Conecta con nosotros
Emily in París Emily in París

Series

“Emily in París”, de la serie al fenómeno de moda

Publicado

el

Por

Hace apenas tres semanas desde su estreno, pero “Emily in Paris”, (Netflix) creada por Darren Star, se ha convertido en una de las series más vistas de la plataforma y también del mundo. Un cóctel entre moda, rincones de ensueño de la capital gala y todo tipo de clichés franceses que dan forma a las aventuras de la joven estadounidense Emily Cooper al mudarse a París, donde comienza su nueva vida.

Una joven ejecutiva de marketing en Chicago que, de un día para otro, debe mudarse a París y comenzar una nueva vida de cero, donde en diez capítulos de apenas media hora de duración recorrerá tópicos que van desde conocer de primera mano el mundo de la Alta Costura a peregrinar los campos de la Champaña francesa, vestida siempre con “looks” impolutos que, hacen a la serie ser merecedora de ser llamada “La nueva versión de ´Sexo en Nueva York´”.

Lily Collins da vida a Emily Cooper en esta particular comedia romántica que juega con el cambio de estilo de vida de Chicago a París, sus diferentes rincones, y todos y cada uno de los clichés parisinos; desde enamorarse de un apuesto “chef” de cocina a trabajar de cerca con firmas de lujo, acudir a fiestas con grandes diseñadores y, por supuesto, retratarlo todo en redes sociales.

Aunque Cooper se mude a Paris con apenas dos maletas y unas cuantas cajas, sus estilismos se han convertido también en protagonistas rotundos de la serie, y han desencadenado oleadas de fans que, dedican cuentas en Instagram a analizar cada prenda lucida por la protagonista, como @emilyinparisfashion o @fashionfemilyinparis, que diseccionan minuciosamente cada “look” construido por Patricia Field, estilista de la serie.

De nuevas firmas francesas emergentes como Staud a Kenzo, Moschino y Off-White, o incluso un Stepháne Rolland, en un vestido de volúmenes blancos que, además de ser el protagonista del capítulo en cuestión, que gira en torno a una subasta, fue lucido por la modelo española 00.Nieves Álvarez como protagonista de la colección del diseñador hace un par de temporadas.

Alexandre Vauthier, MGSM o Christian Siriano, que firma el vestido negro de palabra de honor que Emily Cooper luce para asistir a la Ópera de París y que se ha convertido en uno de los más reseñados de la ficción, forman también parte del vestuario, mostrando el gusto polifacético a la hora de vestir de la protagonista a través de diferentes estilismos.

Aunque si hay una marca que persiste en cada capítulo de la serie, es Chanel, incuestionable firma asociada al lujo y a la capital francesa. Además de diferentes bolsos, Emily luce desde chaquetas propuestas en pasarela durante la colección Resort 2020 (valorada en seis millones de dólares -unos 5 millones de euros- a prendas de la colección de 2017, que siempre conjunta con el bolso clásico 2.55 en diferentes tejidos y colores.

Y es que, Chanel y París son dos caras de una misma moneda. Es por esa cuestión por la que las evidencia entre el prestigioso diseñador ficticio en la serie “Pierre Cadault” sigue, en muchos guiños, la figura de Karl Lagerfeld. Desde su aberración por todo lo que sea “ringarde” (hortera) a su mascota, una iguana que vive con servicios propios de atención y que recuerda a “Choupette”, la gata de Lagerfeld con sus propias niñeras.

Mucha moda, amores fugaces y escenarios idílicos maridados en champán francés que, aunque recuerdan en trasfondo a “Sexo en Nueva York”, vienen acompañados de un nuevo actor: las redes sociales. Porque si hay algo imprescindible para Emily Cooper es ir acompañada de su móvil, con el que retrata pequeñas escenas cotidianas de su día a día en París para su Instagram, hasta el punto de convertirse en “influencer”.

Una combinación perfecta que ha catapultado la serie a ser la más vista en Estados Unidos y mantenerse en el “top 10” de Netflix en España, y cuya segunda temporada ya se encuentra en pleno rodaje para presentar una segunda temporada en la que “Emily se introducirá más en el estilo de vida francés”, según ha apuntado su creador, Darren Star, y que podría ver la luz el próximo 2021.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Series

Ajedrez y éxito: así es la revolución “Gambito de dama” la miniserie más vista en Netflix

Publicado

el

Por

Gambito de dama

Es la miniserie más vista de la historia de Netflix, ha despertado una fascinación global por este juego. “Gambito de dama” es la serie del momento, además de un fenómeno de masas que acerca el mundo del ajedrez a la pantalla a través de Beth Harmon, una joven huérfana que se erige como campeona mundial, desafiando, además de a sus oponentes, a los códigos de la época.

Hasta hace algo más de un mes, el “gambito de dama” era únicamente una de las aperturas de juego más antiguas del ajedrez. Ahora, y desde el estreno de esta ficción hace cuatro semanas, el imaginario colectivo piensa, al escuchar estas palabras, en la miniserie de siete capítulos de Netflix que narra la fascinante historia de Beth Harmon, inspirada en la novela de Walter Trevis “Gambito de dama” (1983).

Desde su emisión, las búsquedas referidas al ajedrez se han duplicado en Google, en “Ebay” se ha aumentado la venta de tableros y la plataforma de ajedrez online “Chess.com” ha visto incrementadas por cinco sus suscripciones. Además, y según ha informado Netflix, es la miniserie más vista de su historia, ocupa el número uno en 63 países.

La ficción dirigida y producida por Scott Frank se ha convertido en un fenómeno, posicionando el ajedrez como uno de los temas de moda del momento, y desempolvando nombres como el de Bobby Fischer, maestro de ajedrez en los años setenta cuya historia recuerda, en algunos matices, a la de la protagonista de la serie.

“Gambito de dama” narra la historia de Beth Harmon (Anya Taylor-Joy), una niña huérfana que comienza a jugar al ajedrez en el sótano de su orfanato con el señor Shaibel (Bill Camp), el conserje de la institución. Shaibel acaba siendo su tutor, además de descubrir su prodigioso talento, y Harmon crecerá desde entonces como una eminencia en el universo del ajedrez hasta coronarse como campeona del mundo.

La ajedrecista compite así en un ambiente eminentemente masculino y con jugadores que la doblan en edad, pero que no la intimidan, uno de los aspectos que más ha llamado la atención de la audiencia, que busca y debate en redes posibles teorías sobre la creación de este personaje de ficción.

Un personaje que, según Walter Trevis no se inspira en una única persona, sino en varios jugadores como Robert Fischer, Boris Spassky y Antoly Karpov, aunque según confesaba a The New York Times al publicar el libro, se inspiraba sobre todo en sí mismo, al contar con una dilatada experiencia jugando al ajedrez profesional y también con el abuso de sustancias.

“Nací en San Francisco y cuando era pequeño me diagnosticaron una enfermedad reumática del corazón para la que me dieron unas drogas muy fuertes. De ahí tomé la drogodependencia de Beth, escribir sobre ella ha sido una especie de purgatorio”, declaró Trevis,

Un punto común a Harmon, que desde su estancia en el orfanato crea una dependencia por los tranquilizantes, suministrados a los huérfanos como “vitaminas” y bajo cuyos efectos, la protagonista visualiza en el techo los movimientos idóneos para sus partidas, sin dejar margen a fallar o a quedar “en tablas” con su contrincante, ya que, tal y como la definen en la serie, “si algo le gusta a Beth Harmon, es ganar”.

“Es todo un mundo en solo 64 cuadrados. Me siento segura en él. Puedo controlarlo, puedo dominarlo y es predecible. Así que, si me hago daño, solo me tengo a mi misma para culparme”, explica en uno de los capítulos Beth Harmon sobre el ajedrez, que no solo es el hilo conductor de la serie sino el eje vertebrador de la vida de la propia protagonista, que pasa de jugar al ajedrez en un sótano a ganar a los maestros consagrados de este juego.

Es precisamente la seguridad de anticiparse a los movimientos de su adversario, lo que la reconforta, según explicó a Efe en una entrevista Anya Taylor-Joy (Miami, 1996), la actriz que da vida a la jugadora: “En gran parte, la seducción del ajedrez es que, si aprendes sus reglas, puedes entender cómo va a reaccionar alguien y tener movimientos para ello. Ella responde bien a tener reglas, a saber qué hacer, y encuentra seguridad en eso”, explica la intérprete sobre su personaje.

Harmon madura deprisa, vive un ascenso rápido e insólito debido a su edad en relación con la de sus adversarios, además de ser la única mujer en competir, aspectos irrelevantes para el personaje, que al convertirse en famosa “no entiende por qué la gente habla de su género en lugar de sus habilidades como jugadora”.

Unas habilidades que la actriz tuvo que aprender a interpretar en pantalla, sirviéndose para ello de “maestros increíbles” del ajedrez como Bruce Pandolfini, para dar forma al personaje de Beth Harmon, que desde su primera entrada en escena engancha al espectador a través de un particular mundo interior con forma de tablero de ajedrez.

EFE

Sigue leyendo

Series

La serie india de Netflix “Delhi Crime” se lleva el Emmy Internacional al Mejor Drama

Publicado

el

Por

Netflix

La serie india “Delhi Crime”, producida por Netflix, se llevó este lunes el codiciado Emmy Internacional al Mejor Drama en la primera ceremonia virtual en casi 50 años de celebración de estos galardones, en los que destacaron producciones brasileñas y británicas.

“Muchísimas gracias a Netflix, que asumió un riesgo enorme con esta producción”, dijo en su discurso de aceptación del premio más importante de la gala un emocionado Richie Mehta, director y guionista de la serie, que narra el caso de la brutal violación en grupo y asesinato de una joven de 23 años en un autobús en Nueva Delhi en 2012.

“Este proyecto fue liderado por mujeres, financiado y montado por mujeres. Este crimen fue resuelto por mujeres, y esto es por la valentía de esas mujeres y todas las mujeres que no sólo tienen que padecer la violencia que tantos hombres ejercen sobre ellas, sino que después tienen la tarea de solucionar el problema”, aseveró Mehta en referencia a la prevalencia de los delitos sexuales en India.

Se trata del único premio que se llevó India en esta 48 edición de los Emmy Internacional, que premian series televisivas producidas y emitidas fuera de EE.UU., y en los que destacó el Reino Unido, que acaparó los reconocimientos a Mejor Actor, para el joven Billy Barratt, de 13 años, Mejor Actriz para la veterana Glenda Jackson, Mejor Documental, que se llevó “For Sama”, y Mejor película para televisión o miniserie, para “Responsible Child”.

Brasil no se quedó atrás y se hizo con tres galardones: Mejor Comedia para “Ninguém Tá Olhando” (Nadie está mirando), Mejor programa artístico para “Vertige de la Chute (Ressaca)”, y Mejor telenovela para “Órfãos Da Terra (Huérfanos de la Nación)”.

Aunque la gala se celebró como cada año en Nueva York, esta vez fue sólo el presentador, Richard Kind, junto con algunos de los artistas encargados de anunciar los premios los que estaban en la sala, como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

Así, los ganadores fueron interviniendo en videoconferencias en una gala mucho más corta de lo habitual, puesto que varias de las categorías de menor importancia fueron obviadas en esta edición.

EFE

Sigue leyendo

Series

La historia del libro que una madre con cáncer hizo a su hijo llega a Netflix

Publicado

el

Por

Netflix

“El cuaderno de Tomy”, la nueva película argentina de Netflix y basada en una historia real, muestra la aceptación irónica de la muerte y refleja el amor de una paciente de cáncer terminal por su hijo, al que le escribe un libro para que lo lea de mayor, cuando ella ya no esté.

“Es un acto de amor infinito”, dice sobre ese cuaderno póstumo en una entrevista con Efe el actor argentino Esteban Lamothe, quien en la película da vida al marido de la protagonista, encarnada por Valeria Bertucelli, padres de un niño de tres años llamado Tomy.

TRANSMITIENDO ENSEÑANZAS DESPUÉS DE LA MUERTE

El filme, bajo la dirección de Carlos Sorín (Bombón, 2004; y La película del rey, 1986), relata una historia que se popularizó en Argentina en abril de 2015, cuando se dio a conocer en los medios locales el caso de María Vázquez, quien murió el 21 de ese mismo mes de un cáncer de ovarios terminal.

“Hacer esta película me conectó con algo que está alrededor nuestro, que los occidentales lo negamos, que es la muerte. No la incorporamos nunca como parte de la vida, como si no fuese seguro que todos nos vamos a morir. Hay que empezar a pensar en eso de otra manera”, asegura Lamothe.

Vázquez contó sus últimos días por Twitter con la alta carga de ironía y humor que tenían también la mayoría de sus mensajes previos a conocer que no iba a salir con vida del hospital de Buenos Aires en el que se encontraba.

Ese buen ánimo ante la muerte inminente se refleja en el largometraje, que se estrena el próximo 24 de noviembre en Netflix, que lleva ahora a todo el mundo una de las historias virales que más inspiró a los argentinos en 2015, cuando María Vázquez apareció entre los personajes más influyentes del año en los medios del país.

Además, después de su muerte, la editorial Planeta publicó el cuaderno que escribió originalmente para su hijo, que en la realidad se llama Nippur, y el libro se convirtió en un éxito editorial por la cantidad de enseñanzas ante la vida que contiene.

“Siento que es un libro que en algún punto se parece a la película: si conectas con la película y llorás, no es un llanto de desgracia, es del drenaje, es más de aceptación. Lo más fuerte es eso, que es una palabra que ella usaba mucho, aceptar”, reflexiona Lamothe.

Así, en cuestión de semanas, Vázquez escribió cerca de 60 capítulos que, en algún momento, el todavía niño Nippur -Tomy en la película-, leerá para saber quién fue su madre y qué consejos le da ante la adultez.

“Nada dura para siempre: ni el helado, ni las películas, ni lo feo, ni lo lindo, ni las hojas de los árboles, ni mamá. Pero yo voy a estar en tu corazón hasta que vos tampoco dures para siempre pero estés en otros corazones. Y así nada muere nunca y algo sigue, siempre”, dice una de las páginas de ese cuaderno.

LA BUROCRACIA DE UN CÁNCER TERMINAL

Mientras su mujer escribe esas páginas, el personaje de Lamothe pasa gran parte de la película entre los complejos y crudos trámites que presenta la situación del cáncer terminal de su esposa.

A pesar del sufrimiento que experimentó María Vázquez en sus últimas semanas de vida, se genera una discusión médica sobre administrarle o no una sedación terminal, por los grises que presenta ese tratamiento por sus similitudes con la eutanasia, ilegal en Argentina.

Así, los trámites para esa sedación unos días avanzan y otros días se ralentizan, mientras los directivos del hospital piensan en que el alcance mediático del caso de María Vázquez puede causarles problemas legales.

“Este país es muy burocrático, siempre está la muerte y el cáncer está aparejada una cierta cantidad de burocracia”, considera el actor.
Para Lamothe, también conocido por sus papeles en la película “El estudiante” (2011) y las series “El marginal” y “Puerta 7”, “morirse es un derecho que deberían tener todas las personas”.

“Ciertas políticas que tratan de mantener con vida a la gente a cualquier precio… Eso no sé si está bien porque por ahí el paciente quiere descansar. Rendirse está bien”, indica.

Lamothe, para quien fue “un sueño” trabajar con Valeria Bertucelli, era una “película difícil”, por las ocho semanas que pasaron en un hospital y por la conexión que sentían con la historia real.

“Pero un poco teníamos el espíritu de los verdaderos, porque era también enfrentar eso, si algo hizo ella fue reírse”, subraya.

UNA HISTORIA INSPIRADORA DESDE ARGENTINA EN NETFLIX

Sin embargo, reconoce que su “primera reacción” que tuvo al leer el guión fue la de que le costó “escuchar a alguien que dice, ‘ché’, ya está”, porque lo que él pensaba era que había que “luchar, tener fe”, o decir “nunca se sabe”.

“En la pandemia se murió el padrino de mi hijo, era algo de que estaba cansado y su muerte fue de eso. Cuando ves alguien que abandona la vida es también medio emocionante. Quisiera ir hacia ese pensamiento, que me parece que es más sano”, cuenta.

Lamothe tiene la sensación de que “El cuaderno de Tomy” llegará a los tops de Netflix porque está “muy bien” y tiene a Bertucelli en “su mejor momento”, además de que la temática acompaña.

“La muerte y el cáncer son pop, porque todos nos vamos a morir. Sí o sí va a ser un éxito, te dan ganas de hablar después de verla. Estas películas son populares a pesar de ellas”, concluye.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias