Aprende a preparar un delicioso pollo crujiente como el de KFC

¿Te gustaría aprender a preparar pollo como el de KFC en tu propia casa? Pues prepárate porque te voy a enseñar los secretos para conseguir un pollo crujiente, jugoso y lleno de sabor, sin necesidad de usar una freidora ni ingredientes difíciles de encontrar. Sigue estos pasos y sorprende a tu familia y amigos con un plato delicioso y económico.

Lo primero que necesitas es elegir un buen pollo. Puedes usar piezas enteras o troceadas, según tu preferencia. Lo importante es que el pollo esté fresco y limpio. Luego, lo vas a marinar con una mezcla de leche, vinagre, sal, pimienta, ajo en polvo, cebolla en polvo y pimentón.

Esta mezcla le dará al pollo un sabor intenso y una textura tierna. Déjalo reposar en la nevera durante al menos dos horas, o mejor aún, toda la noche.

Pollo frito casero con el sabor de KFC: receta paso a paso

Mientras tanto, prepara el rebozado. En un bol, mezcla harina, sal, pimienta, ajo en polvo, cebolla en polvo, pimentón, orégano y tomillo. Estas especias le darán al pollo ese toque característico de KFC. Si quieres que quede más picante, puedes añadir un poco de cayena o chile en polvo.

Cuando la proteína esté listo para freír, saca las piezas del marinado y sécalas con papel de cocina. Luego, pásalas por el rebozado, presionando bien para que se adhiera. Repite este proceso dos veces para que quede más crujiente.

Ahora viene la parte más importante: la cocción. Para que la carne quede bien hecho por dentro y dorado por fuera, hay que usar una temperatura adecuada y controlar el tiempo.

Puedes usar una sartén grande con abundante aceite o una olla con tapa. El aceite debe estar caliente pero no humeante, unos 180ºC. Fríe las piezas de pollo por tandas, sin sobrecargar la sartén u olla.

Déjalas unos 10 minutos por cada lado, o hasta que estén bien doradas y cocidas por dentro. Puedes comprobarlo pinchando con un tenedor o un termómetro de cocina.

Una vez fritas, pon todas las piezas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. Sírvelas calientes o templadas, acompañadas de tu salsa favorita. ¡Y a disfrutar!

Lea también: Cómo preparar pollo de diferentes formas: 5 recetas fáciles y sabrosas

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las mejores noticias!

Google news - somosfan