Conecta con nosotros
médico lavar manos médico lavar manos

Salud

El médico que descubrió que lavarse las manos salva vidas

Publicado

el

Por

Lavarse las manos es una forma sencilla de frenar la pandemia. El médico húngaro Ignác Semmelweis fue el primero en descubrir -a mediados del siglo XIX- que la higiene salva vidas, pero sus compañeros ridiculizaron sus ideas y él murió abandonado en un psiquiátrico.

Semmelweis (1818-1865) se adelantó a su tiempo con sus teorías, que formuló cuando se desconocía la existencia de gérmenes y bacterias.

Su descubrimiento tiene más vigencia que nunca: lavarse las manos dificulta contraer la gripe o la COVID-19, evita infecciones y contagios, y salva cada año millones de vidas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolla desde 2009 la campaña “Salve vidas: límpiese las manos”, para concienciar de que algo tan sencillo es una herramienta fundamental de salud pública.

UN PIONERO DE LA HIGIENE

Semmelweis estudió medicina en Pest y Viena, donde se doctoró y logró una plaza en 1846 en la Maternidad del Hospital General de la ciudad, uno de los mayores de Europa.

Los hospitales en esa época eran muy distintos de los actuales: eran lugares mugrientos, llenos de parásitos y tan apestosos que el personal médico solía taparse la nariz para trabajar.

La tasa de mortalidad por fiebre puerperal era de alrededor del 15 % y a veces llegaba al 30 %. En aquella época, las muertes en los partos o en las infecciones posteriores se atribuían a una transmisión aérea por aire corrupto o miasmas pútridas.

En la Maternidad había dos clínicas, una atendida por médicos y estudiantes y otra, por matronas. En la primera, la mortalidad era muy superior a la segunda y Semmelweis quiso saber el motivo.

La única diferencia que observó era que los médicos y estudiantes asistían directamente a los partos tras haber realizado autopsias.

Entonces no se usaban guantes y muchas veces los médicos tenían las manos sucias con restos orgánicos de los cadáveres, lo que transmitía infecciones sin que ellos lo supieran.

A esto se unió la muerte de un amigo médico, que sufrió síntomas similares a la fiebre puerperal después de que un estudiante le cortase de forma accidental con un bisturí durante una autopsia.

LAVARSE LAS MANOS

Su conclusión: existía una relación entre la escasa higiene de los médicos y la elevada mortalidad en la sala de partos.

“Para que ocurra fiebre puerperal es condición ineludible la introducción de materia cadavérica en el torrente sanguíneo”, anotó el médico húngaro.

Y su solución fue obligar a los médicos a lavarse las manos durante cinco minutos con cloruro cálcico antes de entrar en los paritorios.

Los resultados no tardaron en llegar. Si a principios de 1847 la tasa de mortalidad era del 18 %, pocas semanas después cayó por debajo del 3 %.

Pese a este éxito, muchos de los médicos más influyentes de Viena se burlaron de sus ideas, consideraron que la bajada en la mortalidad era una simple fluctuación estadística y presionaron para que no le renovaran su contrato.

El fondo de la cuestión era que sus colegas eran incapaces de aceptar que fueran responsables de la muerte de sus propios pacientes, explica a Efe Bernhard Küenburg, fundador y presidente de la Asociación Semmelweis de Viena.

“Los médicos no querían admitir que ellos mismos, por sus propias manos, fuesen responsables de las muertes de mujeres y niños. Eran personas que querían ayudar y salvar vidas, y aceptar eso era muy duro”, expone.

La polémica creció, azuzada también por diferencias políticas: Semmelweis, de origen judío, defendía ideas liberales en una Austria convulsionada por la Revolución de 1848, mientras que sus superiores más poderosos eran profundamente conservadores.

En 1849, pese a haber reducido la mortalidad, su contrato con el hospital se canceló. Las muertes volvieron a subir rápidamente porque el lavado de manos dejó de emplearse.

MUERTE EN UN PSIQUIÁTRICO

Semmelweis regresó a Budapest, donde trabajó en varios hospitales en los que redujo la mortalidad a menos del 1 %. Pero el fracaso en Viena, la muerte evitable de muchas mujeres al dar a luz y que su descubrimiento no se reconociese lo frustraron cada vez más.

“Cuanto mayor era el rechazo a sus teorías, más agresiva se volvía su forma de argumentar”, relata Küenburg.

El enfrentamiento con sus críticos llegó a tal punto que tildó de “asesinos” a los médicos que no se lavaban las manos.

Con el paso de los años, Semmelweis se dio a la bebida y sufrió algunos transtornos que sus rivales usaron para desacreditarle.

Las circunstancias de su muerte no son del todo claras, aunque sí trágicas. En 1865, a los 47 años, fue internado contra su voluntad en un manicomio a las afueras de Viena y dos semanas después murió tras intentar fugarse, al parecer, debido al maltrato sufrido por los guardias que lo capturaron.

“Su cuerpo fue exhumado cien años después de su muerte y se confirmó que en las extremidades superiores había numerosas fracturas. Esto probaría la tesis de que no fue una muerte natural sino causada por el uso de la fuerza”, resume Küenburg.

RECONOCIMIENTO PÓSTUMO

Sus ideas se comenzaron a aplicar después de su muerte y, de forma póstuma, se le reconoció como “el salvador de las madres”. Su apellido da nombre a clínicas en Viena y Budapest y su descubrimiento es reconocido de forma universal: desde la OMS hasta Google, que le dedicó un doodle hace poco.

Su apellido también da nombre al “reflejo de Semmelweis”, una metáfora sobre el rechazo a ideas nuevas basadas en la evidencia porque contradicen verdades hasta entonces incuestionables.

Y esta es una de las enseñanzas que destaca Küenburg en un momento de pandemia como el actual: No se debe permitir que políticos contradigan a la ciencia por ignorancia o prejuicios.

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

La OMS da su apoyo a la propuesta de suspender las patentes de medicinas anticovid

Publicado

el

Por

OMS - Los casos globales de covid-19 ascienden a 64,3 millones en el mundo

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, apoyó hoy la propuesta de que se suspendan las patentes de vacunas, tratamientos y otras herramientas sanitarias contra la COVID-19, que se debate en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Es el momento de usar todas las herramientas que tengamos para poder aumentar la producción, lo que incluye la transferencia de licencias y la exención de los derechos de propiedad intelectual. Es ahora o nunca”, subrayó Tedros en rueda de prensa.

El máximo responsable de la OMS dio este apoyo a tres días de que se debata nuevamente en el Consejo General de la OMC esa iniciativa, lanzada en octubre por India y Sudáfrica y que durante meses ha encontrado oposición entre muchos de los países donde tienen su sede las grandes farmacéuticas.

Entre ellos se encuentran Estados Unidos, Australia, Noruega, Suiza, Brasil, Canadá, Japón, Reino Unido y los estados de la Unión Europea.

De aprobarse, la exención permitiría que copias de vacunas, tratamientos, pruebas de diagnóstico y otros fármacos contra la COVID-19 puedan empezar a producirse en otros países, a gran escala y precios inferiores.

Tedros también pidió hoy a los países más avanzados que reduzcan o eviten más acuerdos unilaterales de compra de vacunas con las farmacéuticas, especialmente aquéllas dentro del programa COVAX de distribución de dosis en todo el mundo (como AstraZeneca o Pfizer, aunque el director general no aludió directamente a ellas).

“Comprendo que los gobiernos tengan la obligación de proteger a los suyos, pero la mejor forma de hacerlo es suprimir el coronavirus al mismo tiempo en todas partes”, argumentó.

EFE

Sigue leyendo

Salud

Uno de cada diez infectados con covid-19 tiene síntomas doce semanas después

Publicado

el

Por

Uno de cada diez infectados con covid-19 tiene síntomas doce semanas después

Una de cada diez personas afectadas por la covid-19 presenta síntomas doce semanas después de haber superado la infección, reveló este jueves la Oficina Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que instó a considerar el denominado covid persistente una prioridad para las autoridades sanitarias.

Según un informe sobre covid de larga duración presentado por el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud, alrededor de una cuarta parte de los enfermos continúa teniendo síntomas un mes después, una condición que incluye desde dolor muscular y en el pecho a fatiga, problemas de respiración y lagunas mentales.

La probabilidad de padecer covid persistente no parece estar asociada con la severidad de la infección inicial y algunos grupos están aparentemente más dispuestos a sufrirla, como los trabajadores sanitarios y las mujeres, según el informe.

“Se trata de una enfermedad que puede tener un impacto enorme en la vida de la gente. Muchos son incapaces de volver a trabajar o tener una vida social, muchos han descrito cómo afecta a su salud mental, sobre todo porque su evolución varía a menudo”, señaló en rueda de prensa Martin McKee, uno de los autores del informe.

La OMS defendió la necesidad de un enfoque multidisciplinar para evaluar y gestionar este tipo de covid, desarrollar nuevos tratamientos, fomentar la investigación e impulsar medidas destinadas a proteger los derechos laborales y sociales de los trabajadores afectados.

“Quienes padecen covid persistente necesitan ser escuchados si queremos entender las consecuencias a largo plazo y la recuperación de la covid-19. Es una clara prioridad para la OMS y de la máxima importancia. Debería serlo para cada autoridad sanitaria”, señaló el director de OMS-Europa, Hans Kluge.

EFE

Sigue leyendo

Salud

La OMS no ha reconocido la efectividad de la ivermectina contra la COVID-19

Publicado

el

Por

La OMS no ha reconocido la efectividad de la ivermectina contra la COVID-19

La OMS- Organización Mundial de la Salud – señaló que los estudios aún están en curso y que faltan ensayos que proporcionen evidencias sobre la efectividad de la ivermectina contra la COVID-19.

La agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha señalado que “aunque existen usos aprobados para la ivermectina en personas y animales, no está aprobada para la prevención o el tratamiento del COVID-19″.

Más allá de la OMS, Lo que hay que saber de la ivermectina

– La ivermectina es un fármaco antiparasitario generalmente usado en animales y que también tiene una fórmula para humanos.

– La OMS señaló que el estudio de metanálisis del fármaco contra la COVID-19 aún está en curso.

– En 2020 un estudio determinó que la ivermectina puede inhibir la replicación del virus SARS-CoV-2 in vitro, es decir, en laboratorio y no en un organismo vivo.

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias

<- - Compuesto de inicio!>