Conecta con nosotros

Salud

Virólogos detectan por primera vez COVID-19 en leche materna

Publicado

el

Por

Virólogos alemanes de la Universidad de Ulm (sur del país) detectaron por primera vez la presencia del nuevo coronavirus en la leche de una mujer infectada de COVID-19, aunque no ha quedado demostrado que el patógeno se pueda transmitir a través de la lactancia.

Según un comunicado publicado por la universidad, los científicos analizaron la leche de dos mujeres que desarrollaron síntomas tras compartir una habitación de hospital después de dar a luz; tanto ellas como sus recién nacidos dieron positivo en el test de COVID-19.

El análisis, cuyos resultados fueron publicados en la revista británica “The Lancet”, reveló que, mientras que en la muestra de la madre que enfermó primero no había trazas de RNA viral, la leche de la segunda -que notó los síntomas una vez recibida el alta- dio positivo cuatro veces seguidas.

Una vez que sospechó que tenía el virus, esta mujer comenzó a utilizar mascarilla al sostener al recién nacido y a desinfectarse las manos y el pecho, así como el biberón que empleaba en ocasiones; sin embargo, ello no es prueba suficiente de que el bebé se infectara a través de la leche y no por el contacto físico.

“Nuestro estudio demuestra que el SARS-CoV-2 puede estar presente en la leche de mujeres lactantes con infecciones agudas. Pero no sabemos con qué frecuencia ocurre, ni si los virus que se encuentran en la leche son infecciosos y pueden ser transmitidos al bebé,” declaró el profesor Jan Münch, del Instituto de Virología Molecular de Ulm.

El comunicado de la Universidad especifica que, pasados catorce días, tanto la madre como el bebé se recuperaron por completo de la infección.

La forma habitual de transmisión de la COVID-19 son las gotitas de saliva que se expulsan al hablar; la Organización Mundial de la Salud no recomienda interrumpir la lactancia directa en caso de una infección, salvo que la madre presente síntomas severos que lo hagan imposible para ella. EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

OMS: el mundo debió reaccionar antes de la declaración de pandemia hace 1 año

Publicado

el

Por

OMS - La Organización Mundial de la Salud (OMS) - Tedros Adhanom Ghebreyesus

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, recordó hoy, casi un año después de que esta agencia declarara la COVID-19 una pandemia, que la verdadera llamada a la alerta fue mes y medio antes, aunque muchos países fueron “lentos en reaccionar”.

“Ante el crecimiento de casos, describimos la COVID-19 como una pandemia el 11 de marzo del pasado año, pero el más alto nivel de alarma de la OMS se hizo sonar el 30 de enero”, cuando ya se declaró la emergencia internacional, subrayó Tedros en rueda de prensa.

El experto etíope afirmó que todavía se está intentando averiguar “por qué algunos países actuaron ante las primeras advertencias pero otros fueron más lentos en reaccionar”, pese a que en febrero de 2020 la OMS ya daba ruedas de prensa diarias sobre el tema y ofrecía las primeras recomendaciones a gobiernos e individuos

.

“Continuamos advirtiendo entonces de que el mundo tenía una estrecha ventana de oportunidad para evitar una potencial pandemia”, lamentó hoy el director general.

Un año después, “hemos llegado lejos, pero hemos sufrido mucho y hemos perdido a muchos”, afirmó Tedros, quien aseguró que no se deben perder los progresos en la lucha contra la pandemia, y para ello hay que usar “de forma consistente e igualitaria” herramientas como las vacunas o las medidas de prevención.

“Nuestra guía siguen siendo la ciencia, las herramientas y la solidaridad, y no hay atajos en ello”, concluyó Tedros.

EFE

Sigue leyendo

Salud

El contacto piel con piel no aumenta riesgo de contagio de covid para bebés

Publicado

el

Por

El contacto piel con piel no aumenta riesgo de contagio de covid para bebés

El contacto piel con piel no aumenta el riesgo de contagio de covid-19 para los bebés, según confirma un estudio que recoge los datos de 300 madres con coronavirus de 31 países diferentes.

El estudio, impulsado desde la Universidad de Harvard, concluye que el contacto piel con piel y la lactancia es lo mejor para bebés también en pandemia.

Los resultados del estudio, realizado entre los meses de mayo y septiembre de 2020, acaban de ser publicados en la revista ‘Breastfeeding Medicine’ y cuentan con el aval del Ministerio de Sanidad español.

Le puede interesar: OMS: el exceso de confianza en las vacunas puede traer una nueva ola de covid

La investigadora española María Teresa Hernández, coordinadora de la Unidad de Lactancia del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia (este) y presidenta de la IHAN internacional (Baby-Friendly Hospital Initiative Network) es la única firmante española del ‘COVID Mothers Study’.

El estudio no encontró mayor riesgo de contagio entre bebés que realizaron piel con piel durante una hora o más tras el nacimiento, fueron amamantados en la primera hora de vida y se les permitió permanecer cerca de la madre en la misma habitación durante su estancia en maternidad, en comparación con bebés separados de sus madres y que no realizaron estas prácticas.

Es más, la tasa de lactancias maternas con éxito fue 4 veces menor entre los lactantes que fueron separados de sus madres, según fuentes sanitarias.

Tal vez le interese: OPS pide dar prioridad a los más vulnerables en vacunación contra la covid

Asimismo, una de cada 3 madres con covid-19 participantes en el estudio que sufrieron esa separación (la separación se produjo en el 27,9 %) no pudo retomar la lactancia a pesar de sus deseos y de intentarlo tras reunirse con su bebé.

El estudio muestra que la separación debida a la covid-19 fue vivida por ocho de cada diez mujeres (78 %) con angustia y que seis de cada diez (58 %) dijeron sentirse muy angustiadas y estresadas. Esta separación tuvo una duración media de entre 6 y 7 días.

“El ‘COVID Mothers Study’ refuerza la evidencia de que el contacto piel con piel y la lactancia en la primera hora, permanecer en la misma habitación cerca de la madre y la lactancia directa son prácticas seguras para madres infectadas por coronavirus”, afirma María Teresa Hernández.

Puede que le interese: Diputados de Venezuela reciben vacunas antes que ancianos y personal de salud

De hecho, añade, “nuestros resultados muestran que la separación se asocia con daños para bebé y madre y es innecesaria”.

Cuando empezó la pandemia en marzo de 2020, las recomendaciones eran contradictorias y en muchas maternidades se separó a lactantes y madres con covid-19 (o con sospecha de infección).

“Esperamos que los resultados de este estudio y de otros que se están publicando ayuden a mantener el acompañamiento y a proteger las prácticas de humanización y apoyo a la lactancia que tiene tanta importancia para la salud perinatal”, ha apuntado Hernández.

EFE

Sigue leyendo

Salud

Administrar zinc a los pacientes con covid-19 podría ayudar a su recuperación

Publicado

el

Por

Administrar zinc a los pacientes con covid-19 podría ayudar a su recuperación

Administrar zinc a los enfermos de covid-19 puede acelerar su recuperación y evitar que lleguen a estados más graves, según un estudio de médicos e investigadores españoles publicado en la revista Nutrients.

El estudio elaborado por científicos del Hospital del Mar, del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Cataluña (noreste) ha demostrado que los pacientes infectados por el coronavirus SARS-CoV-2 con niveles más bajos de zinc en sangre sufren una mortalidad más alta y un tiempo de recuperación más largo.

En concreto, la mortalidad en los pacientes con menos nivel de zinc en sangre fue del 21 %, frente al 5 % de aquellos con niveles más altos, según el estudio, que ha incluido ensayos in vitro en los que se demostró el efecto protector de este elemento a la hora de limitar la proliferación del coronavirus en las células humanas.

Por eso, los médicos que han realizado la investigación han visto que suplementar con zinc a los pacientes con covid-19 con niveles bajos de este elemento es una estrategia para reducir la mortalidad, el tiempo de recuperación y evitar los peores efectos de la enfermedad en los grupos de riesgo, como las personas de más edad.

El trabajo, liderado por Robert Güerri, médico del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar, ha analizado los niveles de zinc de 249 pacientes adultos tratados en el centro entre el 9 de marzo y el 1 de abril de 2020, con una edad media de 65 años y con síntomas más frecuentes de fiebre, tos y disnea.

A todos estos pacientes les analizaron sus niveles de zinc en sangre, considerando niveles bajos aquellos situados por debajo de los 50 μ/dl.
Güerri ha explicado que “el zinc es un elemento esencial para el mantenimiento de una gran variedad de procesos biológicos, y la alteración de sus niveles provoca un incremento de la susceptibilidad a infecciones y un incremento de la respuesta inflamatoria”.

Por eso, “dadas las comorbilidades asociadas al déficit de zinc y por su acción inmunomoduladora y antiviral, los niveles de este elemento y su suplementación pueden ser herramientas útiles para tratar los casos de covid-19”.

El estudio observó que uno de cada 4 pacientes presentaba niveles bajos de zinc y que este grupo tenía síntomas más graves, así como niveles más elevados de inflamación, medidos a partir de dos marcadores, tanto la proteína C reactiva (PCR) como la interleucina 6 (IL-6), que indican la respuesta inflamatoria.

Su estancia hospitalaria fue, en promedio, 3 veces más larga que la de los pacientes con niveles más elevados de zinc (25 días frente a 8).
Con relación a la mortalidad, los niveles de zinc eran significativamente más elevados en los enfermos que sobrevivieron a la infección, 62 μ/dl, frente a los 49μ/dl de los que murieron.

Mientras que uno de cada 5 pacientes con niveles bajos de este elemento murió, aquellos que presentaban niveles más elevados a la hora de la admisión en el hospital sufrieron una mortalidad del 5 %.

Así, el estudio revela que el incremento de una unidad de zinc en el plasma sanguíneo está directamente vinculado a la reducción de un 7 % del riesgo de morir por coronavirus.

Según Güerri, “hemos demostrado la importancia de los niveles de zinc en la sangre de los pacientes como un predictor adicional de pronóstico en covid-19, así como su potencialidad como herramienta terapéutica de tratamiento. Por ello, proponemos esta variable como un nuevo parámetro para predecir la evolución de los enfermos y proponemos iniciar ensayos clínicos sobre suplementar con zinc a pacientes con niveles bajos ingresados ​​con coronavirus SARS-CoV-2”.

Los grupos de investigación de Rubén Vicente y Juana Díez en la Universidad (UPF) se han encargado de estudiar en paralelo el efecto de los niveles de zinc con la capacidad de expansión del virus, mediante técnicas in vitro.

Los resultados obtenidos corroboran que el mal pronóstico en los pacientes con bajas concentraciones de zinc está causado tanto por el efecto que su carencia provoca en el desequilibrio inmune como por el incremento de la carga viral, ya que observaron que los niveles bajos de zinc promueven la expansión viral en las células infectadas.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias

<- - Compuesto de inicio!>