado en Benishangul-Gumuz, Etiopía

Más de 80 personas perdieron la vida en recientes ataques cometidos por hombres armados en el estado occidental etíope de Benishangul-Gumuz.

En la misma región a finales de diciembre fueron asesinadas más de 200 personas, confirmó la Comisión Etíope de Derechos Humanos (EHRC). <%h4>

Según dijo Arone Masso, asistente de comunicación de la EHRC, entre las 80 víctimas había personas de entre dos y 45 años.

El portavoz del Gobierno regional, Melese Beyebe, confirmó que los ataques se produjeron el día 12 en las localidades de Debate Woreda y Guba, mientras que un testigo de los hechos cifró en 50 “los cuerpos recuperados” en ese momento.

Según explicó por teléfono a Efe Dagnew Akalu, uno de los testigos y herido durante el ataque, contabilizó 50 cadáveres en la localidad de Debate, donde “permanecieron tirados durante más de cinco horas” debido a intensos combates entre las fuerzas de seguridad y los atacantes.

En Guba, según estas mismas fuentes, no habría habido víctimas mortales.

“Los asaltantes irrumpieron en nuestro pueblo la mañana del 11 de enero, me sacaron de la cama y me llevaron a una zona cercana donde encontré arrodillados a muchos de mis vecinos”, detalló Akalu.

“También a mí me ordenaron arrodillarme y luego abrieron fuego de forma indiscriminada matando a varias personas, incluidas una madre y su bebé de nueve meses”, relató el superviviente, quien denunció que se trata de un ataque étnico ya que, según su testimonio, los muertos son de la etnia amhara.

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias