Conecta con nosotros
Donald Trump Donald Trump

América del Norte

Trump pide a Pence en Twitter que frene la certificación del triunfo de Biden

Publicado

el

El mandatario de EE.UU., Donald Trump, intentó convencer este miércoles por Twitter a su vicepresidente, Mike Pence, de que rechace la confirmación de la victoria electoral de Joe Biden en la sesión de certificación de hoy en el Congreso, algo que no tiene precedentes y que no tendría valor legal.

Según las leyes que rigen el proceso electoral de EE.UU., ambas cámaras del Congreso deben reunirse este día en una sesión conjunta para abrir y contar los certificados de los votos electorales correspondientes a cada estado del país.

La sesión, que debe estar dirigida por el vicepresidente estadounidense -en este caso, el republicano Mike Pence-, normalmente es una mera formalidad para validar unos resultados que corroboró el Colegio Electoral, que se reunió el pasado 14 diciembre en cada estado y ratificó la victoria de Biden en las presidenciales de noviembre.

“Los estados quieren que se corrijan los votos, que saben que están basados en irregularidades y fraude, además de un proceso corrupto que no recibió apoyo legislativo. Todo lo que Mike Pence tiene que hacer es enviar (los votos del Colegio Electoral) de vuelta a los estados y GANAREMOS. Hazlo, Mike ¡Es el momento de la valentía extrema!”, animó Trump en un tuit.

Según el gobernante, que perdió las elecciones de noviembre frente al demócrata Joe Biden, pero no quiere admitir su derrota, “los estados quieren que se rehagan las votaciones. Han hallado que se votó en FRAUDE. Las legislaturas (estatales) nunca las aprobaron. Dejemos que lo hagan ¡SEAN FUERTES¡”.

Todos los estados, incluidos aquellos dominados por republicanos, han negado la presencia de fraude electoral masivo y sus Gobiernos han confirmado el escrutinio, con lo que no es necesario que se pronuncien los legislativos estatales, como argumenta Trump.

Joe Biden

El mandatario se ha resistido a la victoria de Biden en las elecciones desde que en noviembre quedó claro que había obtenido más votos que el presidente en los estados clave para confirmar la mayoría de los 538 votos electorales asignados los 50 estados de la Unión.

Desde entonces, el presidente y un equipo legal menguante ha perdido todas las acciones judiciales para desafiar el resultado electoral en los estados más importantes, como Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania o Wisconsin, hasta que el 14 de diciembre todos los estados del país certificaron a qué candidato asignaban sus compromisarios del Colegio Electoral con base en el escrutinio.

Ese día quedó claro que Biden obtuvo 306 de los 270 compromisarios necesarios para ser el próximo presidente de Estados Unidos a partir del 20 de enero.

Normalmente, la ceremonia que se celebra hoy y que preside el vicepresidente en el Congreso no ha sido más que un trámite en el que se rubrica la decisión del Colegio Electoral en cada estado, certificando así la victoria del ganador de la elección presidencial.

El vicepresidente actúa como mero maestro de ceremonias y solo los congresistas o senadores pueden elevar dudas sobre el conteo en ciertos estados, algo que varios legisladores ya han anunciado que harán hoy, pero que no prosperará ya que está garantizada una mayoría simple para resolver esas dudas de los más fieles aliados de Trump en el Legislativo.

Nunca antes en la historia del país un vicepresidente se ha negado a poner su firma a la decisión del Colegio Electoral, algo que si sucede pondría al país en territorio desconocido al desafiar a la enmienda XII de la Constitución y a buen seguro desataría una batalla legal que llegaría al Tribunal Supremo.

Según el diario The New York Times, Pence ha comunicado a Trump que no tiene el poder de bloquear la certificación de la victoria electoral de Biden y que no tiene intención de oponerse en la ceremonia de hoy.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

América del Norte

Estados Unidos ejecuta al último preso a nivel federal del mandato de Trump

Publicado

el

Por

Estados Unidos ejecuta al último preso a nivel federal del mandato de Trump

Estados Unidos ejecutó este sábado a Dustin Higgs, el último preso del corredor de la muerte federal que recibirá la inyección letal bajo el mandato del presidente Donald Trump, cuatro días antes de la llegada al poder de Joe Biden, quien ha prometido abolir ese tipo de sentencia.

Higgs fue el decimotercer preso ejecutado a nivel federal en un plazo de seis meses, desde que el Gobierno de Trump reanudara en julio de 2020 las ejecuciones de los reos que estaban en el corredor de la muerte federal.

Ejecutado de madrugada en Terre Haute (Indiana) por el secuestro y asesinato de tres mujeres en 1996, Higgs fue el tercer preso del corredor de la muerte federal que recibe la inyección letal en lo que va de 2021.

Además, las diez ejecuciones completadas a nivel federal en 2020 convirtieron ese año en el que más sentencias federales de pena de muerte se han llevado a cabo en 125 años, desde 1896, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte (DPIC, por sus siglas en inglés).

No hay más ejecuciones previstas a nivel federal hasta el próximo miércoles, cuando Biden llegará al poder bajo una fuerte presión de su partido y de grupos contrarios a la pena de muerte para acabar con esa práctica, algo para lo que un grupo de legisladores demócratas presentaron esta semana un proyecto de ley.

UNA PRUEBA PARA BIDEN EN ESTADOS UNIDOS

Biden ha prometido abolir la pena de muerte por crímenes juzgados a nivel federal y dar incentivos a los estados para que dejen de buscar sentencias capitales para aquellos delitos que se procesan a nivel estatal.

Su primera prueba al respecto podría estar relacionada con el caso de Dzhokhar Tsarnaev, uno de los autores del atentado del maratón de Boston de 2013, puesto que el Departamento de Justicia bajo Donald Trump ha pedido al Tribunal Supremo de Estados Unidos que restablezca la sentencia de muerte contra ese acusado.

Si el Departamento de Justicia bajo Biden cambia su postura en ese caso y permite que siga en pie la condena a cadena perpetua de Tsarnaev, será una señal temprana de cómo planea abordar el tema el Gobierno del nuevo presidente.

La decisión del exfiscal general de los Estados Unidos nominado por Trump, William Barr, de reanudar las ejecuciones a nivel federal tras casi dos décadas de pausa generó polémica en Estados Unidos, donde la tendencia general en los últimos años había sido la de recurrir cada vez menos a esa sentencia y aplazar el momento de ejecutar las ya emitidas.

Veintidós de los 50 estados del país han abolido ya la pena de muerte en su territorio, mientras que otros 12 llevan más de diez años sin llevar a cabo una ejecución, según DPIC.

Eso provocó que en 2020 hubiera más ejecuciones a nivel federal que en todos los estados juntos, algo inédito en la historia del país.

EL CASO DE HIGGS

Los abogados de Higgs, el último ejecutado de la Presidencia de Trump, intentaron aplazar la aplicación de su sentencia debido a que el preso había contraído covid-19, pero el Tribunal Supremo de Estados Unidos permitió finalmente que saliera adelante.

Higgs defendió hasta el final su inocencia en los crímenes de los que se le acusaban, por el secuestro y asesinato de tres mujeres, mientras sus abogados se quejaban de que el hombre que disparó los tiros letales en ese suceso, Willis Haynes, eludió la pena de muerte y fue condenado en cambio a cadena perpetua.

“Quiero decir que soy un hombre inocente. No ordené los asesinatos”, dijo Higgs justo antes de recibir la inyección letal, según la cadena CNN.

Su ejecución llegó tres días después de la de Lisa Montgomery, la primera mujer en ser ejecutada a nivel federal en más de seis décadas en los Estados Unidos, algo que llevó a la Unión Europea (UE) a recalcar que la pena de muerte es “incompatible con la dignidad humana y el derecho a la vida”.

EFE

Sigue leyendo

América del Norte

Biden firmará una decena de decretos en su primer día en el poder

Publicado

el

Por

Biden

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, tiene preparados decenas de decretos que planea firmar en sus diez primeros días en el poder, incluida una decena de órdenes que rubricará este miércoles, el día de su investidura, afirmó este sábado uno de sus asesores.

Además de enviar el día de su investidura al Congreso una propuesta de reforma migratoria que incluirá una vía a la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados que hay en Estados Unidos e instar al Congreso a que apruebe su plan de estímulo económico de 1,9 billones de dólares, Biden tomará varias medidas de forma unilateral.

LOS DECRETOS DEL PRIMER DÍA

Esas medidas incluyen un decreto para devolver a Estados Unidos al Acuerdo de París sobre el clima y otro que acabará con el veto emitido por el mandatario Donald Trump a la entrada de viajeros procedentes de varios países de mayoría musulmana.

También ordenará una extensión de la moratoria a los pagos de los préstamos estudiantiles en el país, prorrogará las restricciones a los desahucios y ejecuciones hipotecarias, y declarará el uso obligatorio de mascarillas contra la covid-19 en propiedades federales y transportes que crucen líneas estatales.

Así lo anunció este sábado el que será el jefe de gabinete de Biden en la Casa Blanca, Ron Klain, en una carta distribuida por el equipo de transición.

El día siguiente de la investidura, el jueves 21, Biden firmará una serie de decretos relacionados con la pandemia de la covid-19, y centrados en reabrir de forma segura escuelas y negocios, mitigar los contagios mediante una expansión de las pruebas de coronavirus y establecer estándares claros de salud pública, explicó Klain.

El viernes 22, el ahora presidente electo pedirá a su gabinete que tomen “medidas inmediatas para dar alivio económico a las familias trabajadoras que se han llevado la peor parte de esta crisis”, añadió.

REUNIR A LAS FAMILIAS SEPARADAS EN LA FRONTERA

Entre el lunes 25 y el 1 de febrero, Biden firmará más decretos, entre ellos algunos centrados en “restaurar la dignidad del sistema migratorio y las políticas fronterizas”, y “comenzar el proceso difícil pero crucial de reunir a las familias separadas en la frontera”, indicó Klain.

A principios de diciembre, un grupo de abogados que trabaja para reunir a las familias migrantes afectadas por la política de “tolerancia cero” de Trump aseguraron que aún no habían encontrado a los padres de unos 628 niños separados de ellos en la frontera en 2017 y 2018, según NBC News.

En esa primera semana entera en el poder, Biden también tomará medidas para “afrontar la crisis climática con la urgencia que demanda la ciencia”, para “expandir el acceso a cuidados de salud” de personas de bajos ingresos y para “reformar el sistema de justicia criminal”, adelantó Klain.

Se espera que Biden también converse por teléfono con varios líderes de otros países y “tome medidas para restaurar el lugar en el mundo de Estados Unidos”, concluyó.

NUEVOS ASESORES CIENTÍFICOS

La carta de Klain llegó poco después de que Biden presentara a quienes integrarán su equipo científico, incluido un asesor presidencial sobre ciencia que, si es confirmado por el Senado, formará parte del gabinete, algo que nunca había ocurrido y con lo que el presidente electo quiere subrayar la importancia que tiene ese tema para él.

El nominado para convertirse en ese asesor es el geneticista Eric Lander, el principal líder del Proyecto Genoma Humano, que entre 1990 y 2003 logró el mapeo de todos los genes humanos.

También designó a Alondra Nelson como “número dos” de Lander, y a Frances Arnold y Maria Zuber -la primera mujer estadounidense en ganar un premio Nobel de Química, y la primera mujer que lideró una misión con nave espacial de la NASA, respectivamente- como copresidentas del Consejo de Asesores Presidenciales sobre Ciencia y Tecnología.

En un acto en Wilmington (Delaware), Biden dijo que quiso que esos asesores fueran los últimos que designa antes de llegar a la Casa Blanca porque son “los que más impacto tendrán” en el futuro de los niños del país.

EFE

Sigue leyendo

América del Norte

El hombre que intentó entrar en Washington con 500 balas dice que se perdió

Publicado

el

Por

Washington

La Policíaarrestó el viernes a un hombre que intentó entrar en el perímetro cercado del centro de Washington con al menos un arma y más de 500 balas, pero el detenido aseguró este sábado que se había perdido y que no era su intención traer munición a la capital.

El arresto se produjo en un momento de alta tensión en todo el país, pero especialmente en la capital estadounidense, cuyo centro se ha convertido en una fortaleza blindada ante el riesgo de nuevos ataques armados en los días previos a la investidura el miércoles del presidente electo de EE.UU., Joe Biden.

La detención se produjo pasadas las 18:30 del viernes (23:30 GMT), cuando el hombre, identificado como Wesley Allen Beeler, se aproximó a un punto de control policial situado cerca del Capitolio, uno de los muchos ubicados alrededor del perímetro de seguridad que impide entrar en el centro de la capital.

Beeler, de 31 años y residente en Front Royal (Virginia), presentó a los policías una acreditación aparentemente falsa para acceder al perímetro con motivo de la investidura, y reveló que tenía en el vehículo una pistola semiautomática Glock, que resultó estar cargada con 17 balas, según fuentes policiales.

“UN ERROR INOCENTE”

Después del arresto, la Policía se hizo con el arma, con otras 509 balas, 21 cartuchos de escopeta y un cargador para la pistola, indica un informe del Departamento de Policía de Washington al que tuvieron acceso CNN y el diario The New York Times.

Beeler fue arrestado por posesión de un arma no registrada y de munición no registrada, y compareció este sábado ante un juez de Washington, que le concedió la libertad provisional y le ordenó no volver a la ciudad excepto para las audiencias judiciales del caso.

En una entrevista este sábado con el diario The Washington Post, Beeler afirmó que había llegado a la capital para trabajar como agente de seguridad privado para una empresa durante la investidura, y que la acreditación que mostró a los policías era la que le había dado esa compañía.

“Fue un error inocente”, aseguró Beeler, quien dijo que se acercó a los agentes tras haberse “perdido” en la ciudad, que sí tiene licencia para llevar armas, pero la había olvidado en casa, y que no es cierto que llevara más de 500 balas en el automóvil, como afirma la Policía.

SIN INCIDENTES ESTE SÁBADO

Washington y las capitales de los 50 estados del país se encuentran en alerta máxima este fin de semana, después de que un boletín del FBI indicara que tenía información sobre “protestas armadas” previstas en toda la nación entre este sábado y el miércoles 20.

Esas pistas en las redes sociales apuntaban a la posibilidad de un segundo asalto al Congreso de EE.UU. tras el registrado el pasado 6 de enero, así como a edificios de capitolios estatales en las capitales de cada estado.

Como consecuencia, todos los estados del país han tomado medidas: Texas clausuró su capitolio estatal durante varios días, Michigan activó su Guardia Nacional y California ordenó erigir una cerca de alambre en torno a su congreso estatal en la ciudad de Sacramento.

A última hora de la tarde de este sábado no se habían producido incidentes importantes, aunque sí hubo pequeñas protestas de seguidores del presidente saliente Donald Trump en al menos dos estados: Texas y Minnesota.

En Austin, la capital de Texas, un grupo reducido de manifestantes armados se congregaron frente al Capitolio sin que se produjera ningún enfrentamiento; mientras que en Minnesota, unos 50 seguidores de Trump se presentaron ante un congreso estatal rodeado por cientos de agentes de seguridad.

Mientras, la red social Facebook anunció este sábado que prohibirá temporalmente, hasta después de la investidura de Biden, aquellos anuncios que promocionen accesorios para armas y otros objetos militares.

Se espera que hasta 25.000 militares de la Guardia Nacional estén activos en Washington para el miércoles -el quíntuple de los soldados desplegados ahora en Afganistán e Irak-, lo que convertirá la investidura de Biden en la que cuenta con mayor despliegue de seguridad de la historia de Estados Unidos.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias