Conecta con nosotros
Australia Australia

Oceania

Una fuerte tormenta mata a 3 personas y contamina el agua en el sur de Australia

Publicado

el

Por

Las fuertes tormentas que azotaron la noche del jueves al estado de Victoria, en el sur de Australia, se saldaron con la muerte de tres personas, dejaron a más de 50.000 hogares sin electricidad y contaminaron el agua que abastece a 88 barrios de la ciudad de Melbourne, informaron las autoridades.

Los fuertes vientos de más de 124 kilómetros que afectaron a la ciudad de Melbourne, confinada por un rebrote de la COVID-19, y el sur de Victoria, provocaron la caída de los árboles, algunos de ellos sobre las tres víctimas mortales

El jefe del gobierno de Victoria, Daniel Andrews, dio su pésame a las familias de los fallecidos, entre ellos un niño de cuatro años, durante una rueda de prensa en Melbourne, en la que detalló que un joven fue herido mientras conducía durante la tormenta está recibiendo tratamiento hospitalario.

Andrews informó que el fuerte temporal dejó a más de 56.000 viviendas de Melbourne y Victoria, el segundo más poblado del país, sin electricidad, así como también hizo agua contaminada entrara en una reserva de agua potable que abastece a 250.000 hogares.

La empresa gubernamental de agua Yarra Valley emitió un comunicado pidiendo a los usuarios de 88 barrios de Melbourne que hiervan el agua antes de beberla.

Por otro lado, el gobierno de Victoria emitió una serie de directrices para permitir desplazamientos restringidos, en medio de las medidas de confinamiento, para comprar material para reparar las viviendas dañadas por las tormentas.

El gobierno de Victoria, que reportó este viernes 113 casos de COVID-19 y 12 fallecidos, mantiene bajo fuerte confinamiento, con toque de queda nocturno, a la ciudad de Melbourne, hasta mediados de septiembre, y al resto de su territorio en un confinamiento moderado.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oceania

Australia entra en recesión por primera vez en casi 30 años por la COVID-19

Publicado

el

Por

Australia

Australia registró hoy una caída del producto interior bruto (PIB) en un 7 por ciento en el trimestre que terminó en junio, el peor descenso de su historia, y entró en su primera recesión en casi tres décadas.

“La pandemia mundial y las políticas de contención conexas provocaron una caída del 7,0% del PIB en el trimestre de junio. Esta es, por un amplio margen, la mayor caída del PIB trimestral desde que se iniciaron los registros en 1959”, dijo el jefe de las Cuentas Nacionales de la Oficina Australia a de Estadísticas, Michael Smedes en un comunicado.

En el primer trimestre del año, el PIB australiano, que había registrado casi 30 años de crecimiento consecutivo incluso durante la crisis financiera internacional, cayó un 0,3 por ciento, con lo que acumula dos trimestres negativos seguidos, lo que técnicamente es considerado una recesión.

EFE

Sigue leyendo

Oceania

Autor de la masacre de 51 personas en Nueva Zelanda no mostró “remordimiento”

Publicado

el

Nueva Zelanda

El autor confeso del ataque a dos mezquitas en Nueva Zelanda el 15 de marzo de 2019, que se saldó con 51 muertos, no mostró “remordimiento” por los “crímenes contra la humanidad” que perpetró, según testimonios dados este martes por los familiares de las víctimas ante un tribunal de este país.

El australiano Brenton Tarrant, de 29 años, afronta un proceso condenatorio en el Tribunal Superior de la ciudad de Christchurch, que comenzó el lunes y se prevé termine el jueves, por 51 cargos por asesinato, 40 de intento de asesinato y uno por terrorismo por los atentados.

En la segunda vista este martes, Tarrant escuchó impasible las recriminaciones y los testimonios desgarradores de quienes perdieron a sus seres queridos en los tiroteos en las mezquitas Al Noor y Linwood de Christchurch.

Angela Armstrong, quien perdió a su madre Linda, centró su testimonio en “el efecto dominó” de las balas disparadas con armas semiautomáticas en su vida y en la sociedad, así como de la “culpa” que sintió por no haber escuchado más a su madre, una neozelandesa convertida al Islam.

Armstrong recalcó que espera que el “efecto dominó” del atentado en algún momento le toque al terrorista supremacista por los “crímenes contra la humanidad” que cometió este australiano que llegó a Nueva Zelanda en 2017.

El sobrino de Armstrong, Kyron Gosse, tildó al acusado de “un cobarde que se esconde detrás de grandes armas poderosas” y le reclamó “no haber recibido una disculpa ni una señal de remordimiento por sus actos despreciables” que cometió en Nueva Zelanda, un país que no era el suyo.

Si bien Gosse remarcó que no siente deseos de venganza, pidió al juez que se asegure que “este hombre nunca pueda herir a ninguna alma viviente”, según el acceso remoto de Efe al proceso condenatorio.

Por su lado, Ambreen Naeem, cuyo testimonio fue leído por su acompañante, dijo que el castigo que se aplique contra el acusado “debería continuar para siempre”, al expresar el dolor que siente por la pérdida de su esposo Naeem Rashidy, que murió intentando detener al agresor, y su hijo mayor, Talha Naeem.

Entre lágrimas contenidas durante toda la jornada, los testimonios de los sobrevivientes y los familiares de las víctimas se dieron uno tras otro, con los recesos reglamentarios, explicando el impacto de los hechos en sus vidas, aunque remarcando que este acto terrorista ha generado mas tolerancia mundial,

“He fortalecido mi voz y mi capacidad de hablar cuando es importante, por la justicia social. Tras los hechos del 15 de marzo, ya no tengo que esconder mi fe en el trabajo”, dijo Junaid Ismail, quien perdió a su hermano Raesh.

Se prevé que Tarrant, quien evitó someterse a un juicio de seis semanas tras declararse culpable por los ataques tras declararse culpable en marzo pasado, sea condenado a prisión indefinida sin derecho a fianza.

EFE

Sigue leyendo

Oceania

Nueva Zelanda advierte que el brote local de COVID-19 empeorará en los próximos días

Publicado

el

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, aseguró este jueves que el brote local de la COVID-19 va a “empeorar” en los próximos días, tras sumar desde el martes 17 infectados por transmisiones dentro del país después del alcanzar los 102 días sin contagios.

“Como aprendimos en nuestra primera experiencia con la COVID-19, una vez que se identifica un brote, éste crece antes de reducirse”, dijo Ardern.

La mandataria ordenó hace dos días un breve confinamiento, desde el miércoles y que dura hasta la medianoche del viernes, para los 1,7 millones de habitantes de Auckland, la ciudad más poblada del país, además de poner en cuarentena a todos los centros de ancianos e imponer medidas de restricción para el resto del país.

El gabinete de Ardern, alabada internacionalmente por su gestión de la pandemia, decidirá mañana si extiende las medidas restrictivas conforme a la evolución de la situación.

Este jueves se confirmaron 13 nuevos contagios por transmisión local en varios lugares de Auckland, todos vinculados de alguna manera con los cuatro miembros de una familia que dieron positivo el martes y residen en el sur de la ciudad, zona cuya población es principalmente isleña y de bajos ingresos.

LA COVID-19 SE EXPANDE POR AUCKLAND

Entre los nuevos infectados se cuentan una estudiante, tres trabajadores de la empresa de transporte y refrigeración Americold y siete familiares de estos, además de un trabajador de una entidad de préstamos y un pariente de este, precisó este jueves el director general de Salud de Nueva Zelanda, Ashley Bloomfield.

Las autoridades continúan con su trabajo de rastreo para detectar nuevos casos, tras hacer más de 4.000 test la víspera, y averiguar la procedencia desconocida de este nuevo brote dentro del país.

Del total de 17 casos por transmisión local, 11 de ellos, entre trabajadores y familiares, están vinculados a la planta Americold de Auckland, y según Bloomfield, ésta “parece claramente ser el lugar del brote”, aunque las autoridades “ahondarán (sus investigaciones) para ver qué pasó exactamente”.

RASTREANDO EL ORIGEN

El director gerente de Americold para Australia y Nueva Zelanda, Richard Winall, dijo hoy a la cadena australiana ABC que si bien se han detectado recientemente dos casos en la planta de la ciudad australiana de Melbourne, su almacén no transporta mercancía a Auckland.

Winall también precisó que el almacén de Auckland recibe mercancías de 15 países, incluyendo Australia, China y Estados Unidos.

Por su lado, el profesor Shaun Hendy, de la Universidad de Auckland, comentó que es probable que el virus haya sido introducido al país por un viajero procedente del extranjero, dijo a la cadena neozelandesa TVNZ.

“Si la familia (cuyos casos se reportaron el martes) tuvieron contacto con un caso importado (no detectado), entonces puede haber unas 25 personas infectadas y en el peor de los casos, cien”, recalcó.

CUARENTENAS VIGILADAS

Bloomfield también ordenó que los infectados localmente sean enviados a centros de cuarentena, una medida que se aplicaba hasta la fecha solamente para las personas que llegaban del extranjero.

“Estas instalaciones se han creado específicamente y tienen recursos excelentes (…) Esto nos ayudará a evitar cualquier propagación inadvertida en la comunidad”, apuntó en un comunicado.

La autoridad médica también confirmó hoy un nuevo caso importado: una mujer procedente de Filipinas que se encuentra en un centro de cuarentenas para viajeros internacionales, por lo que el país acumula desde el inicio de la pandemia 1.238 infecciones, incluyendo 22 muertos, de los cuales 36 casos permanecen activos.

El gobierno de Nueva Zelanda, que impuso el confinamiento en todo el país en marzo, cuando tenía unos 50 casos de COVID-19 entre una población de 4,8 millones de habitantes, logró retornar a la práctica normalidad a principios de junio tras supuestamente eliminar al virus.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias