Conecta con nosotros
Egipto Egipto

Ciencia

Egipto saca a la luz 59 sarcófagos de hace 2.600 años con sus momias intactas

Publicado

en

Después de meses de parón por la pandemia del coronavirus, Egipto ha presentado este sábado el primer descubrimiento de envergadura de los pasados meses: 59 sarcófagos de madera en perfectas condiciones con sus momias, qur datan de 2.600 años atrás.

La COVID-19 no ha desalentado las ambiciones arqueológicas de Egipto y, tras dos meses de excavaciones, el país de los faraones ha anunciado a bombo y platillo el descubrimiento de un total de 59 ataúdes de madera, con sus momias intactas.

Junto a la pirámide de Zoser, considerada la más antigua de la historia y que fue reabierta a principios del pasado mes de marzo, los ataúdes y momias fueron presentados al público en un evento al que acudieron 43 embajadores y más de 200 periodistas de todo el mundo.

SARCÓGAFOS NUNCA ABIERTOS

Casi una treintena de los 59 sarcófagos descubiertos yacían este sábado ante la muchedumbre, cubiertos con una tela, tras permanecer más de 2.600 años bajo las arenas del Bubasteum, el área del sitio arqueológico de Sakkara dedicado a la diosa gata Bastet, la garante del amor, la armonía y la protección.

Los cofres, que siglos después todavía mantienen el color, pertenecen al Periodo tardío y, en concreto, a la dinastía XXVI (664-525 a.C), la última antes de la conquista persa, dijo a los periodistas el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Waziri.

Él mismo, junto al arqueólogo egipcio Zahi Hawass y al ministro de Turismo y Antigüedades, Jaled al Anani, abrieron por primera vez dos ataúdes de madera completamente sellados, de los que surgieron dos momias cubiertas con tela y adornos dorados en perfectas condiciones.

De acuerdo con Waziri, todas las momias pertenecen a altos sacerdotes y oficiales del Antiguo Egipto que vivieron en la antigua capital de Memfis, algo poco usual en esta localización en la que habitualmente se encuentran animales momificados.

“Aquí no solo hay momias de gatos, hablamos de los acólitos de Bastet y encontrar un número tan grande de momias humanas significa que la adoraron durante el periodo tardío, el medio y el nuevo”, señaló Waziri sobre el descubrimiento.

MÁS DESCUBRIMIENTOS

La tumba, una sepultura vertical de más de 11 metros de profundidad, contiene “más sarcófagos” que todavía no han sido sacados a la superficie pero que pertenecen a “las amantes, los familiares y los vecinos” de un sacerdote que decidió enterrar su cuerpo “lo más cerca posible del templo de la diosa Bastet”, según Waziri.

Asimismo, también han sido descubiertas 28 estatuas del dios Ptah Sokar, protector de los muertos y patrón de los herreros, y que habitualmente se asocia con Osiris por su apariencia de halcón.

Las excavaciones de esta misión egipcia en la necrópolis de Sakkara empezaron en abril de 2018, cuando se descubrieron decenas de animales momificados, siendo los más destacados los escarabajos y los cachorros de león por su rareza.

En la temporada que viene, las autoridades egipcias esperan encontrar decenas de otros sarcófagos, además de otras reliquias, en estos enterramientos verticales, que tienen diferentes niveles que pueden alcanzar una profundidad de hasta 12 metros.

De acuerdo con el ministro de Antigüedades, las momias serán trasladadas al Gran Museo Egipcio (GEM), ubicado a la sombra de las pirámides de Guiza y que será inaugurado en 2021, mientras que las otras estatuas serán repartidas por otras exposiciones.

Al Anani, que se mostró “muy contento” por el descubrimiento, presumió de que los trabajos arqueológicos han continuado en Egipto “a pesar de la COVID-19”, siempre con medidas preventivas y con un objetivo claro para las autoridades: “impresionar al mundo”.

EFE

Sigue leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

La odisea del módulo Philae sobre el hielo y las rocas del cometa “Chury”

Publicado

en

Por

La odisea del módulo Philae sobre el hielo y las rocas del cometa Chury

Philae, el módulo de exploración de la sonda Rosetta, tuvo una accidentada llegada, en 2014, al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Un estudio describe uno de los lugares en los que rebotó el aparato, cuya forma recuerda a una calavera y su interior es de hielo blando, semejante a pisar nieve en la Tierra.

La investigación que publica hoy Nature, encabezada por Laurence O’Rourke de la Agencia Espacial Europea (ESA), ha supuesto tres años de trabajo para localizar el segundo sitio de aterrizaje de Philae hasta que llegó a su emplazamiento final.

El módulo, del tamaño de una lavadora, descendió sobre “Chury” en noviembre de 2014, pero su llegada no fue sencilla pues rebotó en el lugar donde tenía previsto posarse, la región de Agilkia, se embarcó en un vuelo de dos horas, durante las que chocó contra el borde de un acantilado y se precipitó a un segundo lugar de aterrizaje para acabar deteniéndose en la región de Abydos.

Hasta ahora, el segundo lugar de aterrizaje era un misterio, que ha desvelado el equipo dirigido por O’Rourke, quien señala que localizar ese sitio era importante, porque los sensores del módulo indicaban que había penetrado en la superficie del cometa.

Eso significaba que “muy probablemente” habría expuesto el hielo primitivo existente por debajo, lo que les permitiría acceder “a hielo de miles de millones de años de antigüedad, algo impagable”.

Un equipo de científicos e ingenieros de la misión reunió los datos de los instrumentos de Rosetta y Philae para localizar y confirmar el lugar de aterrizaje “perdido”.

Diversos análisis de los datos revelaron que Philae permaneció casi dos minutos en el segundo lugar de aterrizaje, durante los que chocó, al menos cuatro veces, contra la superficie y dejó signos claros de su paso por ese lugar, explicó a Efe O’Rourke.

Es una región grande, con acantilados y muchas rocas formadas por hielo y polvo, donde el apartado impactó contra dos de ellas que recordaron al investigador la forma de una calavera vista desde arriba, por lo que decido llamar a la zona cresta de la calavera, cuyo ojo derecho fue hecho por la parte superior del módulo.

Una de las huellas más llamativas dejadas por Philae fue cuando se hundió, unos 25 centímetros, en el lateral de una grieta, que cortó “como un cuchillo” y dejó al descubierto hielo de unos 4.500 años de antigüedad.

Los expertos detectaron allí una zona brillante de 3,5 metros que era ese hielo. Aunque en el momento del aterrizaje estaba en su mayor parte a la sombra, el Sol le daba de lleno cuando meses después se tomaron las imágenes y brillaba más que el resto, porque no había estado expuesto con anterioridad al entorno.

El estudio también proporciona la primera medición “in situ” de la suavidad del interior de polvo y hielo de una roca del cometa.

El hecho de que Philae chocase con el lateral de la grieta permitió llegar a la conclusión de que esta mezcla de polvo y hielo de miles de millones de años de antigüedad es “extraordinariamente suave, más esponjosa que la espuma de un capuchino”, algo parecido “a pisar la nieve en la Tierra”, ilustró O’Rourke.

El estudio también ha permitido calcular la porosidad de la roca (el espacio vacío que existe entre los granos de polvo y hielo del interior), que alcanza alrededor del 75 %, en línea con el valor medido en otro estudio anterior para la totalidad del cometa.

Este mismo estudio mostró que el cometa presenta un interior homogéneo, lo que implica que las rocas representan el estado general de su interior cuando se formó.

Comprender la dureza de un cometa “es fundamental para futuras misiones de aterrizaje” y que este presente un interior tan blando “constituye una información muy valiosa a la hora de diseñar mecanismos de aterrizaje y los procesos mecánicos que podrían necesitarse para recuperar muestras”, indicó en un comunicado Matt Taylor, científico del proyecto Rosetta.

La azarosa aventura de Philae en el cometa “Chury” le llevó a acabar en un lugar de sombra, donde no podía recargar sus baterías por lo que, tras 57 horas, entró en reposo, después de transmitir valiosa información científica.

Mientas, Rosetta siguió adelante con su misión orbitando el cometa, que se prolongó hasta septiembre de 2016 cuando se posó sobre él y se desactivó.

O’Rourke está convencido de que Rosetta seguirá siendo fuente de nuevo conocimiento y “no hay duda de que dará sorpresas”, pues existe “muchísima información” en los archivos de la ESA de la que “saldrán muchos artículos científicos”, pues es la “única misión que ha orbitado un cometa”.

EFE

Sigue leyendo

Ciencia

Ya hay fecha para primera misión operativa a la EEI de SpaceX y la NASA

Publicado

en

Por

Nasa

La primera misión tripulada a la Estación Espacial Internacional (EEI) desde Estados Unidos después del histórico viaje de prueba Demo-2 se iniciará finalmente el 14 de noviembre, después de varios aplazamientos.

Ese día, si todo sale como está previsto, un cohete Falcon 9 de SpaceX con la cápsula Dragon Crew en la punta despegará del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida), a las 19.49 horas locales (23.49 GMT), según informó la NASA.

A bordo de la cápsula irán los astronautas de la agencia espacial de EE.UU. Michael Hopkins, Shannon Walker y Victor Glover, además del astronauta japonés Soichi Noguchi.

La misión Crew-1 debía haberse iniciado originalmente el 23 de octubre, pero fue aplazada al 31 de octubre y luego sin fecha hasta que la NASA anunció que será el 14 de noviembre.

El último aplazamiento se debió a que se descubrió un problemas en los motores del cohete Falcon 9 durante un vuelo no relacionado con el programa de la NASA.

Este miércoles está previsto que SpaceX y la NASA informen sobre ese problema y otros detalles de la misión en una rueda de presa virtual.

La misión Crew-1, con una duración de seis meses, será la primera de las al menos seis que SpaceX realizará a la EEI en razón de un contrato de 2.600 millones con la NASA firmado en 2014.

En la misión de prueba Demo-2 Bob Behnken y Doug Hurley viajaron a la EEI el pasado 30 de mayo y al cabo de dos meses regresaron a la tierra en la misma cápsula, que cayó al Golfo de México de manera controlada y sin problemas el 2 de agosto pasado.

Boeing firmó también un contrato con la NASA, en este caso de 4.200 millones de dólares, para proveer las naves que llevarán a los astronautas estadounidenses a la EEI, pero la primera misión de prueba salió mal y no hay todavía fecha prevista para otra.

La NASA firmó esos contratos para desarrollar el programa comercial de transporte espacial y dejar de depender de la nave rusa Soyuz, en la que han viajado los astronautas de la agencia estadounidense desde que canceló su programa de transbordadores en 2011.

EFE

Sigue leyendo

Ciencia

Hallan datos inequívocos de agua en la Luna y bolsas que pueden albergarla

Publicado

en

Por

la Luna

La Luna contiene agua helada, según nuevos datos inequívocos de detección, y en su superficie hay numerosos cráteres, incluso muy pequeños, a los que nunca llega la luz solar, donde esta podría estar atrapada de forma estable, lo que puede tener implicaciones para futuras misiones humanas.

Nature Astronomy publica hoy dos estudios firmados por científicos estadounidenses, uno de los cuales señala la inequívoca detección de agua molecular (H20) en la Luna y el otro sugiere que aproximadamente 40.000 metros cuadrados de su superficie, de los que un 40 % están en el sur, tiene la capacidad de retener agua en las llamadas trampas frías.

Hace dos años ya se habían detectado signos de hidratación en la superficie lunar, particularmente alrededor del polo Sur, que posiblemente correspondían a la presencia de agua, pero el método empleado no podía diferenciar si se trataba de agua molecular (H2O) o de hidroxiles (radicales llamados OH).

En esta nueva publicación, un equipo dirigido por Casey Honniball de la Universidad de Hawai, usó datos del Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA) de la Nasa, un avión Boeing 747SP modificado para transportar un telescopio reflector.

Los datos fueron tomados del cráter Clavius, cerca del polo Sur, que fue observado por SOFIA en una longitud de onda de seis micras, a la que el agua molecular produce una firma espectral única.

Las observaciones previas, a una longitud de tres micras, señalaban indicios de agua, que “todavía dejaban abierta una explicación alternativa”, pero los nuevos datos “no tienen otra explicación que la presencia de agua molecular”, dice a Efe Ignasi Ribas, astrofísico del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC) y del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC.

El agua, atrapada dentro de granos de polvo o de cristales, cuando es excitada por la luz del Sol vibra y la vuelve a emitir a una longitud de onda de seis micras.

“En la práctica, es como si esas zonas de la Luna brillaran más que lo que deberían a esa longitud de onda”, agrega Ribas comentando el artículo del que no es firmante.

Los investigadores estiman que la abundancia en las altas latitudes meridionales es de 100 a 400 gramos de H2O por tonelada de regolito (el material del que está formado la superficie lunar) y la distribución del agua en ese pequeño rango de latitud es resultado de la geología local y “probablemente no un fenómeno global”.

Esa cantidad de agua es mucho menor que en la Tierra, “pero es más que cero”, indica Ribas, quien recuerda que las condiciones en la Luna son extremas por lo que es difícil retenerla pues se evapora y escapa.

El segundo estudio, encabezado por Paul Hayne de la Universidad de Colorado Boulder, examinó la distribución en la superficie lunar de zonas en un estado de oscuridad eterna, en las que el hielo podría ser capturado y permanecer estable.

“En las trampas frías las temperaturas son tan bajas que el hielo se comportaría como una roca”, si el agua entra ahí “no irá a ninguna parte durante mil millones de años”, señala el científico citado por la universidad.

Aunque no se puede probar que estas trampas frías realmente contengan reservas de hielo -“la única forma de hacerlo sería ir allí en persona o con rovers y cavar”, dice Hayne- los resultados “son prometedores” y futuras misiones podrían arrojar aún más luz sobre los recursos hídricos de la Luna.

El estudio se hizo con datos del Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA para evaluar una gama de posibles tamaños de trampas frías, las cuales podrían ser mucho más comunes en la superficie de la Luna de lo sugerido en investigaciones anteriores.

El equipo usó también herramientas matemáticas para recrear cómo podría ser la superficie lunar a muy pequeña escala y la respuesta es que sería “un poco como una pelota de golf”, repleta de pequeños hoyos.

El estudio indica que las “micro” trampas frías, en ocasiones de un tamaño no superior a un céntimo de euro, son cientos o miles de veces más numerosas que las de mayor tamaño, que pueden tener varios kilómetros, y se pueden encontrar en ambos polos.

Los autores sugieren que aproximadamente 40.000 metros cuadrados de la superficie lunar tiene la capacidad de atrapar agua, cuya presencia puede tener implicaciones para futuras misiones lunares que tengan como objetivo el acceso a estos potenciales depósitos de hielo.

“Si estamos en lo cierto -consideró Hayne-, el agua va a ser más accesible”, teniendo en mente, en un futuro, el posible establecimiento de bases lunares.

La existencia en la Luna de agua que potencialmente se pueda usar es una perspectiva “muy interesante” y “emocionante”, destaca Ribas, aunque el tiempo dirá si se puede utilizar para ayudar a futuras bases lunares.

Sigue leyendo

PUBLICIDAD

pUBLICIDAD - MUEBLES DE MADERA

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

Tendencias