Cuidados especiales para las zonas sensibles de la piel de las personas mayores

La piel es el órgano más grande del cuerpo y cumple funciones vitales como protegernos de las infecciones, regular la temperatura y percibir el tacto. Sin embargo, con el paso de los años, la piel se vuelve más fina, seca y frágil, lo que aumenta el riesgo de lesiones, irritaciones y enfermedades. Por eso, es importante cuidar la piel de las personas mayores con hábitos saludables y productos adecuados.

En este artículo te damos algunos consejos para mantenerla en buen estado y prevenir problemas como la deshidratación, las úlceras por presión, las infecciones o el cáncer de piel.

Los mejores hábitos para cuidar la piel de los adultos mayores

– Hidratación: La piel de las personas mayores pierde capacidad para retener agua, por lo que se seca con facilidad. Para evitarlo, es recomendable beber al menos 1,5 litros de agua al día y aplicar una crema hidratante después de la ducha o el baño. La crema debe ser específica para pieles maduras y contener ingredientes como el ácido hialurónico, la urea o la glicerina.

– Limpieza: La higiene es fundamental para evitar la acumulación de suciedad, sudor y bacterias que pueden causar infecciones o mal olor. Sin embargo, hay que evitar los productos agresivos que puedan resecar o irritarla, como los jabones perfumados o los alcoholes. Lo mejor es usar un gel suave con pH neutro y secar con una toalla suave sin frotar.

– Protección solar: El sol es uno de los principales factores que aceleran el envejecimiento y favorecen la aparición de manchas, arrugas y cáncer de piel. Por eso, es imprescindible proteger la piel de las personas mayores del sol con un filtro solar de al menos 30 FPS y evitar la exposición directa entre las 10 y las 16 horas. También se recomienda usar sombrero, gafas de sol y ropa ligera que cubra la mayor parte del cuerpo.

– Nutrición: La alimentación también influye en la salud de la piel, ya que le aporta los nutrientes necesarios para su regeneración y defensa. Una dieta equilibrada para las personas mayores debe incluir frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, pescado, carne magra, huevos, lácteos y frutos secos. Estos alimentos contienen vitaminas, minerales, antioxidantes y ácidos grasos esenciales que ayudan a mantener la piel hidratada, elástica y resistente.

– Cuidados especiales: Algunas zonas de la piel de las personas mayores requieren una atención especial por su mayor sensibilidad o exposición. Por ejemplo, los pies deben lavarse a diario con agua tibia y jabón suave, secarse bien entre los dedos y revisarse en busca de heridas, callos o hongos.

Las uñas deben cortarse rectas y limarse suavemente para evitar que se encarnen o se infecten. Las manos deben hidratarse con frecuencia y protegerse con guantes cuando se realizan tareas domésticas. La boca debe limpiarse después de cada comida con un cepillo suave y una pasta dental con flúor. Los labios deben hidratarse con un bálsamo labial con protección solar.

Estos son algunos consejos para cuidar este órgano en las personas mayores y mantenerla sana y bonita. Recuerda que esta refleja nuestro estado de salud y bienestar, por lo que debemos tratarla con cariño y respeto.

Lea también: Julián Gil, diagnosticado con cáncer de piel por segunda vez

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las mejores noticias!