Conecta con nosotros
objetos astronómicos objetos astronómicos

Ciencia

Publican un catálogo de casi 700 millones de objetos astronómicos

Publicado

el

Por

La iniciativa, en la que participan varios centros de investigación, ha lanzado una colección pública de casi 700 millones de objetos astronómicos, fruto de más de media década de observaciones.

Dark Energy Survey (DES) es una colaboración de más de 400 científicos de 26 instituciones distribuidas en siete países.

Su instrumento principal, la Dark Energy Camera de 570 megapíxeles, está montada en el telescopio Blanco de 4 metros en el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo en Chile, y sus datos se procesan en el Centro Nacional de Aplicaciones de Supercomputación de Illinois (Estados Unidos).

Esta colaboración incluye científicos españoles del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), del Institut de Ciències de l’Espai (IEEC-CSIC), del Institut de Física d’Altes Energies (IFAE) y del Instituto de Física Teórica (centro de la Universidad Autónoma de Madrid y del CSIC).

En concreto, DES ha lanzado ahora DR2, la segunda publicación de imágenes y catálogos de objetos en los siete años de historia del proyecto y que supone la culminación de más de media década de recopilación y análisis de datos astronómicos con el objetivo final de comprender la expansión acelerada del universo y el fenómeno de la energía oscura.

Se trata de uno de los catálogos astronómicos más grandes publicados hasta la fecha, según una nota del IFAE, que detalla que el DR2 incluye casi 700 millones de objetos astronómicos.

Con este se amplía los 400 millones de objetos catalogados en la publicación de datos anterior (DR1) y también se mejora el catálogo, “refinando las técnicas de calibración, que, con las imágenes combinadas más profundas, dan lugar a mejores estimaciones de la cantidad y distribución de materia en el universo”, según las mismas fuentes.

Investigadores de todo el mundo pueden acceder a estos datos y extraerlos para hacer nuevos descubrimientos sobre el universo, complementarios a los estudios que está llevando a cabo la colaboración Dark Energy Survey. La publicación está disponible ‘on line’ y también está abierta para que el público la explore.

“Estos catálogos e imágenes son de una enorme riqueza para múltiples análisis de astrofísica, de nuestra galaxia y fuera de ella”, resume Aurelio Carnero Rosell, investigador del Ciemat.

Además, añade, han sido sometidos a un intenso escrutinio y verificación durante los últimos meses para ofrecer datos de calidad.

“Este es un hito trascendental”, indica el director de DES, Rich Kron, quien detalla que después de años tomando fotografías de objetos celestes distantes en el cielo nocturno, y tras verificar cuidadosamente la calidad y calibración de las imágenes capturadas por la Dark Energy Camera, se hace público este segundo lote de datos.

Este investigador de la Universidad de Chicago agrega: “invitamos tanto a científicos profesionales como a aficionados a profundizar en lo que consideramos un cofre del tesoro aún por descubrir”.

EL DR2 se presenta en una sesión de la reunión de la American Astronomical Society.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

La cápsula Dragon se desmonta con éxito de la EEI y está de vuelta a la Tierra

Publicado

el

Por

cápsula Dragon

La cápsula de abastecimiento Dragon logró este martes separarse con éxito de la Estación Espacial Internacional (EEI) a las 9.05 hora del este en EE.UU. (14.00 GMT) y se dirige a la Tierra, donde amerizará mañana miércoles cerca de la costa oeste de Florida, informó hoy la NASA.

La agencia federal detalló que se trata del “primer desacoplamiento” de una cápsula de carga comercial estadounidense del complejo espacial.

Debido a las malas condiciones meteorológicas en la zona de amerizaje, la compañía privada SpaceX había aplazado ayer lunes su retorno.

La NASA informó hoy que el astronauta Víctor Glover, a bordo de la EEI, estuvo a cargo de revisar el proceso para desmontar esta mañana del módulo Harmony a la nave espacial Dragon, que en este caso se trata de una versión mejorada y con más capacidad.

Según la NASA, anteriormente las naves espaciales Dragon de carga se colocaron y retiraron de la EEI utilizando su Canadarm2 robótico.

En las próximas 36 horas Dragon disparará sus propulsores para moverse a una distancia segura de la EEI y el miércoles realizará “una quemadura de desorbitación” a las 7.37 de la tarde, hora del este estadounidense (24.37 GMT) para comenzar su secuencia de reingreso a la atmósfera terrestre”.

La NASA prevé que la Dragon aterrice cerca de la costa de Tampa, en el oeste de Florida, alrededor de las 8.27 de la tarde del miércoles, hora del este estadounidense (1.27 GMT del jueves), durante un amerizaje que esta vez no se transmitirá.

La cápsula Dragon mejorada utilizada para esta misión contiene el doble de disponibilidad de casilleros eléctricos que las cápsulas anteriores, lo que permite un aumento significativo en la investigación que se puede llevar a la Tierra, explicó la NASA.

Por otro lado, subrayó que el procedimiento en el mar permite el transporte rápido de la ciencia a bordo de la cápsula hasta el Centro Espacial Kennedy, en el centro de Florida, “entregando algo de ciencia a las manos de los investigadores tan rápido como en cuatro a nueve horas después del aterrizaje”.

“Este plazo de transporte más corto permite a los investigadores recopilar datos con una pérdida mínima de efectos de microgravedad”, precisó la NASA.

La cápsula Dragon se lanzó el pasado 6 de diciembre en un cohete Falcon 9 de SpaceX desde el Complejo de Lanzamiento 39A en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida.

Esta nave llegó a la EEI poco más de 24 horas después y logrando “el primer acoplamiento autónomo” de una nave espacial de reabastecimiento de carga comercial estadounidense.

La nave espacial entregó más de 6.400 libras de hardware, investigaciones y suministros para la tripulación.

La nave Dragon de carga anterior regresó al océano Pacífico con carga científica de retorno rápido procesada en las instalaciones de SpaceX, en McGregor (Texas) y entregada al Centro Espacial Johnson de la NASA en la ciudad de Houston.

EFE

Sigue leyendo

Ciencia

Detectan una señal de radio procedente de Ganimedes, una de las lunas de Júpiter

Publicado

el

Por

Júpiter: Detectan una señal de radio procedente de Ganimedes, una de las lunas de Júpiter

La NASA ha confirmado por primera vez en la historia que ha detectado una señal de radio desde Ganimedes, una de las lunas del planeta Júpiter.

Patrick Wiggins, uno de los embajadores de la agencia estadounidense en el estado de Utah, declaró que la señal no tiene origen alienígena, afirmando que “es más de una función natural”.

La señal fue captada por la sonda de la misión Juno y se sostuvo durante solo 5 segundos, mientras el aparato se estaba desplazando a una velocidad de 50 kilómetros por segundo por la región polar de Júpiter, donde las líneas de su campo magnético se conectan con Ganimedes.

Sigue leyendo

Ciencia

Científicos crean modelo para medir mejor las erupciones volcánicas antiguas

Publicado

el

Por

Científicos

Científicos de la Universidad del Sur de Florida (USF) han desarrollado un modelo numérico avanzado para ayudar a establecer con mayor precisión el tamaño de las erupciones volcánicas del pasado, a partir del estudio de una sucedida en Ecuador hace 2.500 años.

Los resultados de esta investigación, dirigida por el candidato a doctorado de la USF Robert Constantinescu, fueron publicados en la nueva edición de la revista Communications Earth and Environment, de Nature, según informó la universidad en un comunicado.

El nuevo modelo constituye “una herramienta única en su tipo que puede ayudar a los científicos a comprender las erupciones explosivas pasadas que dieron forma a la Tierra y mejorar la forma de estimar los peligros de futuras erupciones”, agrega.

El equipo de la USF defiende que conocer las dimensiones de las “nubes paraguas”, lo que se puede realizar con el modelo desarrollado por ellos, es un factor determinante para medir con precisión el tamaño de las grandes erupciones del pasado.

Esas nubes, que se forman después de una erupción y se extienden lateralmente hacia la estratosfera, son las que extienden la ceniza volcánica a cientos de miles de kilómetros del volcán.

Los científicos señalan que los datos acerca de esas nubes son tan importantes como los basados en el estudio de los depósitos de tefra, las partículas de roca arrojadas al aire por el volcán.

Por eso proponen actualizar con los datos relativos a las “nubes paraguas” el Índice de Explosividad Volcánica (VEI), la escala más comúnmente usada por los vulcanólogos.

Constantinescu indicó que con el tiempo, los depósitos de tefra se erosionan y pueden proporcionar una imagen incierta de erupciones más antiguas y, además, los modelos actuales están limitados, porque asumen que todas las erupciones volcánicas crearon en su mayoría columnas verticales.

Esos modelos no tienen en cuenta las grandes erupciones explosivas que forman nubes de cenizas tipo paraguas que se extienden lateralmente, señala.

“Cuanto mejor podamos reconstruir la naturaleza de las erupciones pasadas a partir de los datos de los depósitos, mejor podremos anticipar los peligros potenciales asociados con futuras erupciones explosivas”, escribió el equipo en el artículo de la revista.

Los investigadores aplicaron su modelo al depósito de tefra de la erupción de Pululagua, un volcán ahora inactivo a unas 50 millas (80 km) al norte de Quito.

El volcán entró en erupción por última vez hace unos 2.500 años y el área es ahora una reserva geobotánica famosa por su biodiversidad y exuberante paisaje verde.

Además de Constantinescu participaron en este estudio la investigadora asociada Laura Connor, el profesor Chuck Connor, el profesor asociado Sylvain Charbonnier y el alumno de doctorado Alain Volentik, todos ellos de USF, así como Aurelian Hopulele-Gligor, de Cluj-Napoca (Rumanía); Costanza Bonadonna, de la Universidad de Ginebra, y Jan M. Lindsay, de la Universidad de Auckland.

El Grupo de Vulcanología de la USF es uno de los principales centros mundiales de ciencia volcánica y evaluación de peligros.

Hay alrededor de 1.500 volcanes potencialmente activos en todo el mundo, además de los que están bajo los océanos.

En 2020, hubo al menos 67 erupciones confirmadas de 63 volcanes diferentes, según el Programa Global de Vulcanismo de la Institución Smithsonian.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias