Conecta con nosotros
Guinea confía en frenar el ébola con la experiencia de la crisis de 2014-2016 Guinea confía en frenar el ébola con la experiencia de la crisis de 2014-2016

Salud

Guinea confía en frenar el ébola con la experiencia de la crisis de 2014-2016

Publicado

el

Por

A pesar de que desde que el pasado 13 de febrero Guinea-Conakri ha confirmado siete casos de ébola y cinco de ellos han fallecido, las autoridades sanitarias del país confían en que podrán contener el brote en marzo tras la experiencia adquirida en la epidemia que sufrió África occidental entre 2014 y 2016.

“Hemos fijado el 31 de marzo como fecha límite para garantizar que no se hable más de casos de ébola en Gouécké (ciudad de la región de N’Zérékoré, sur de Guinea, donde se inició el brote)”, dijo hoy el director de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria (ANSS), Sakoba Keïta, citado por el medio local Guinée114.com.

Aunque no haya nuevos casos sospechosos o confirmados, la ANSS redacta cada día un informe sobre la evolución de la enfermedad, confirmada tras sufrir síntomas de ébola varios asistentes al entierro de una enfermera el 1 de febrero en Gouecké.

Según declaró hoy a Efe el jefe de comunicación de la ANSS, Jean Traoré, “la situación está controlada, por el momento, y se han tomado las medidas oportunas para contener este brote lo antes posible”.

“Esta vez tenemos un sistema de vigilancia que ha detectado rápidamente los primeros casos. Se les está haciendo un seguimiento y se está esperando a que termine el periodo de incubación de la enfermedad (21 días) para ver cómo evoluciona la situación en general”, explicó Traoré.

Para Luis Encinas, experto en fiebres hemorrágicas de Médicos Sin Fronteras (MSF), “generalmente, cuando empiezan a verse casos es porque ya estamos en una situación avanzada”.

“No hay que ser alarmista, pero hay que tener en cuenta que, si no se actúa con todos los protocolos que deben seguirse, la situación puede evolucionar hacia una situación descontrolada y entonces serán otras acciones las que se deberían poner en marcha”, señaló hoy a Efe en una entrevista por teléfono.

Por su parte, el director regional en África occidental de la ONG CARE International, Balla Sidibé, elogió, en declaraciones a Efe, la “proactividad de Guinea a la hora de declarar los casos y facilitar así una respuesta más rápida que en el pasado”.

ALERTA EN LA REGIÓN

El recuerdo de la epidemia en África occidental entre 2014 y 2016, en la que fallecieron al menos 11.300 personas y 28.500 enfermaron y que fue la peor de la historia, ha puesto en alerta a la región y países como Liberia, Sierra Leona, Nigeria o Costa de Marfil ya han anunciado medidas de prevención.

El pasado día 17, ante el temor de un posible caso en Sierra Leona, país fronterizo con Guinea-Conakri y Liberia y que fue de los más afectados en 2014-2016, el ministerio de Sanidad declaró en un comunicado que no se había registrado ningún caso.

Igualmente, indicó que están realizando una “búsqueda activa de casos” y “colaborando estrechamente con sus homólogos de Liberia y Costa de Marfil”, así como con el Gobierno de Conakri “para contener la enfermedad por el virus de Ébola y evitar su propagación en Guinea y otros países”.

Por su parte, este jueves las autoridades de Liberia declararon que habían detectado un caso sospechoso de una mujer procedente de N’zérékoré, pero que estaban a la espera de los resultados de los análisis.

LA VACUNA LLEGA EL DOMINGO

El ministerio de Sanidad guineano y la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaron ayer que Guinea recibirá más de 11.000 vacunas contra el ébola este domingo y empezará su campaña de vacunación el lunes.

Se trata de una herramienta de prevención con la que no se contaba en la epidemia de 2014-2016 y que sí ha formado parte de la respuesta estratégica en el décimo brote de ébola en la República Democrática del Congo (2018-2020) y el undécimo que este país sufrió entre junio y noviembre del año pasado.

Con “las medidas ya adoptadas y, sobre todo, la disponibilidad de la vacuna”, se evitará llegar a la “situación crítica” de 2014-2016, aseguró Traoré.

ÉBOLA EN TIEMPOS DE COVID-19

Por otro lado, algunos actores están preocupados por la gestión simultánea de la epidemia de ébola y la pandemia de covid-19, por la que en Guinea-Conakri han enfermado 15.216 personas y 86 han fallecido, según las cifras oficiales.

Traoré advirtió de que “es delicado”, pero que “con el apoyo de nuestros socios habituales y la existencia de un dispositivo funcional conseguimos gestionar ambas al mismo tiempo. Sin duda, es un gran reto, pero tenemos la capacidad y la experiencia para hacerlo”.

Encinas consideró que “la covid-19 es un problema más” que se une a otros problemas sanitarios que sufren las poblaciones en estos países, como la malaria, los partos complicados, el sarampión o la meningitis.

Para Sidibé, que el ébola coincida con el coronavirus genera “un poco de inquietud” y recuerda la presión que sufren los hogares más vulnerables desde hace un año por el cierre de fronteras debido a las medidas contra la covid-19.

Igualmente, en una región donde convergen diversas crisis debido a los conflictos, el cambio climático y la pobreza, para él “no es evidente que se pueda soportar un choque adicional” con la reaparición del ébola, que en 2014-2016 también llegó a Nigeria (19 casos), Senegal (1) y Malí (7).

Sin olvidar que las fronteras en la región son porosas y que hay zonas que escapan al control de las autoridades, Sidibé cree, sin embargo, que “el hecho de que, debido a la covid-19, las fronteras estén bastante controladas ayudará a gestionar mejor el ébola”.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

El contacto piel con piel no aumenta riesgo de contagio de covid para bebés

Publicado

el

Por

El contacto piel con piel no aumenta riesgo de contagio de covid para bebés

El contacto piel con piel no aumenta el riesgo de contagio de covid-19 para los bebés, según confirma un estudio que recoge los datos de 300 madres con coronavirus de 31 países diferentes.

El estudio, impulsado desde la Universidad de Harvard, concluye que el contacto piel con piel y la lactancia es lo mejor para bebés también en pandemia.

Los resultados del estudio, realizado entre los meses de mayo y septiembre de 2020, acaban de ser publicados en la revista ‘Breastfeeding Medicine’ y cuentan con el aval del Ministerio de Sanidad español.

Le puede interesar: OMS: el exceso de confianza en las vacunas puede traer una nueva ola de covid

La investigadora española María Teresa Hernández, coordinadora de la Unidad de Lactancia del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia (este) y presidenta de la IHAN internacional (Baby-Friendly Hospital Initiative Network) es la única firmante española del ‘COVID Mothers Study’.

El estudio no encontró mayor riesgo de contagio entre bebés que realizaron piel con piel durante una hora o más tras el nacimiento, fueron amamantados en la primera hora de vida y se les permitió permanecer cerca de la madre en la misma habitación durante su estancia en maternidad, en comparación con bebés separados de sus madres y que no realizaron estas prácticas.

Es más, la tasa de lactancias maternas con éxito fue 4 veces menor entre los lactantes que fueron separados de sus madres, según fuentes sanitarias.

Tal vez le interese: OPS pide dar prioridad a los más vulnerables en vacunación contra la covid

Asimismo, una de cada 3 madres con covid-19 participantes en el estudio que sufrieron esa separación (la separación se produjo en el 27,9 %) no pudo retomar la lactancia a pesar de sus deseos y de intentarlo tras reunirse con su bebé.

El estudio muestra que la separación debida a la covid-19 fue vivida por ocho de cada diez mujeres (78 %) con angustia y que seis de cada diez (58 %) dijeron sentirse muy angustiadas y estresadas. Esta separación tuvo una duración media de entre 6 y 7 días.

“El ‘COVID Mothers Study’ refuerza la evidencia de que el contacto piel con piel y la lactancia en la primera hora, permanecer en la misma habitación cerca de la madre y la lactancia directa son prácticas seguras para madres infectadas por coronavirus”, afirma María Teresa Hernández.

Puede que le interese: Diputados de Venezuela reciben vacunas antes que ancianos y personal de salud

De hecho, añade, “nuestros resultados muestran que la separación se asocia con daños para bebé y madre y es innecesaria”.

Cuando empezó la pandemia en marzo de 2020, las recomendaciones eran contradictorias y en muchas maternidades se separó a lactantes y madres con covid-19 (o con sospecha de infección).

“Esperamos que los resultados de este estudio y de otros que se están publicando ayuden a mantener el acompañamiento y a proteger las prácticas de humanización y apoyo a la lactancia que tiene tanta importancia para la salud perinatal”, ha apuntado Hernández.

EFE

Sigue leyendo

Salud

Administrar zinc a los pacientes con covid-19 podría ayudar a su recuperación

Publicado

el

Por

Administrar zinc a los pacientes con covid-19 podría ayudar a su recuperación

Administrar zinc a los enfermos de covid-19 puede acelerar su recuperación y evitar que lleguen a estados más graves, según un estudio de médicos e investigadores españoles publicado en la revista Nutrients.

El estudio elaborado por científicos del Hospital del Mar, del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Cataluña (noreste) ha demostrado que los pacientes infectados por el coronavirus SARS-CoV-2 con niveles más bajos de zinc en sangre sufren una mortalidad más alta y un tiempo de recuperación más largo.

En concreto, la mortalidad en los pacientes con menos nivel de zinc en sangre fue del 21 %, frente al 5 % de aquellos con niveles más altos, según el estudio, que ha incluido ensayos in vitro en los que se demostró el efecto protector de este elemento a la hora de limitar la proliferación del coronavirus en las células humanas.

Por eso, los médicos que han realizado la investigación han visto que suplementar con zinc a los pacientes con covid-19 con niveles bajos de este elemento es una estrategia para reducir la mortalidad, el tiempo de recuperación y evitar los peores efectos de la enfermedad en los grupos de riesgo, como las personas de más edad.

El trabajo, liderado por Robert Güerri, médico del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar, ha analizado los niveles de zinc de 249 pacientes adultos tratados en el centro entre el 9 de marzo y el 1 de abril de 2020, con una edad media de 65 años y con síntomas más frecuentes de fiebre, tos y disnea.

A todos estos pacientes les analizaron sus niveles de zinc en sangre, considerando niveles bajos aquellos situados por debajo de los 50 μ/dl.
Güerri ha explicado que “el zinc es un elemento esencial para el mantenimiento de una gran variedad de procesos biológicos, y la alteración de sus niveles provoca un incremento de la susceptibilidad a infecciones y un incremento de la respuesta inflamatoria”.

Por eso, “dadas las comorbilidades asociadas al déficit de zinc y por su acción inmunomoduladora y antiviral, los niveles de este elemento y su suplementación pueden ser herramientas útiles para tratar los casos de covid-19”.

El estudio observó que uno de cada 4 pacientes presentaba niveles bajos de zinc y que este grupo tenía síntomas más graves, así como niveles más elevados de inflamación, medidos a partir de dos marcadores, tanto la proteína C reactiva (PCR) como la interleucina 6 (IL-6), que indican la respuesta inflamatoria.

Su estancia hospitalaria fue, en promedio, 3 veces más larga que la de los pacientes con niveles más elevados de zinc (25 días frente a 8).
Con relación a la mortalidad, los niveles de zinc eran significativamente más elevados en los enfermos que sobrevivieron a la infección, 62 μ/dl, frente a los 49μ/dl de los que murieron.

Mientras que uno de cada 5 pacientes con niveles bajos de este elemento murió, aquellos que presentaban niveles más elevados a la hora de la admisión en el hospital sufrieron una mortalidad del 5 %.

Así, el estudio revela que el incremento de una unidad de zinc en el plasma sanguíneo está directamente vinculado a la reducción de un 7 % del riesgo de morir por coronavirus.

Según Güerri, “hemos demostrado la importancia de los niveles de zinc en la sangre de los pacientes como un predictor adicional de pronóstico en covid-19, así como su potencialidad como herramienta terapéutica de tratamiento. Por ello, proponemos esta variable como un nuevo parámetro para predecir la evolución de los enfermos y proponemos iniciar ensayos clínicos sobre suplementar con zinc a pacientes con niveles bajos ingresados ​​con coronavirus SARS-CoV-2”.

Los grupos de investigación de Rubén Vicente y Juana Díez en la Universidad (UPF) se han encargado de estudiar en paralelo el efecto de los niveles de zinc con la capacidad de expansión del virus, mediante técnicas in vitro.

Los resultados obtenidos corroboran que el mal pronóstico en los pacientes con bajas concentraciones de zinc está causado tanto por el efecto que su carencia provoca en el desequilibrio inmune como por el incremento de la carga viral, ya que observaron que los niveles bajos de zinc promueven la expansión viral en las células infectadas.

EFE

Sigue leyendo

Salud

La cepa brasileña puede sortear anticuerpos de la Coronavac, sugiere estudio

Publicado

el

Por

Coronavac - anticuerpos

La variante brasileña del coronavirus, originaria del estado de Amazonas (P.1), puede escapar de los anticuerpos que genera la vacuna del laboratorio chino de Sinovac, conocida como Coronavac, según un estudio preliminar dirigido por dos universidades de Brasil.

Los resultados fueron obtenidos a partir de una pequeña muestra de ocho pacientes que recibieron las dos dosis del inmunizante chino, que es el más utilizado hasta el momento en el país suramericano, uno de los más castigados por la pandemia.

Científicos de la Universidad de Sao Paulo (USP) y la Universidad de Campinas (Unicamp) recogieron plasma de esos ocho voluntarios que participaron en los ensayos clínicos con la fórmula de Sinovac y probaron su efectividad con el linaje detectado por primera vez en enero de este año, en Manaos, capital de Amazonas.

El análisis de los datos “sugiere que la P.1. podría escapar de los anticuerpos neutralizadores inducidos por una vacuna con virus inactivado”, como es el caso de la Coronavac, indicó el informe.

El estudio fue publicado en la víspera en el apartado de artículos aún no revisados por otros científicos de la revista The Lancet.

Las autores remarcaron que se necesitan investigaciones con muestras mayores para confirmar sus hallazgos y afirmaron que para casos graves de covid-19 no sólo entran en juego los anticuerpos que produce la Coronavac, sino también otros elementos del sistema inmunológico, como los linfocitos de memoria.

En este sentido, consideran que para detener la diseminación de la nueva cepa por el país podría ser necesaria la administración de una tercera dosis de refuerzo de la vacuna modificada para la variante brasileña u otras.

El estudio también indica que los anticuerpos que produce una persona previamente infectada con el coronavirus no parecen ser capaces de bloquear la variante brasileña, según los análisis del plasma de 19 pacientes que consiguieron superar la covid-19, antes de la irrupción de la nueva cepa.

“P.1 puede escapar de las respuestas de anticuerpos generados por una infección previa de SARS-CoV-2, por lo que la reinfección podría ser plausible con variantes con mutaciones en la proteína ‘spike'”, apuntaron los investigadores.

La proteína ‘spike’ es el elemento que usa el coronavirus para penetrar en las células humanas y las mutaciones en esta región están asociadas a un mayor índice de infección del virus.

Los resultados preliminares de este estudio se unen a otros dos publicados la semana pasada que apuntan a que la P.1 puede tener una carga viral hasta diez veces más elevada, por lo que sería más transmisible, y es capaz de evadir el sistema inmune de aquellas personas que ya tenían anticuerpos.

Según datos oficiales, ya se han detectado casos de la variante brasileña en 17 de los 27 estados del país, así como en otros países, que han optado por suspender temporalmente los vuelos procedentes de Brasil para evitar que se expanda en sus territorios.

Brasil es el segundo país con más muertes asociadas a la covid-19, con casi 256.000, y el tercero con más infectados, con 10,6 millones de casos, aunque los especialistas sanitarios estiman que ese último número podría ser hasta dos o tres veces mayor.

Desde noviembre, el país afronta una “segunda ola” de contagios que está siendo más virulenta y letal que la primera y que ha obligado a los gobiernos regionales y municipales a endurecer las medidas de distanciamiento social.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias

<- - Compuesto de inicio!>