2023, el año más caluroso de la historia: ¿qué podemos hacer para evitar el colapso climático?

Si pensabas que 2023 era un año normal, te equivocas. Según un nuevo informe de la Unión Europea, este año ha sido el más caluroso jamás registrado en la Tierra, superando todos los récords anteriores. ¿Qué significa esto para el clima y el futuro del planeta?

El informe, elaborado por el Servicio de Cambio Climático Copernicus, revela que la temperatura media global de 2023 fue 1,4 grados centígrados superior a la de la época preindustrial, acercándose peligrosamente al límite de 1,5 grados que los países firmantes del acuerdo de París se comprometieron a no sobrepasar.

Este límite es crucial para evitar los peores impactos del cambio climático, como sequías, inundaciones, incendios, huracanes y extinción de especies.

El planeta arde: 2023 rompe todos los récords de temperatura

Brasil alerta de una ola de calor en nueve estados con cinco grados por encima de la media

La causa principal de este aumento de temperatura es la quema de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas, que emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera y atrapan el calor del sol.

A esto se suma el fenómeno natural de El Niño, que calienta las aguas del Pacífico y altera los patrones climáticos globales. La combinación de ambos factores ha provocado que todos los meses desde junio hayan sido los más calurosos de la historia, y que noviembre haya batido todos los récords, con una temperatura media global de 1,75 grados centígrados por encima de la preindustrial, y dos días que superaron los 2 grados.

Estas cifras son alarmantes y muestran que el planeta se está calentando a un ritmo acelerado y sin precedentes. Los efectos ya se están sintiendo en todo el mundo, con olas de calor extremas que han causado cientos de muertes en Europa, América del Norte y Asia, incendios forestales devastadores en Australia, Siberia y California, y un aumento del nivel del mar que amenaza a las islas y las zonas costeras.

Los científicos advierten de que si no se reduce drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, el calentamiento global podría superar los 1,5 grados en los próximos años, lo que tendría consecuencias catastróficas e irreversibles para la humanidad y la naturaleza.

Las olas de calor son más intensas y duraderas en las aguas profundas del mar

Por eso, es urgente que los líderes mundiales tomen medidas ambiciosas y efectivas para frenar el cambio climático. En estos momentos se está celebrando en Dubai la COP28, la conferencia anual de las Naciones Unidas sobre el clima, donde se está debatiendo cómo acelerar la transición hacia una economía baja en carbono y cómo apoyar a los países más vulnerables al cambio climático.

Sin embargo, las negociaciones están siendo difíciles y hay mucha resistencia por parte de algunos países productores de petróleo y gas a abandonar sus fuentes de ingresos. Además, muchos países desarrollados no están cumpliendo con sus compromisos de financiación climática ni con sus objetivos de reducción de emisiones.

Es necesario que la COP28 llegue a un acuerdo justo y vinculante que refleje la urgencia y la gravedad de la situación. No podemos permitirnos otro año como 2023. El futuro del planeta está en juego y depende de nosotros actuar ahora para evitar lo peor.

Europa se asfixia con otra ola de calor tras el informe que alerta del aumento de fenómenos extremos

¿Qué consecuencias tiene este récord de calor?

El hecho de que 2023 sea el año más caluroso jamás registrado tiene implicaciones graves para el medio ambiente y la sociedad.

Según el informe del IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), si la temperatura global supera los 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, se producirán cambios irreversibles en los ecosistemas y los recursos naturales. Por ejemplo:

– Se perderán entre el 70% y el 90% de los arrecifes de coral.
– Se derretirán grandes extensiones de hielo polar y glaciares.
– Se elevará el nivel del mar entre 26 y 77 centímetros.
– Se reducirá la disponibilidad y calidad del agua potable.
– Se incrementará el riesgo de hambruna, pobreza y conflictos.
– Se afectará la salud humana por el aumento de enfermedades infecciosas, golpes de calor y estrés psicológico.

Lea también: Australia ha vivido su invierno más caluroso desde 1910

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las mejores noticias!