Conecta con nosotros

América Latina

Río de Janeiro inaugura albergue para homosexuales que viven en la calle

Publicada

el

Río de Janeiro-homosexuales

La Alcaldía de la ciudad brasileña de Río de Janeiro inauguró este domingo, cuando se conmemora el Día Internacional del Orgullo LGTBI, un albergue con 50 cupos destinado a homosexuales y transexuales que viven en la calle o en situación de vulnerabilidad.

La creación de un Centro Provisional de Acogida para la Población LGTBI, inaugurado en una céntrica calle de la ciudad más emblemática de Brasil, fue una iniciativa de las secretarías municipales de Asistencia Social y Derechos Humanos y de la Coordinación Especial de Diversidad Sexual de Río de Janeiro.

La secretaria municipal de Asistencia Social y Derechos Humanos, Jucelia Oliveira Freitas, dijo que la oferta de alojamiento específicamente para una de las poblaciones más marginadas en Brasil se convirtió en algo urgente con la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, que obligó a la alcaldía a improvisar albergues para todas las personas que viven en la calle.

“El abrigo con cupos destinados al público LGBTI llega en uno de los momentos más críticos que vivimos. Este fue uno de los grupos más fuertemente golpeados por la crisis del COVID-19”, coincidió el coordinador municipal de Diversidad Sexual, Nelio Georgini.

El albergue inaugurado cuenta con habitaciones para dos o tres personas, cada uno con baño individual, así como áreas al aire libre y todos los servicios sociales ofrecidos por la Alcaldía, que estarán a cargo de funcionarios entrenados específicamente para atender a los huéspedes LGBTI.

“Necesitábamos preparar personas que pudiesen tener una mirada específica hacia esa población. No puede haber ningún tipo de discriminación. Ellos tienen que ser tratados como les gusta y como merecen, incluso por su nombre social”, según Freitas.

El albergue también ofrece cursos de capacitación para los huéspedes que quieran buscar oportunidades de trabajo.

“Aquí seremos bien acogidos quienes somos más excluidos de la sociedad. Yo estaba antes en un albergue para mujeres vulnerables (que viven en la calle) pero prefiero este nuevo espacio”, afirmó la transexual Paola de Oliveira Gomes da Silva, una de las primeras huéspedes, citada en un comunicado de la municipalidad.

La también transexual Fernanda Gaspar, que vive en la calle desde finales del año pasado, cuando llegó deportada a Río tras haber vivido 11 años en Italia, afirmó que la población LGBTI sufre mucha discriminación y homofobia en los albergues públicos que acogen a heterosexuales, en donde tienen que compartir habitaciones y baños.

“Aquí podemos estar a más gusto porque todos tenemos las mismas ideas, perspectivas y problemas”, agregó Gomes da Silva, que fue expulsada del apartamento que había alquilado junto con su hermano tras la muerte de éste.

Desde que se registró el primer caso de coronavirus en Brasil la alcaldía de Río ha inaugurado cuatro albergues para personas que viven en la calle, en los que ofrece refugio a 280 personas.

Igualmente, como parte de las conmemoraciones por el Día Internacional del Orgullo, las autoridades de Río de Janeiro lanzarán el lunes su primera campaña de donación de sangre en la que abrirá sus puertas específicamente al público LGBTI.

La campaña inédita será posible porque, en una decisión histórica, la Corte Suprema prohibió el mes pasado las restricciones a que los homosexuales donen sangre en Brasil.

Una ley nacional, declarada inconstitucional de forma unánime por los once magistrados del Supremo, prohibía donar sangre a las personas que hubiesen tenido relaciones sexuales con parejas del mismo sexo en los últimos 12 meses, así hubiesen usado preservativo.

“Donar sangre y salvar vidas siempre fue un deseo de muchos, pero la barrera del prejuicio siempre fue un obstáculo. Derribamos esa barrera y ahora vamos juntos a promover esta campaña”, aseguró el subsecretario de Promoción y de Defensa de los Derechos Humanos de la gobernación de Río de Janeiro, Thiago Miranda.

AGENCIA EFE

También podría leer

América Latina

Perú acumula unas 34.000 muertes “inusuales” desde la llegada de la COVID-19

Publicada

el

Peru

Perú, el sexto país del mundo y el segundo de Latinoamérica con más casos de COVID-19 al acumular 288.477 contagios, registra más de 34.000 muertes inusuales desde la llegada de la pandemia a su territorio, de las que cerca de 10.000 tuvieron al coronavirus como causa confirmada del deceso.

Entre marzo y junio han fallecido en Perú un total de 71.328 personas, un 92 % más que en el mismo periodo de los dos años anteriores, cuando murieron aproximadamente 37.000 personas tanto en 2018 como 2019, según los datos del Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef).

En total son unas 34.300 muertes por encima de las cifras de 2029 y 2018, algo más del triple de los 9.860 decesos confirmados por el virus.

La diferencia son unos 24.400 occisos que pueden ser calificados como sospechosos de COVID-19.

El sistema nacional de defunciones muestra que las cifras de mortalidad para otras causas de muerte se han mantenido en los valores normales durante este periodo, por lo que ese exceso de fallecidos puede deberse directamente a presuntos casos de coronavirus, a falta de una prueba que lo confirmase con exactitud.

Así ha sido advertido en semanas pasadas desde el Grupo de Prospectiva, un conjunto de expertos de diferentes disciplinas que asesora al Gobierno en las medidas a tomar contra la pandemia.

TRES VECES MÁS FALLECIDOS EN LIMA

Lima, el gran epicentro nacional de la pandemia al concentrar el 30 % de la población y el 60 % de los casos de COVID-19, presenta una tendencia similar en los registros de defunciones.

La capital peruana registró entre marzo y junio 32.539 fallecidos, aproximadamente el triple de muertes que se dieron en el mismo periodo en 2018 y 2019 en circunstancias normales, cuando se contabilizaron unos 11.000 decesos.

Tanto en mayo como en junio de 2020 murieron más de 11.000 personas. Eso supone que, de manera consecutiva, en un solo mes se dieron el mismo número de muertes que se suelen registrar a lo largo de cuatro meses.

Los fallecidos en Lima cuya causa de muerte confirmada es el coronavirus suman casi 4.600, por lo que como sospechosas quedarían casi 17.000 defunciones que están por encima de los números habituales de decesos en la capital.

EL CALLAO

Situación similar se vive en el Callao, la ciudad portuaria aledaña a Lima donde se encuentra el puerto y el aeropuerto de la capital. Allí el registro de fallecidos de los últimos cuatro meses arroja un total de 4.248 muertos, tres veces más que el registro de los tres últimos años en ese mismo periodo, que era de 1.400.

Al igual que Lima, el Callao tuvo cuatro veces más fallecidos en mayo (1.681) y junio (1.501) en comparación con un mes sin pandemia donde el registro era de unos 400.

Según las cifras de la COVID-19 ofrecidas por el Ministerio de Salud, en el Callao han fallecido por esta enfermedad 633, por lo que hay más de 2.200 defunciones sospechosas, que se encuentran por encima de los registros habituales.

SIN POSITIVO NO HAY CONFIRMACIÓN

Al igual que el resto de países, Perú solo considera en sus estadísticas oficiales sobre la COVID-19 a los fallecidos que dieron positivo en una prueba, bien sea rápida o molecular (PCR). La mayoría fallecieron en hospitales, aunque hay casi mil personas que han perecido en sus domicilios.

Sin un resultado positivo de una prueba, un fallecido con síntomas de coronavirus nunca ingresará al registro oficial de occisos por COVID-19. Son miles los casos en Perú donde la acta de defunción consigna como causa de muerte “sospecha de COVID-19”, entre otras descripciones como “SARS”.

El protocolo para el tratamiento de fallecidos durante la pandemia impide hacer mayores pruebas sobre los fallecidos, pues ordena una sepultura sin dilaciones y reserva la necropsia solo para casos donde sea exclusivamente fundamental.

“Al ser sospechosa de COVID-19 no podemos informarla mundialmente. Ningún país hace eso”, recordó el ministro de Salud, Víctor Zamora, en una conferencia de prensa durante la primera semana de junio.

El ministro también estimó que hay un 10 % adicional de fallecimientos adicionales que no entran en ninguna estadística ya que estas personas “son enterradas en cementerios clandestinos y sin ninguna certificación”. “Eso sí es un subregistro”, puntualizó.

Desde el 1 de julio Perú levantó la cuarentena nacional, que quedó únicamente activa en siete de las veinticinco regiones, después de haber sido el primer país de América Latina en ordenarla cuando apenas había detectados 71 casos.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

América Latina

El último terremoto descubre pinturas rupestres en el sur de México

Publicada

el

terremoto

El terremoto de 7,4 grados ocurrido el 23 de junio en el sureño estado mexicano de Oaxaca develó una parte de la historia antigua de Santa María Mixtequilla, una municipalidad zapoteca ubicada en la región geográfica del Istmo de Tehuantepec.

El desprendimiento de las rocas del Cerro de la Pasión descubrió dos dibujos pintados hace centenares de años en las piedras que movió el temblor.
Una de estas, de 60 centímetros, es un par de espirales, que se unen en una sola línea con dos trazos paralelos.

Y la otra, de unos 40 centímetros aproximadamente, se asemeja a una persona de pie, sosteniendo al parecer hierbas o un cetro con una de sus manos.
Aunque en localidades de la Sierra Sur de Oaxaca el sismo dejó daños materiales sustanciales, en esta población el temblor les descubrió algo de los orígenes de este municipio, conocido popularmente como “La Venecia del Istmo” por su abundante agua.

Esta peculiar característica la comparte con las cuevas prehistóricas de Yagul, ubicadas en la región central de Oaxaca a 220 kilómetros de Mixtequilla, reconocidas por la Unesco en septiembre de 2010 y en donde se encontraron pinturas de origen prehispánico con similitudes en los trazos y formas de las halladas en Mixtequilla.

Por ejemplo, la pintura del paraje conocido como Caballito Blanco de Yagul parece coincidir con la figura hallada en Mixtequilla de 40 centímetros por sus trazos que parten de un centro hacia afuera.

Las pinturas del sitio Caballito Blanco, datan desde el año 500 antes de Cristo al 200 después de Cristo.

En Yagul, expertos del INAH informaron en 2010 que los autores de estos antiquísimos dibujos habitaron en cuevas elevadas en un periodo cuando el valle de Oaxaca estaba cubierto por el agua.

El desprendimiento de rocas en Mixtequilla no causó daños en la población y las autoridades esperan que el INAH comparta pronto los datos que arrojen sus investigaciones.

El terremoto que sacudió la pasada semana el centro y sur de México dejó diez muertos. En primer momento, la magnitud de movimiento telúrico fue de 7,5, si bien luego se ajustó a 7,4.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

América Latina

Vivir con muertos, el drama en una región boliviana al colapsar un cementerio

Publicada

el

Muertos Bolivia

Enterrar a los muertos en tiempos de COVID-19 se ha vuelto un drama en una región boliviana, donde ante la alta demanda de nichos y cremaciones los familiares deben esperar por días con los cuerpos de los difuntos en sus hogares, con miedo a represalias de sus vecinos.

Darles un entierro digno a los muertos se ha vuelto una peregrinación, con familiares que se acercan todos los días hasta la puerta del Cementerio General de Cochabamba, una de las principales ciudades de Bolivia, esperando una respuesta para llevar el cuerpo de su difunto.

“No nos quieren atender aquí para enterrar a mi familiar, ahora no hay dénde dejar el muerto, lamentablemente ahora está en mi casa, no sé qué voy a hacer, ya son tres días”, contó este miércoles a Efe uno de los afectados, que prefirió no dar su nombre.

Su cuñado falleció el domingo pasado en un hospital en esa ciudad, de algo más de 600.000 habitantes, el acta de defunción señala que las causa de su muerte está “en estudio”, lo que le ha causado más trabas para poder enterrarlo y que tenga que convivir con el cadáver en su propia casa.

A esta situación se añade el temor que tienen los vecinos a que el difunto los “contamine” y que reaccionen de manera violenta con la familia.

“Anoche han venido los vecinos y han querido sacar el cajón y botarlo afuera de mi casa, porque me dijeron que es una contaminación, han venido con palos, he tenido que rogar para que lo entierren ahora, pero no hay solución”, contó.

Ante su desesperación, el hombre pidió a las autoridades que puedan dar una solución inmediata a las familias que están pasando por esta situación.
“Mi temor es llegar a la casa, no sé qué vamos a hacer”, lamentó.

FAMILIARES Y FUNERARIAS PIDEN SOLUCIONES

Un caso similar vive otra mujer, que prefiere no ser identificada, que también busca darle sepultura a un familiar y ante la falta de respuesta amenaza con dejar al muerto en la puerta de casa de un concejal o en la plaza frente a la Alcaldía.

“Hacer retornar el cuerpo al barrio va a ser para que la gente misma venga en contra de nosotros, incluso estamos con miedo que nos apedreen, porque la gente no quiere, ahora qué voy a hacer”, dijo a Efe la mujer.

Rayi Mitre, una de las representantes de las funerarias en esa ciudad, indicó a Efe que esta misma situación se repite en al menos 40 hogares que esperan un espacio en el cementerio.

“Tenemos fallecidos desde el 25 de junio que no tenemos dónde enterrarlos, los cementerios que tienen tierra no nos aceptan, qué vamos a hacer”, cuestionó.

Mitre sostuvo que es necesario que las autoridades den una solución inmediata y que habiliten más espacios para los entierros o dar paso a un cementerio exclusivamente para positivos de COVID-19, para evitar esta dramática situación.

El martes las funerarias salieron a protestar con sus coches fúnebres al centro de la ciudad, para pedir que la Alcaldía dé más espacios para entierros y que se habilite otro horno crematorio.

Esta semana, los trabajadores del Cementerio General se declararon en emergencia y pidieron que les hagan pruebas rápidas de coronavirus, ante la muerte de uno de sus compañeros.

A esta situación se le añade el colapso de hospitales que carecen de los insumos, personal y equipamiento necesarios, una situación que se repite en varias regiones del país.

Actualmente son 1.123 fallecimientos y 33.219 casos de coronavirus en el país, con Cochabamba entre las regiones más afectadas.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Tendencias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies