Conecta con nosotros
Río de Janeiro - favelas Río de Janeiro - favelas

América Latina

La “nueva normalidad” se impone en las favelas de Río de Janeiro

Publicado

en

Por

Las calles volvieron a su dinámica en Maré. En medio de un comercio atiborrado y de la congestión del tráfico, este complejo de favelas en Río de Janeiro vive en plena pandemia una “nueva normalidad”. Pobreza y violencia permanecen, pero la solidaridad es ahora más visible.

Pese al evidente abandono del Estado en una comunidad en la que impera la pobreza y donde la precariedad de servicios esenciales como la salud, el saneamiento básico y la seguridad son el pan de cada día, la gente del “Complexo da Maré” no se rinde ante los retos que impone la COVID-19.

Con una población cercana a los 140.000 habitantes, este complejo que reúne 16 favelas es una de las comunidades más densamente pobladas de Brasil, con más de 32.000 moradores por kilómetro cuadrado.

En Maré se vive una tensa calma. Por sus estrechas calles batallan continuamente los automóviles para abrirse paso, mientras las motocicletas esquivan los bolardos artesanales levantados por ciudadanos o bandas criminales para bajar la velocidad.

El comercio sediento tras meses de quietud se impone sobre los andenes. En sus alrededores, otras calles, mucho más angostas, abren paso a decenas de viviendas cuyas fachadas se entrelazan en un caos de cables que llevan luz a los hogares.

En la rutina diaria, moradores y bandidos armados pueden encontrarse en las calles. Un respeto tácito es evidente. Es la cotidianeidad de las favelas donde el poder no es del Estado sino de los grupos de narcotráfico y milicias que allí están establecidos.

LA REALIDAD DE LAS FAVELAS

Río, con cerca de 7 millones de habitantes, el 22 % de ellos moradores de favelas, suma más de 111.000 contagios por coronavirus y es la segunda ciudad del país con más muertos por la enfermedad con unos 11.000 fallecidos.

Desde que comenzó la reactivación de la economía, dos meses atrás, la vida de la ciudad ha regresado paulatinamente.

A diferencia de los barrios más acomodados de Río, como Ipanema o Copacabana, en las 16 favelas que componen el complejo de la Maré el cambio se ha sentido, pero no de forma tajante.

Primero, porque la orden de quedarse en casa para evitar la propagación del virus no era un lujo que se pudieran dar sus habitantes, y segundo, porque las condiciones de hacinamiento y la falta de una adecuada ventilación obligaban a la gente a salir a la calle.

El aumento de la violencia policial durante las primeras semanas de pandemia fue otro factor que complicó la situación. Solo entre abril y mayo, cuando el confinamiento social estaba en plena vigencia, 65 personas perdieron la vida a manos de los uniformados, según el Observatorio de Seguridad Pública de Río.

Las autoridades en vez de ayudar con la pandemia provocaban caos y confusión en las favelas con cada operativo adelantado, según los propios vecinos.

Esto llevó a la justicia a prohibir desde el 1 de junio -y mientras dure la pandemia- los operativos policiales en las favelas de la ciudad. Los resultados asombran. La violencia continúa latente, pero las muertes ocasionadas por los agentes bajaron en un 74 % solo en ese primer mes.

Las dificultades también se vieron por la precariedad de los servicios básicos en Maré, el deficiente sistema de salud y la presión del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro para que la población saliera a las calles a trabajar, porque Brasil no podía parar por culpa de una “gripecita”.

La situación llevó a que en el complejo se registraran cerca de 1.000 contagios y el mayor número de muertes por la pandemia entre las favelas, con más de 123 fallecidos, según los reportes de las mismas comunidades.

QUE NO FALTE EL PAN

Así las cosas, la prioridad durante la pandemia ha sido ayudar a los más necesitados, una labor liderada por Redes de la Maré, una ONG que desde hace más de dos décadas busca garantizar una mejor calidad de vida para los habitantes del complejo.

Esta ONG adecuó por completo la infraestructura humana y logística de sus programas para centrarse en proyectos relacionados con seguridad alimentaria y salud, que han beneficiado a cerca de 55.000 personas en Maré con la entrega de cestas básicas de alimentos y productos de aseo y tapabocas.

No obstante, la atención se ha dirigido a los habitantes de la calle y a quienes han sido contagiados por la pandemia.

Si bien la Red ha contratado a unos 150 habitantes de Maré para llevar a cabo la campaña, otros se han ofrecido a colaborar voluntariamente.

“Mucha gente se puso a disposición para ayudarnos y creo que eso revela un histórico de resistencia, lucha y trabajo colaborativo”, aseguró a Efe Luna Escorel Arouca, una de las coordinadoras de la Red.

La solidaridad también se ha visto entre los empleadores de la misma comunidad, que a pesar del freno que les fue impuesto por la pandemia, optaron por hacer maromas para extender la mano a sus trabajadores.

“No alcanzamos a despedir a nadie. Lo que hacíamos eran rotaciones. Durante una semana un grupo hacía un turno y en la otra entraba otro grupo”, señaló a Efe Ana Paula Acevedo, de 39 años, que junto con su esposo maneja un restaurante y un bar en los que emplean a 40 personas.

LAS MUJERES LLEVAN LA BATUTA

En el complejo de la Maré, el 51 % de sus habitantes son mujeres y la mayoría son cabeza de familia. Son ellas las que llevan la batuta en la lucha contra la COVID-19.

Las que no han perdido el trabajo continúan saliendo día a día a buscar el pan y muchas de las que tuvieron que parar se han unido a la causa de la Red a través de sus programas o de labores voluntarias.

Julia González es una de ellas. A sus 36 años tiene bajo su coordinación “La casa de las mujeres”, un espacio donde, además de brindar asistencia sociojurídica, se dictaban cursos de peluquería, gastronomía, bordado y alfabetización.

Tras la pandemia, la casa fue adaptada para preparar las comidas que alimentan, día a día, a los más vulnerables del complejo.

“Más de la mitad de las mujeres de Maré son responsables de los ingresos familiares, entonces entendemos que incidir en la mejoría de la calidad de vida de las mujeres es incidir en forma general en la mejoría de la Maré”, aseguró.

EFE

Sigue leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

América Latina

Amenazan de muerte a descubridora de Caral, la ciudad más antigua de América

Publicado

en

Ruth Shady, descubridora de Caral

La reputada arqueóloga peruana Ruth Shady, descubridora de Caral, la ciudad más antigua de América con 5.000 años de historia, ha sido amenazada de muerte junto a otros funcionarios por presuntos traficantes de tierras que han invadido el área de varios edificios de esta arcaica civilización.

Las amenazas han llegado a varios integrantes de la Zona Arqueológica Caral por llamadas y mensajes de teléfono después de que denunciaran a la Policía y a la Fiscalía la invasión y el daño irreparable en varios sitios arqueológicos durante el confinamiento por la covid-19.

Además de Shady, los mensajes intimidatorios también van dirigidos a los abogados Kaleb Navarro y Ricarte Morocho, encargados de tramitar y solicitar las órdenes de desalojo en estos espacios, algunos de ellos, como la ciudad sagrada de Caral, declarados patrimonio mundial de la humanidad en 2009.

“Les vamos a dar vuelta. Sabemos sus movimientos, donde viven, que hacen y junto a esa vieja de mierda van a terminar cinco metros bajo tierra. Ahora van a aprender a no meterse nunca más con nosotros, están advertidos”, dice uno de los mensajes anónimos replicados por la Zona Arqueológica Caral en un comunicado.

RECLAMAN AYUDA

Por ello, los receptores de las amenazas solicitan a las autoridades realizar las investigaciones pertinentes y determinar la identidad de los responsables que están causando angustia entre los miembros encargados de investigar una de las civilizaciones más antiguas del mundo.

En julio el equipo a cargo de los diferentes asentamientos de la civilización Caral logró detener junto al Ministerio de Cultura la destrucción de un sitio arqueológico cercano por parte de un grupo de agricultores que derribaron una serie de muros con maquinaria pesada.

Producto de la remoción del terreno, se encontró en la superficie una gran cantidad de cerámica destruida, tumbas con momias, telas y una gran cantidad de restos de viviendas prehispánicas.

ANTIGUA COMO LAS PIRÁMIDES DE EGIPTO

Surgida a partir del año 3.000 antes de Cristo en el valle del río Supe, unos 150 kilómetros al norte de Lima, la cultura de Caral es contemporánea a las civilizaciones de Mesopotamia, Egipto, China e India.

A lo largo de 40 kilómetros de ese valle se han identificado hasta una veintena de edificios o complejos arquitectónicos correspondientes a diferentes asentamientos de esta civilización, característicos por sus pirámides escalonadas frente a grandes plazas circulares hundidas.

Precisamente estas amenazas a sus investigadores llegaron durante la semana donde este equipo celebrada los 26 años del descubrimiento de Caral como la primera civilización conocida hasta ahora en el territorio americano.

PREOCUPACIÓN ENTRE INVESTIGADORES

El Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) expresó este jueves en un comunicado su profunda preocupación y su rechazo a la violación de este lugar de estudio científico y cultural del pasado histórico del Perú.

El principal organismo de investigación pública de Perú hizo un llamamiento a las autoridades correspondientes para que defiendan y permitan preservar el patrimonio arqueológico puesto en valor por los investigadores científicos del proyecto Zona Arqueológica de Caral.

“Tales amenazas merecen nuestro enérgico rechazo y nuestro compromiso de contribuir a darles nuestro respaldo para el más seguro desempeño de sus trabajos de exploración”, concluyó el Concytec.

EFE

Sigue leyendo

América Latina

El Gobierno de Chile rechaza indultar a quienes cometieron delitos en las marchas

Publicado

en

Chile

El Gobierno de Chile rechazó este jueves un proyecto presentado por miembros de la oposición que busca indultar a quienes cometieron delitos durante la grave ola de protestas iniciada en octubre de 2019 porque, en su opinión, implicaría “justificar la violencia”.

“En una democracia cuando hay un delito es el Ministerio Público el que investiga y sanciona (…) Necesitamos dar una señal en contra la violencia y en contra de la destrucción”, dijo en rueda de prensa el vocero oficial, Jaime Bellolio.

En la iniciativa, ingresada por parlamentarios del izquierdista Frente Amplio, se pide además a la Fiscalía que revise la prisión preventiva dictada contra algunos acusados para cambiarla por medidas cautelares menos gravosas y la creación de una comisión integrada por miembros de la sociedad civil, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y el Gobierno para estudiar cada caso.

“La Ley de Seguridad del Estado y la prisión preventiva usada políticamente como castigo no son valores democráticos”, aseguró el diputado de Convergencia Social Diego Ibáñez, uno de los impulsores del proyecto.

Desde octubre del año pasado, la Fiscalía ha formalizado a un total de 5.084 personas por diversos delitos cometidos en las marchas, de los cuales 648 se encuentran en prisión preventiva y 725 ya fueron condenados.

Además, hay más de 4.600 causas abiertas contra las fuerzas de seguridad por supuestas violaciones a los derechos humanos, pero sólo 75 agentes han sido imputados.

Decenas de familiares de detenidos se manifestaron este lunes a las afueras de distintos centros penales en la capital chilena para exigir el cambio de medidas cautelares, celeridad en los procesos judiciales y más visitas.

“¡No estamos todos, faltan los presos!”, corearon un grupo de familiares frente a la cárcel Santiago 1.

Chile vive la crisis social más grave desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que empezó en 2019 como una protesta contra el alza en el precio del billete de metro y se convirtió en una revuelta por un modelo económico más justo y consolidar una sociedad de derechos.

Las revueltas han dejado más de una treintena de muertos, miles de heridos y detenidos, además de episodios de violencia extrema con incendios, saqueo y destrucción de mobiliario público.

En un intento por descomprimir el conflicto, Chile celebró el pasado 25 de octubre un plebiscito en el que la opción por cambiar la Constitución heredada de la dictadura arrasó en las urnas con casi 80 % de aprobación, iniciando un proceso que culminará en 2022 con la ratificación en otra votación de la Carta Magna.

EFE

Sigue leyendo

América Latina

Río de Janeiro despedirá el año con espectáculos en seis escenarios pero sin público

Publicado

en

Por

Río de Janeiro

Río de Janeiro despedirá 2020 con espectáculos y conciertos al vivo desde seis escenarios montados en diferentes lugares turísticos de esta ciudad brasileña pero a los que el público no tendrá acceso, aunque sí podrá verlos por redes sociales y televisión, como medida preventiva ante la pandemia.

Aunque el famoso espectáculo de fuegos de artificio de cerca de veinte minutos será mantenido, la versión virtual del llamado Reveillon sustituirá la tradicional fiesta de despedida del año de Río, que es el segundo mayor evento de esta ciudad después del Carnaval y que en 2019 reunió a unas 2,9 millones de personas en la famosa playa de Copacabana.

El formato virtual fue el escogido para mantener la fiesta con seguridad en medio de la pandemia del coronavirus, que también tiene en vilo la realización del famoso Carnaval de Río en febrero próximo. Las escuelas de samba ya anunciaron que no desfilarán en febrero para evitar la propagación de la covid-19 pero aún no decidieron si aplazan su pomposa fiesta para junio o la cancelan.

Algunos de los detalles del Reveillon de 2020 fueron divulgados este jueves por la alcaldía en un comunicado en que informó de que firmó contrato con la empresa promotora de eventos SRCOM para que organice la fiesta por decimocuarto año consecutivo y que todo, por primera vez, será financiado por la iniciativa privada.

“Pese a que tres empresas enviaron sus propuestas, tan sólo la SRCOM compareció el martes a la sesión pública en que tenía que presentarse los proyectos”, explicó la alcaldía al justificar su decisión de renovar nuevamente el contrato con la misma empresa de los últimos trece años.

Según la municipalidad, tras el análisis y la evaluación del proyecto, la única propuesta presentada fue escogida debido a que “cumple todos los requisitos exigidos y encaja perfectamente en el nuevo modelo de Reveillon que la alcaldía de Río planea para la fiesta de este año, que se produce en medio de la pandemia de la covid-19”.

El proyecto prevé una fiesta con un formato totalmente diferente al tradicional y diseñado para evitar aglomeraciones y otras situaciones que puedan facilitar la transmisión de la enfermedad.

“Tendremos seis escenarios distribuidos en puntos turísticos emblemáticos, pero a los que el público no tendrá acceso, con todas sus áreas aisladas”, explicó la alcaldía.

De acuerdo con el proyecto, la fiesta transmitida en directo desde los diferentes escenarios podrá ser asistida por canales abiertos de televisión y por las diferentes plataformas digitales, incluyendo los canales oficiales en Youtube de Riotur (empresa municipal de promoción del turismo de Río).

Además de los conciertos, el Reveillon tendrá el tradicional espectáculo de fuegos de artificio, con efectos visuales inéditos, que serán lanzados igualmente desde lugares diferentes para evitar aglomeraciones.

“Habrá también una sorpresa emocionante, que sólo será conocida en la noche del último día del año y que todos podrán ver desde sus casas por televisión o internet”, explica la nota.

La idea es que tanto cariocas como turistas, así como personas de otras ciudades y países, puedan disfrutar la fiesta pero evitando grandes multitudes en el transporte y también en la playa de Copacabana.

De acuerdo con la alcaldía, el nuevo modelo de fiesta ofrecerá una atmósfera de respeto, con homenajes a las víctimas de la covid-19, y de garantías sanitarias para los profesionales responsables por los espectáculos.

La empresa escogida para organizar el Reveillon es la misma responsable de varios de los mayores eventos en Río de Janeiro, como la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2016.

Río de Janeiro es, después de Sao Paulo, la segunda ciudad más afectada por la covid-19 en Brasil, el segundo país con más muertes por la enfermedad en el mundo después de Estados Unidos, con 158.000 fallecidos, y el tercer con más casos después de Estados Unidos e India, con 5,5 millones.

EFE

Sigue leyendo

PUBLICIDAD

pUBLICIDAD - MUEBLES DE MADERA

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

Tendencias