Conecta con nosotros

Ciencia

Donan el ventilador de Stephen Hawking para pacientes con coronavirus

Publicada

el

El ventilador del fallecido científico británico Stephen Hawking, que padecía esclerosis lateral amiotrófica (ELA), ha sido donado al hospital Papworth de Cambridge para ayudar a tratar a los pacientes con la COVID-19.

El mal que padecía Hawking, fallecido en marzo de 2018 a los 76 años, le dejó en silla de ruedas y le obligó a comunicarse desde los pasados años ochenta a través de un sintetizador de voz.

La hija del científico, Lucy Hawking, declaró hoy a los medios que su padre “recibió un magnífico, dedicado y solidario cuidado médico en el Real Hospital Papworth y en el Addenbrooke, de Cambridge” y, como paciente que necesitaba ventilador, el Papworth fue “increíblemente importante para mi padre” y le ayudó a superar “momentos muy difíciles”.

“Después de la muerte de mi padre, devolvimos todo el equipo médico que utilizó y que pertenecía a la Sanidad (NHS, en inglés) pero hay algunas cosas que él había comprado”, agregó.

Lucía Hawking explicó que, ante la actual crisis por la pandemia del nuevo coronavirus, se pusieron entonces en contacto con el hospital Papworth para ofrecer el ventilador.

Hawking contribuyó a establecer las bases de la cosmología moderna y se convirtió en un icono de la cultura popular.

La voz robótica del sintetizador con el que se vio obligado a comunicarse a partir de 1985 y su figura en una silla de ruedas aparecieron en numerosos programas y series de televisión, como “Los Simpson”, “Star Trek” y “The Big Bang Theory”.

En la universidad Cambridge, donde trabajaba en el colegio Gonville & Caius, el investigador ocupaba la prestigiosa cátedra de matemática Lucasiana , fundada en 1663 por Henry Lucas, miembro del Parlamento británico, de la que también fue titular Isaac Newton.

Ciencia

Descubren en Brasil un fósil de una especie de dinosaurio desconocida

Publicada

el

fósil

Un fósil de unos 115 millones de años encontrado en el noreste de Brasil y que pertenece a una especie hasta ahora desconocida de dinosaurio fue presentado este viernes por científicos del Museo Nacional de Río de Janeiro.

Se trata del “Aratasaurus museunacionali”, una nueva especie de terópodo de tamaño mediano, que alcanzaba los 3,12 metros de altura y que podía pesar hasta 34,25 kilogramos, pero que, por ser joven, podía crecer aún más hasta llegar a su etapa adulta.

El fósil fue hallado en 2008 en una región geológica del nordestino estado de Ceará y los resultados de la investigación adelantada por científicos de la Universidad Federal de Pernambuco, del Museo Nacional de Río y de la Universidad Regional do Cariri fueron publicados este viernes en la revista del Grupo Nature – Scientific Reports.

La investigación señaló que el nuevo fósil ayudará a comprender la historia evolutiva de los terópodos, que conforman el grupo de dinosaurios carnívoros cuyos representantes actuales son las aves.

El hallazgo del “Aratasaurus museunacionali” -bautizado así en honor al Museo Nacional, la institución científica más antigua de Brasil- es una señal de que otros tipos de dinosaurios carnívoros habitaron esa región del país millones de años atrás.

De acuerdo con Juliana Sayao, paleontóloga de la Universidad Federal de Pernambuco y una de las científicas que participó en la investigación, como el fósil es único contiene toda la información sobre esa especie.

“Dentro de los Theropoda, descubrimos que el Aratasaurus hace parte de un grupo llamado Coelurosauria, que incluye, tanto al dinosaurio brasileño que se encuentra en la misma región llamado Santanaraptor, como a los famosos Tyrannosaurus, Velociraptors e incluso las aves de hoy”, explicó Sayao en la presentación del fósil.

Después de ser descubierto en una mina de yeso en 2008, el fósil de Aratasaurus fue trasladado al Museo de Paleontología Plácido Cidade Nuvens, en Ceará, y luego enviado al Centro Académico de Vitória, de la Universidad Federal de Pernambuco, para ser preparado y estudiado.

Este proceso fue demorado y lento porque la preparación implicaba eliminar la roca que rodeaba al fósil, el cual estaba en condiciones de fragilidad que hicieron que el trabajo fuera complejo.

Entre 2008 y 2016 se realizaron análisis microscópicos de sus tejidos utilizando pequeñas muestras de los huesos, así como una microscopía electrónica de barrido con la que se obtuvo una mayor cantidad de información con la que se ha podido hacer una reconstrucción de cómo sería este animal en vida.

En 2016 el fósil fue llevado al Museo Nacional de Río para prepararlo en detalle y, a pesar del trágico incendio de 2018 que destruyó parte de la institución, el área donde se encontraba no se vio afectada por las llamas y permaneció intacta.

El Museo, el más antiguo de Brasil, albergaba unos 20 millones de piezas de diferentes períodos históricos cuando fue arrasado por las llamas el 2 de septiembre de 2018, acabando con buena parte de su acervo, uno de los más importantes de Latinoamérica.

CARACTERÍSTICAS

El fósil de Aratasaurus está compactado y solo se conserva una de las patas del animal, la trasera derecha, pero gran parte de las peculiaridades anatómicas de Aratasaurus, en relación con otros dinosaurios cellurosaurus, se encuentran en los dedos de la pata, según los científicos.

La investigación pudo establecer que se trataba de un dinosaurio de entre 115 y 110 millones de años y que, según la anatomía de los dedos de los pies, es de una línea de dinosaurios con un origen más antiguo que el que dio lugar a los tiranosaurios.

Aunque no se han encontrado plumas fosilizadas asociadas con el animal, se entiende que los individuos del grupo Coelurosauria ya tendrían rudimentos de plumas, con filamentos.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Ciencia

Descubren en Colombia fósiles de un reptil volador de hace 135 millones de años

Publicada

el

Reptil

Fósiles de un pterosaurio, un reptil vertebrado volador, fueron descubiertos en el departamento de Santander por el paleontólogo Edwin Cadena, quien explicó que la criatura vivió hace unos 135 millones de años, medía unos cinco metros cuando extendía sus alas y se alimentaba principalmente de peces y cangrejos.

“Los pterosaurios fueron los primeros vertebrados en volar. Lo lograron varios millones de años antes que las aves o murciélagos actuales”, explica Cadena a Efe al resaltar que “nunca antes se había descubierto este grupo de reptiles voladores fósiles en el país”.
Cadena halló parte de una mandíbula y de extremidades durante un trabajo de campo realizado en 2017 en una zona rural del municipio de Zapatoca, en Santander.

“Zapatoca es un mar de fósiles. Es un yacimiento muy interesante para la paleontología colombiana porque allí no solo hay tortugas, también hay tiburones, cocodrilos marinos, ahora los pterosaurios y hay muy bien preservados cangrejos y erizos de mar”, asegura el paleontólogo e investigador de la Universidad del Rosario, de Bogotá.

Para la época en que los pterosaurios surcaban los cielos, dice Cadena, Colombia estaba sumergida bajo el mar: “Zapatoca y todo Santander eran como el Caribe, una zona de transición entre mar y playa y por eso estos sitios fueron escogidos por tortugas y cocodrilos para poner huevos y alimentarse, y por los grandes depredadores, como los pterosaurios”.

ENTRE CUATRO Y CINCO METROS

El paleontólogo asegura que, según los estudios, los pterosaurios tenían una envergadura -distancia entre las dos puntas de las alas de un ave cuando están extendidas- de entre cuatro y cinco metros.

Pese a ese tamaño, el animal solo pesaba unos 250 kilogramos. Esto porque los huesos eran huecos, una característica que se conoce como neumaticidad ósea “que fue una adaptación de estos reptiles voladores para alivianar su peso y poder emprender el vuelo”.

Reptil

Los pterosaurios, según Cadena, eran animales que se alimentaban de peces y de cangrejos, entre otros, y tenían numerosos dientes pequeños.
“Lastimosamente el material que encontramos es fragmentario, no es un espécimen completo, lo cual hace que no podamos definir una nueva especie, pero encontramos parte de una mandíbula y nos permite establecer que pertenecen a los ornitho queiroideos”, de los que ya hay registros en Brasil, puntualiza el investigador.

La revista científica Cretaceous Research publicará un artículo en el que Cadena y los paleontólogos británicos David Unwin y David Martill, como coautores, explican el hallazgo.

LA TORTUGA MÁS GRANDE

Cadena no solo encontró fósiles de un pterosaurio en territorio colombiano, sino que lideró un equipo que halló en el desierto de La Tatacoa, en el departamento del Huila (sur) los de la tortuga más grande que ha existido en la historia de la tierra.

El hallazgo lo hicieron en 2014 y correspondió a caparazones pertenecientes a la Stupendemys Geographicus. Su caparazón llegaba a medir casi tres metros de largo y pesaba 1.100 kilos.

El paleontólogo espera que luego de estos hallazgos y otros realizados por colegas colombianos y del exterior, su avance en el estudio de los fósiles que hay en los territorios, un mundo todavía por explorar a profundidad.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Ciencia

Un estudio afirma que los dinosaurios podrían tener un origen diminuto

Publicada

el

dinosaurios

Los dinosaurios y los pterosauros, reptiles voladores del Mesozoico, podrían no haber sido siempre seres gigantes, o al menos así lo afirma un estudio publicado este lunes por investigadores de EE.UU. y Madagascar que identifica al Kongonaphon, un ser de apenas 10 centímetros de altura cuyos fósiles fueron hallados en la isla africana en 1998, como su antecesor.

En el trabajo publicado este lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, los científicos relacionan a este animal, que vivió hace unos 237 millones de años, con los dinosaurios y los pterosauros, pues comparte un vello similar que tendría su origen en una herramienta de termoregulación de esta pequeña especie y que va de simples filamentos a la aparición de plumas.

El estudio ha sido realizado por un proyecto colaborativo entre integrantes de la Universidad de Antananarivo (Madagascar), la Universidad de California, en Santa Bárbara, y del Museo Estadounidense de Historia Natural.

“Existe una percepción general de los dinosaurios como gigantes. Sin embargo, este nuevo animal está muy cerca de la divergencia entre dinosaurios y pterosauros y es impactantemente pequeño”, afirma Christian Kammerer, paleontólogo en el Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte y antiguo investigador del Museo Estadounidense de Historia Natural.

Tanto dinosaurios como pterosaurios pertenecen al grupo de los reptiles ornitodiros, aunque sus orígenes nunca han sido demasiado claros, pues se han encontrado pocos fósiles de antecesores suyos del mismo linaje.

El kongonaphon no es el primer pequeño animal que comparte familia con los reptiles gigantes que habitaron la tierra durante el Mesozoico, pero otras especies descubiertas con anterioridad fueron encontradas en números tan escasos que se consideraron como “aisladas excepciones de la regla”, dice Kammerer.

Y es que durante años la creencia generalizada entre la comunidad científica es que el gran tamaño de los predecesores de los arcosaurios -un grupo que comprende grandes reptiles voladores, dinosaurios y petrosaurios- era una herencia de sus predecesores, algo que el trabajo publicado hoy pone en duda, pues los investigadores afirman que el tamaño del kongonaphon indica que el linaje de dinosaurios y pterosaurios tiene su origen en unos predecesores diminutos.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Tendencias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies