Cuántos huevos al día son buenos para tu salud: mitos y verdades sobre este alimento

Sandra Hoyos

Los huevos son uno de los alimentos más completos y versátiles que existen. Contienen proteína de alta calidad, grasas saludables, vitaminas, minerales y antioxidantes. Sin embargo, muchas personas tienen dudas sobre cuántos huevos son saludables al día, ya que se cree que pueden aumentar el colesterol y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

En este artículo te vamos a explicar por qué los huevos son buenos para tu salud y cuántos puedes comer al día sin problemas. También te daremos algunos consejos para incorporarlos a tu dieta de forma equilibrada y variada.

¿Por qué los huevos son buenos para tu salud?

Los huevos son una fuente de proteína de alta calidad, es decir, que contienen todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita para formar tejidos, hormonas, enzimas y anticuerpos. Además, la proteína de estos tiene una alta digestibilidad y biodisponibilidad, lo que significa que se aprovecha mejor que la de otros alimentos.

Los huevos también aportan grasas saludables, principalmente monoinsaturadas y poliinsaturadas, que ayudan a regular el colesterol y la presión arterial. Entre estas grasas se encuentra el omega-3, un ácido graso esencial que tiene efectos antiinflamatorios y beneficiosos para el cerebro y el corazón.

También son ricos en vitaminas, especialmente del grupo B, que intervienen en el metabolismo energético, la función nerviosa y la producción de glóbulos rojos. También contienen vitamina A, que es importante para la visión, la piel y el sistema inmunitario; vitamina D, que favorece la absorción del calcio y la salud ósea; vitamina E, que tiene propiedades antioxidantes; y vitamina K, que participa en la coagulación sanguínea.

Los huevos también aportan minerales como el hierro, el zinc, el selenio, el fósforo, el yodo y el magnesio, que cumplen diversas funciones en el organismo. Entre ellas se destacan el transporte de oxígeno, la síntesis de proteínas, la defensa contra los radicales libres, la formación de huesos y dientes, la regulación de la tiroides y la relajación muscular.

Estos contienen además antioxidantes como la luteína y la zeaxantina, que se encuentran en la yema y protegen la salud ocular. Estos compuestos previenen el daño oxidativo causado por la luz solar y reducen el riesgo de cataratas y degeneración macular.

¿Cuántos huevos son saludables al día?

La cantidad de huevos que puedes comer al día depende de varios factores, como tu edad, tu peso, tu actividad física, tu estado de salud y tus preferencias alimentarias. No hay una respuesta única para todos, pero se puede establecer un rango orientativo basado en la evidencia científica.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo moderado de este alimento no aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares en personas sanas. De hecho, algunos estudios han encontrado que comer hasta un huevo al día puede tener efectos positivos sobre el colesterol HDL (el bueno) y la presión arterial.

Sin embargo, si tienes algún problema de salud como diabetes, hipercolesterolemia o antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, es conveniente que consultes con tu médico o nutricionista antes de consumir huevos. En estos casos, se recomienda limitar el consumo a dos o tres por semana.

También hay que tener en cuenta que estos son un alimento muy saciante, por lo que pueden ayudarte a controlar tu apetito y tu peso. Pero esto no significa que puedas comer todos los huevos que quieras, ya que también aportan calorías y deben formar parte de una dieta equilibrada y variada.

En general, se puede decir que un consumo saludable de huevos oscila entre tres y siete por semana, dependiendo de tus necesidades y objetivos. Lo ideal es que los combines con otros alimentos como verduras, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas, para obtener una alimentación completa y diversa.

¿Cómo preparar los huevos de forma saludable?

La forma de preparar los huevos también influye en su valor nutricional y en su efecto sobre la salud. Algunas formas de cocción pueden alterar o destruir algunos de sus nutrientes, mientras que otras pueden añadir grasas o calorías innecesarias.

La forma más saludable de cocinarlos es hervirlos o escalfarlos, ya que se conservan todos sus nutrientes y no se añaden grasas. También puedes hacerlos revueltos o en tortilla, pero usando una sartén antiadherente y poco aceite. Evita freírlos o rebozarlos, ya que aumentan su contenido calórico y graso.

También puedes usarlos para hacer recetas como ensaladas, cremas, pasteles, quiches o flanes, pero siempre eligiendo ingredientes saludables y evitando el exceso de sal, azúcar o grasas saturadas.

Lea también: Aceite y colesterol: la cantidad exacta que debes consumir para cuidar tu salud

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las mejores noticias!

ETIQUETADO:
Comparte este artículo
Exit mobile version