Conecta con nosotros
México México

América Latina

México llega a 100.000 muertos con miedo a rebrotes y una economía enferma

Publicado

el

Por

Sin tregua, el coronavirus ha dejado ya en México más de 100.000 fallecidos, un sistema de salud exhausto y una economía entre las cuerdas que amenaza a millones de personas, todo ello azuzado por un controvertido discurso oficialista.

México es hoy el cuarto país del mundo por muertos -detrás de Estados Unidos, Brasil e India- y el undécimo por contagios.

Los 1.019.543 casos y 100.104 decesos confirmados rebasan por mucho las primeras proyecciones de Gobierno, que evitan ya hacer estimaciones del impacto al ver sobrepasadas todas sus métricas.

Positivamente, el país ha capeado la crisis y no ha registrado imágenes trágicas de hospitales colapsados o cuerpos en las calles, pero arrastra un sinfín de problemas con consecuencias difíciles de predecir.

COMBATE DESIGUAL

El sistema de salud está agotado con trabajadores sanitarios enfrentando a este tramposo virus y a veces incluso dejándose la vida.

El país acumula 144.083 profesionales de la salud contagiados y 1.924 defunciones confirmadas y Amnistía Internacional alertó que México es el país del mundo con más decesos de personal médico.

En el Hospital Juárez de México trabajan a un ritmo frenético y aunque ahora la ocupación es del 67 % en el área covid-19, los meses han dejado mella.

Tratamos a “un paciente que está al borde de la muerte, y tienes que estar ahí todo el tiempo. Y no es uno, son muchos pacientes”, explica a Efe la encargada de Terapia Intensiva en Área Covid del hospital, Jessica Garduño.

La doctora, especialista en medicina crítica, apela a la “fuerza mental” y reconoce que algunos compañeros han caído incluso en depresión. Además, se muestra muy preocupada por esta compleja dicotomía: mientras el sistema de salud se consume, parte de la ciudadanía vive despreocupada.

El pasado fin de semana, por ejemplo, centenares de bañistas abarrotaron las playas de Acapulco.

“En mi país los recursos se van a ir agotando, como en todos lados. (…) Y el problema es que la gente allá fuera no se cuida, no guarda la distancia”, lamenta.

Los pacientes no han dejado de llegar a este hospital de referencia. Personas como María del Rosario Jhweste, que a sus 69 años lleva siete días internada.

“No sé cómo haya sido, pero caí”, cuenta a Efe la mujer con un hilo de voz. A diferencia de tantos otros, ella “sí” cree en el virus y siempre usa mascarilla, sobre todo desde que murió su cuñada por covid-19 el 26 de junio.

A su lado, Margarita Hernández no deja de toser. Tiene 59 años, es limpiadora y no se confinó al primer síntoma. La economía familiar manda.
“En el día me sentía bien y en la tarde llegaba y me sentía cansada, agotada. Pero tenía que echarle ganas, que trabajar”, expresa a Efe.
Hasta que el cuerpo le dijo basta y fue hospitalizada.

CHOQUE DE VISIONES

Autoridades y expertos debaten sobre si el país vive una “segunda ola” como en naciones europeas o si todavía continúa la primera.

México tuvo su primer caso a finales de febrero pasado y cerró todas las actividades no esenciales en abril y mayo, aunque el confinamiento no era estricto para no perjudicar a millones de trabajadores informales.

Recientemente, las autoridades reconocieron rebrotes en varios estados del país y la capital volvió a cerrar bares y recortó horarios de restaurantes, cines y museos.

En este contexto no ha dejado de sorprender -incluso escandalizar- la visión del presidente y parte de su séquito.

El presidente Andrés Manuel López Obrador no usa nunca mascarilla a sus 67 años y dice que sus asesores no se lo aconsejan.

Y aunque impulsó acuerdos con hospitales privados para evitar la saturación del sector e impulsó en la ONU una resolución a favor de la vacuna universal, abundan las contradicciones.

A principios de la pandemia, se estimaba que habría menos de 10.000 muertos, una cifra hoy totalmente desbordada, con todo el dolor que inflige.
Pero para el secretario de Salud, Jorge Alcocer, la pandemia está “en control”, y aunque hay un alza de contagios, se ha disminuido el número de fallecimientos.

“México es de los países de América con menos fallecidos en proporción a su población”, recordó este mismo viernes López Obrador, quien aseguró que desde el Gobierno “hemos hecho todo y lo vamos a seguir haciendo”.

Estas afirmaciones contrastan con los propios datos oficiales que reflejan, por ejemplo, un claro subregistro.

Las autoridades computaron entre enero y septiembre de 2020 un exceso de mortalidad del 37 % con 193.000 muertes más de las esperadas.
La gestión de la pandemia ha sido muy criticada y causado enormes tiranteces con los estados y la oposición.

Para Malaquías López, profesor de Salud Pública de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la no obligatoriedad de usar cubrebocas, el exceso de movilidad y, sobre todo, la falta de pruebas, dispararon la epidemia. “Trabajamos a ciegas”, dice a Efe.

Además, definió las predicciones gubernamentales como “fatalmente equivocadas” por estipular una reapertura social y económica desde junio, cuando había un alto nivel de contagios.

Además, lamenta que se apueste por la “mitigación” en lugar de la prevención: “Esta guerra se tenía que ganar entre la comunidad, no en el hospital”.

MILLONES DE DAMNIFICADOS

México registró una caída histórica del producto interior bruto (PIB) del 18,7 % interanual en el segundo trimestre, repuntando el tercer trimestre un 12 % frente a los tres meses anteriores.

Según el presidente, la economía se está recuperando, aunque oficialmente se estima una caída del 8 % en 2020.
Para millones de mexicanos, estos datos son papel mojado. El país tiene unos 50 millones de pobres (41,9 %), y varios organismos estiman que al menos otros 10 millones podrían caer en ella.

“Ha habido un deterioro muy importante de la economía que ha afectado principalmente a la población más vulnerable”, dice Violeta Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Económicas la UNAM.

Según datos oficiales, se han recuperado más de 400.000 puestos del 1,1 millones de empleos formales desvanecidos.
Pero más de la mitad de la población activa trabaja informalmente. En este precario sector, se perdieron 12 millones de empleos y se han recuperado unos siete.

“Esta recuperación sin duda tiene que ver con la fuerte emergencia en que entraron las familias. Ya no podían aguantar más tiempo de confinamiento”, opina la economista, quien teme “efectos devastadores” a mediano plazo.

EL ÚLTIMO ADIÓS

En el panteón municipal de Chalco no cabe casi un alma pese a que hace unos meses se abrió un nuevo predio en este camposanto de la periferia capitalina.

Las humildes cruces recuerdan los estragos de la pandemia. Desde abril se han enterrado más de 500 cuerpos, aunque no todos murieran por el “pinche” virus.

“Llegaban de todo tipo, a veces de covid, o de cualquier otra cosa, ya sea asesinato, y cosas así”, resume Francisco Javier Rivera, enterrador de 17 años que ya no usa traje de protección porque es “muy tedioso”.

Matilde lleva flores a su hijo, que falleció a los 27 años y fue inhumado en un deslucido rincón del cementerio, entre remolinos de polvo. Arregla la tumba, reza un padrenuestro. Su vástago murió en un accidente, pero una familiar cercana perdió la vida hace 15 días por “la pandemia”.

Los sepultureros, a pico y pala, abren cuatro agujeros más.

Llega una carroza fúnebre y una comitiva de 30 personas. Todos con mascarilla. “Que los señores del periódico vean que nos cuidamos”, apunta un presente.

Una banda de música toca “Amor eterno”, de Juan Gabriel.

El ritual dura apenas 30 minutos. Se sepulta a María de la Luz, tenía 42 años, hipertensión y diabetes. Los allegados aseguran que no fue covid, aunque estas comorbilidades han disparado los decesos.

Con o sin el virus, María de la Luz abona esta tierra sembrada de despedidas.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

América Latina

Diego Molina NO fue encontrado muerto tras la foto con el cuerpo de Maradona

Publicado

el

Por

Diego Molina NO fue encontrado muerto tras la foto con el cuerpo de Maradona

Diego Molina – uno de los empleados de la funeraria que preparó el cadáver de Diego Armando Maradona no apareció muerto en un basurero de Argentina tras filtrar fotografías del cuerpo sin vida del astro del fútbol: es una información falsa.

Los mensajes que hablaban de la muerte de este trabajador se extendieron en las redes sociales gracias a un tuit atribuido a la sección de deportes del diario argentino Clarín, que aseguraba: “Hallan el cuerpo sin vida del empleado de la funeraria que se fotografió con Diego Armando Maradona y posteriormente fue despedido”.

El mensaje incluía, además, un enlace a una noticia publicada por el periódico en la que se informaba del despido del preparador del féretro, quien junto a otro compañero y su hijo se hicieron fotografías junto al ataúd descubierto de Maradona.

Esta información se replicó en otros mensajes de Twitter, con leyendas como “esto es #VergüenzaNacional, la gente de Maradona mató al hombre” o “El extrabajador de la funeraria (…) es encontrado en un contenedor por la policía”.

Dichos tuits contienen vídeos que, en el primer caso, muestran una conversación de WhatsApp en la que se dan detalles de la muerte de Diego Molina y, en el segundo y emitido por la misma cuenta impostora, retratan el supuesto hallazgo de su cuerpo en un depósito de basura en Buenos Aires.

DATOS: Ninguna autoridad argentina ha informado de la muerte del empleado, el supuesto tuit de Clarín es falso y el vídeo que presuntamente muestra el hallazgo del cadáver del empleado es de marzo.

Ni la Policía ni ningún medio argentino han informado de la muerte del empleado, identificado como Diego Molina y que se entregó a las autoridades tras ser despedido por la filtración de las imágenes, como sí informó el periódico argentino en el enlace del mensaje.

Sin embargo, el resto del tuit que se le atribuye a Clarín Deportes es falso y fue emitido por la cuenta @AdictBarcelona, que cambió su nombre y su foto de perfil en esa red social para suplantar a la sección deportiva del rotativo.

El usuario usa ahora otra imagen y el nombre Adifacts, aunque el tuit en cuestión todavía se conserva.

Diego Molina sí se entregó a las autoridades, pero quedó libre

Diego Molina, el empleado de la funeraria que supuestamente fue hallado muerto, se entregó el sábado pasado en una comisaría en una investigación policial iniciada tanto por los apoderados legales del difunto como por la exesposa y las hijas de Maradona.

Molina se presentó junto con su abogado en la Comisaría Vecinal 15A de la Policía de la Ciudad, del barrio porteño de Chacarita, en una investigación de oficio por profanación de cadáver y la violación de derechos personalísimos.

Sigue leyendo

América Latina

Decenas de presuntos integrantes de Sendero Luminoso son detenidos en Lima

Publicado

el

Sendero Luminoso

Al menos 71 personas fueron detenidas durante la madrugada de este miércoles en Lima, durante una gran operación de la Policía Nacional del Perú (PNP) y la Fiscalía contra presuntos dirigentes y militantes del grupo terrorista Sendero Luminoso.

La información fue confirmada por el comandante general de la PNP, César Cervantes, quien dijo a la emisora estatal TV Perú que esta operación se concretó luego de un trabajo de inteligencia de varios años.

“Este ha sido un trabajo de inteligencia de largo aliento, coordinado entre la PNP y la Fiscalía”, remarcó Cervantes.

El Ministerio del Interior especificó que se “emplearon pacientemente, por cinco años, las técnicas especiales de investigación como el levantamiento del secreto de las comunicaciones, agentes encubiertos, videovigilancia y seguimiento”.

Según la información oficial, entre los detenidos figuran miembros del Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), considerado el brazo político de Sendero Luminoso, y otros organismos como el Ejército Guerrillero Popular.

ÓRDENES DE LA CÚPULA

El Ministerio del Interior señaló que estos organismos buscaban hacer actividades terroristas en Lima y el puerto del Callao y “obedecían directivas y consignas de la cúpula” de Sendero, que dirige Abimael Guzmán, el fundador de la agrupación terrorista que cumple una condena a cadena perpetua.

En ese sentido, Cervantes enfatizó que este “trabajo de inteligencia de largo aliento” trae “un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía por parte de la Policía”.

“Los organismos de inteligencia están alertas y operativos todo el tiempo, sin costo social. Estamos trabajando con resultados y honestidad”, remarcó antes de añadir que la operación se hizo respetando los derechos humanos de los detenidos.

EJÉRCITO GUERRILLERO

El Ministerio del Interior detalló, a su turno, que entre los detenidos hay miembros de los autodenominados Ejército Guerrillero Popular, Frente Único y Movadef, así como dirigentes que fueron excarcelados tras haber cumplido prisión por su militancia en el grupo subversivo, que asoló Perú en las dos últimas décadas del siglo XX.

Aseguró que el principal objetivo del Ejército Guerrillero Popular “era combatir, movilizar y producir ingresos para Sendero Luminoso”, pero ahora ha sido “desarticulado”, mientras que el llamado Frente Único ha sido “golpeado”, ya que cuenta con bases en Lima y en otras regiones del país.

La operación, en la que participaron 1.200 agentes de la PNP y 98 Fiscales, fue dirigida por la Dirección contra el Terrorismo (Dircote) y la División de Investigación de Alta Complejidad (Diviac) de la Policía, con apoyo de la Dirección de Inteligencia del Ejército del Perú y la Tercera Fiscalía Penal Supraprovincial.

El comandante general de la PNP agregó en la cadena local América Televisión que se ingresó en 94 inmuebles y se “ha incautado elementos de convicción” que ya están en poder de la Fiscalía.

RECUPERAR LA CONFIANZA</strong>

Cervantes dijo que esta operación le sirve a la PNP “para recuperar la confianza y reconocerse con la ciudadanía”, tras las críticas y exigencias de reforma de la institución por la violenta represión que lanzó contra las protestas ciudadanas que se dieron hace tres semanas contra la destitución del presidente Martín Vizcarra y la toma de mando de Manuel Merino.

La represión contra una de esas masivas manifestaciones en Lima dejó el pasado 14 de noviembre dos estudiantes muertos y decenas de heridos y llevó, al día siguiente, a la dimisión de Merino, quien fue reemplazado por el legislador Francisco Sagasti.

Una de las primeras medidas del nuevo gobernante fue destituir a la cúpula policial y nombrar a Cervantes como nuevo comandante general de la PNP, lo que ha generado protestas al interior de la institución y desatado rumores de una eventual huelga policial.

Al respecto, Cervantes rechazó este martes cualquier posibilidad de una huelga y reiteró que su institución está comprometida en “recuperar la confianza de la población”.

El jefe de la PNP reconoció “el trabajo de los más de 140.000 policías” que hay en Perú y agregó que durante su gestión se fortalecerá “la investigación y la inteligencia operativa para seguir golpeando al crimen organizado”.

EFE

Sigue leyendo

América Latina

El hambre sube por quinto año consecutivo en Latinoamérica y afecta al 7,4 %

Publicado

el

Latinoamérica

El hambre aumentó en Latinoamérica en 2019 por quinto año consecutivo y afectó a 47,7 millones de personas, el 7,4 % de la población de la región, donde también se incrementó la inseguridad alimentaria y la obesidad, que siguen siendo “desafíos prioritarios”, alertó este miércoles la FAO.

Después de reducir considerablemente la cifra de gente que pasa hambre entre 2000 y 2014, en los últimos cinco años Latinoamérica ha experimentado un “deterioro” y un repunte “alarmante” del hambre, subrayó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“Este reporte nos preocupa porque constata las cifras de los cuatro años anteriores. El hambre afecta a 13 millones de personas más que en 2014 y un 30 % de la población sufre inseguridad alimentaria moderada o grave”, explicó a Efe Julio Berdegué, representante regional de la institución.

Los datos corresponden al informe “Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2020” elaborado por la FAO en colaboración con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Unicef y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El número de latinoamericanos que padecieron hambre en 2019 aumentó en 5,2 millones respecto a la cifra que se reportó en 2018, que fue de 42,5 millones, lo que implica un crecimiento del 12,2 % en doce meses.

Más de la mitad de la población que sufrió subalimentación en la región se concentra en tres países: Venezuela, que ha triplicado la cifra en los últimos 5 años; México, con un aumento de 2,5 puntos porcentuales en el mismo periodo, y Haití, donde casi la mitad de los ciudadanos se encuentran en esta situación.

También aumentó desde 2014 el número de latinoamericanos que sufre inseguridad alimentaria, una coyuntura que en 2019 padecieron 191 millones de personas, casi un tercio de la región, de los cuales 57,7 pasaron hambre o estuvieron más de un día sin comer.

Sobre la malnutrición, el informe elogia los avances contra la desnutrición crónica, que se redujo de un 23 % en 1990 a un 9 % en 2019, una marca inferior al promedio mundial de 21,3 %.

Sin embargo, la FAO alertó sobre un incremento en el sobrepeso y obesidad -la otra cara de la malnutrición-, condiciones que afectaron en 2019 a un 59,5 % de los adultos y que se incrementaron especialmente entre los niños menores de 5 años.

La malnutrición, apunta el informe, afecta especialmente a las familias más desfavorecidas del mundo rural, especialmente poblaciones indígenas y afrodescendientes, y a la gente de menores ingresos de las áreas urbanas.

“Superar la grave situación que existe en algunos territorios con un alto nivel de hambre exige que las políticas públicas se focalicen en estos lugares y en las poblaciones más vulnerables que los habitan”, agregó Berdegué.
LA PANDEMIA, UN RETROCESO DE 30 AÑOS

Según consigna el informe de la FAO, la pandemia, que deja ya más de 13 millones de contagiados en Latinoamérica, agravará y profundizará las cifras de hambre y malnutrición en la región.

Sin contemplar las repercusiones de la covid-19 pero teniendo en cuenta la tendencia de los últimos cinco años, la institución estimó que para 2030 el hambre afectaría a 67 millones de latinoamericanos.

A esta cifra podrían sumarse otros 28 millones de personas, apuntó el informe, correspondientes al grupo que pasará a estar en situación de pobreza extrema según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), lo que supondría un retroceso de 30 años en los indicadores.

“Se prevé que la pandemia también aumente todas las formas de malnutrición infantil, retraso del crecimiento, deficiencias de micronutrientes, sobrepeso y obesidad”, agregó Anselm Hennis, director del Departamento de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la OPS.

La crisis económica que ha generado la pandemia supondrá, según estimaciones de Cepal, una recesión del 9,1 % en la región y un aumento de pobreza del 37,3 %.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias