Conecta con nosotros
fósil fósil

Ciencia

Descubren el fósil casi intacto de un cetáceo de 3.000 años cerca de Bangkok

Publicado

el

Por

Paleontólogos tailandeses trabajan en determinar la edad de un fosil casi intacto de rorcual de Bryde, que podría tener entre 3.000 y 5.000 años, hallado cerca de Bangkok y a unos 12 kilómetros de la actual línea de costa.

El ministro tailandés de Medioambienbe y Recursos Naturales, Varawut Silpa-archa, indicó tras visitar la excavación que espera conocer en diciembre los resultados de las pruebas de carbono para precisar de cuando data el ejemplar.

Aunque los expertos ya apuntaron a medios locales que conforme a análisis previos de conchas encontradas podría rondar entre 3.000 y 5.000 años de antigüedad.

El esqueleto del fósil, de unos doce metros de longitud, conserva en perfectas condiciones la calavera, 19 vértebras, 5 costillas y la aleta izquierda, entre otros huesos.

Los arqueólogos aún trabajan para desenterrar parte del cetáceo encontrado el 6 de noviembre en la provincia de Samut Sakhon, al suroeste de Bangkok, una zona que hace miles de años estuvo cubierta por el agua del mar.

Según el ministro, este descubrimiento ayudará en las investigaciones sobre la evolución del rorcual de Bryde, del cual unos 50 ejemplares del actual mamífero marino habitan a día de hoy las aguas del Golfo de Tailandia.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

La danza de seis nuevos exoplanetas afina las teorías de la formación planetaria

Publicado

el

Por

La danza de seis nuevos exoplanetas afina las teorías de la formación planetaria

Desde que en 1995 se descubriera el primer planeta extrasolar, se han catalogado más de 4.000. Los hay extremadamente calientes, más y menos densos o parecidos en tamaño y forma a la Tierra. Ahora, un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un sistema de seis con un peculiar ritmo de movimientos.

Cinco “bailan a un extraño compás” alrededor de su estrella central, la TOI-178, a unos 200 años luz de distancia en la constelación de Sculptor.

Los responsables del trabajo creen que este sistema podría proporcionar nuevas y mejores pistas sobre cómo los planetas, incluidos los de nuestro sistema solar, se forman y evolucionan.

Su descripción se publica en la revista Astronomy & Astrophysics, en un artículo que lideran investigadores de las universidades de Ginebra y Berna (Suiza), y firman más de un centenar de autores.

La primera vez que el equipo observó TOI-178 en 2018 en los datos de la misión TESS pensó que el sistema contenía solo tres planetas con dos de ellos en la misma órbita. Sin embargo, al echar un vistazo más de cerca con nuevos datos, vio algo completamente diferente, detalla un comunicado del Observatorio Europeo Austral (ESO), que califica el sistema de “desconcertante”.

Cuenta con seis exoplanetas y todos, menos el más cercano a la estrella -se desconoce por qué-, “son prisioneros de una rítmica danza mientras se mueven en sus órbitas”. Es decir, están en resonancia, lo que significa que hay patrones que se repiten a medida que se mueven alrededor de su estrella, haciendo que algunos se alineen cada pocas órbitas.

Esta dinámica no es exclusiva de este sistema, dice a Efe Ignasi Ribas, investigador en el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña y del CSIC en el Instituto de Ciencias del Espacio, quien apunta que se ha observado al menos en otros cinco conjuntos de exoplanetas, entre ellos los que orbitan alrededor de Trappist-1.

Pero no solo. Ribas, también autor del estudio, detalla que una resonancia similar se observa en nuestro sistema solar, en las órbitas de tres lunas de Júpiter: Ío, Europa y Ganímedes. En este baile, Ío, el cuerpo más cercano de los tres a Júpiter, completa cuatro órbitas alrededor del planeta por cada órbita de Ganímedes, la más lenta, y dos órbitas completas por cada órbita de Europa.

En el caso de TOI-178, los cinco exoplanetas exteriores siguen una cadena de resonancia mucho más compleja, una de las más largas descubiertas hasta ahora: mientras que las tres lunas de Júpiter están en una resonancia de 4:2:1 órbitas, los cinco exoplanetas siguen una cadena de 18:9:6:4:3.

Es decir, mientras el primer planeta en esta cadena de resonancia completa 18 órbitas, el segundo completa 9, y así sucesivamente.
Más que una curiosidad orbital, esta danza de planetas resonantes proporciona pistas sobre el pasado del sistema.

“Sus órbitas están muy bien ordenadas, lo que nos dice que este sistema ha evolucionado de una forma suave desde su nacimiento”, subraya Yann Alibert, de la Universidad de Berna; si hubiera sufrido perturbaciones importantes en el inicio de su formación, como un gran impacto, esta frágil configuración de órbitas no habría sobrevivido.

Esto nos dice, señala por su parte Ribas, que estos sistemas, en su formación, tienen tendencia a encajar sus planetas en este tipo de resonancias estables. En este caso ha ocurrido con cinco de ellos; el más cercano a la estrella no ha entrado en esta danza.

“No es fácil saber por qué. Este planeta, por el motivo que sea, ha hallado su estabilidad en una configuración distinta”, indica.

Aunque la disposición de las órbitas sea clara y bien ordenada, las densidades de los planetas “son mucho más desordenadas”, relata Nathan Hara, de la Universidad de Ginebra: parece que hay un planeta tan denso como la Tierra justo al lado de uno muy esponjoso, con la mitad de densidad de Neptuno, seguido de un planeta con la densidad de Neptuno. “No es a lo que estamos acostumbrados”.

En el Sistema Solar, por ejemplo, los planetas están perfectamente dispuestos, con los rocosos y más densos más cerca de la estrella central y los gaseosos más alejados.

“En TOI-178 encontramos una mezcla de propiedades a distintas distancias de la estrella; eso indica una historia de formación y evolución bastante compleja en la que tendremos que indagar aún más”, indica a Efe Jorge Lillo-Box, del Centro de Astrobiología de Madrid.

Según Adrien Leleu, coordinador de la investigación, “este contraste entre la armonía rítmica del movimiento orbital y las densidades desordenadas desafía sin duda nuestra comprensión de la formación y evolución de los sistemas planetarios”.

Para Ribas, no se trata tanto de un desafío como de un gran aprendizaje: este descubrimiento mejorará las teorías sobre formación planetaria.

El equipo, que cuenta también con el Instituto de Astrofísica de Canarias, utilizó observaciones del satélite CHEOPS, de la Agencia Espacial Europea, junto con el instrumento ESPRESSO, instalado en el telescopio VLT de ESO, y los telescopios NGTS y SPECULOOS, ambos en Paranal, Chile.

Los exoplanetas son difíciles de detectar y medir con precisión, por eso se usan diversas técnicas. Las principales son: tránsitos por imágenes -se observa la luz de la estrella que se atenúa cuando un exoplaneta pasa por delante- y velocidades radiales -observación del espectro de luz de la estrella en busca de pequeños signos de bamboleos que ocurren a medida que los exoplanetas se mueven-.

Los seis planetas tienen tamaños que van desde aproximadamente uno hasta aproximadamente tres veces el tamaño de la Tierra; algunos son rocosos, pero más grandes que la Tierra (se conocen como supertierras) y otros gaseosos.

Aunque ninguno se encuentra en la zona habitable de la estrella (zona en la que si existiera un planeta similar a la Tierra podría albergar agua líquida), los investigadores sugieren que podrían encontrar más en esa zona o muy cerca.

EFE

Sigue leyendo

Ciencia

China, objetivo: la Luna

Publicado

el

Por

China

Bautizado en honor a una diosa que, según la mitología china, vive en la Luna, el programa Chang’e de la potencia asiática dio un paso de gigante el pasado diciembre tras alunizar y traer de vuelta a la Tierra muestras de roca lunar bajo la promesa de que las compartirá con científicos de otros países.

La sonda no tripulada Chang’e 5 regresó el 17 de diciembre con casi dos kilogramos de muestras lunares, lo que convirtió a China en el tercer país en completar esta hazaña tras Estados Unidos y la extinta Unión Soviética, la última en lograrlo en 1976.

Científicos chinos explicaron esta semana en un evento para los medios que el material ayudará a saber más sobre el satélite -por ejemplo, su edad exacta-, y que para ello programaron que la sonda perforase en el norte del Mons Rümker, un montículo volcánico de la cuenca Oceanus Procellarum, en la cara visible de la Luna.

Se trata de una zona a la que no habían llegado antes ni astronautas ni misiones espaciales no tripuladas.

Las muestras se recopilaron de dos formas diferentes: en la superficie de la Luna, gracias a un brazo robótico, y bajo tierra, a través de un taladro que perforó dos metros el satélite para obtener ejemplares que podrían datar de periodos muy anteriores.

DOSCIENTOS GRAMOS MENOS DE LO PREVISTO

Tras su llegada, la cápsula fue trasladada a Pekín en avión, donde se procedió a extraer el cilindro contenedor con las muestras.

No obstante, el subdirector del Centro de Exploración Lunar y Programa Espacial de la Administración Espacial Nacional de China (ANEC), Pei Zhaoyu, admitió en el citado evento que la sonda trajo 1.731 gramos en lugar de los dos kilos previstos.

“Queríamos que la sonda excavase durante 22 horas pero paramos después de 12. Los científicos estimaron que la cantidad era suficiente dada la densidad de las rocas”, afirmó, aunque reconoció que “podría no ser tan alta como pensábamos”.

También señaló que un 80 % de las muestras se utilizará para la investigación -el 20 % restante se almacenará-, y que el país las compartirá “con científicos de todo el mundo” durante un período de hasta seis meses, aunque todavía no se han recibido solicitudes desde el extranjero.

El éxito de la misión ha sido, además, motivo de orgullo: el alunizador también desplegó la bandera china en la superficie lunar, lo que convirtió a China en la segunda nación en hacerlo.

“La Luna es propiedad de toda la humanidad. Como potencia, China tiene la responsabilidad de explorarla. Otros países lograron resultados brillantes en sus programas, pero no podemos quedarnos a expensas del resto”, indicó el funcionario.

EL ESPACIO, ESCENARIO DE CONFLICTO Y DE COOPERACIÓN

Los progresos de China en el espacio han sido vistos con recelo por Washington, con quien Pekín mantiene diversas disputas que se recrudecieron durante el mandato del ya expresidente Donald Trump.

En 2019, una comisión estadounidense aseguró que “el sueño espacial chino” no consiste en explorarlo sino en “dominarlo” y que para ello invierte “ingentes cantidades de dinero”.

Pei no aclaró cuánto costó la última misión y se limitó a comentar que China no restringe la cooperación con ningún país.

No en vano, son las leyes estadounidenses las que limitan a su agencia espacial NASA a colaborar directamente con Pekín.

El funcionario destacó que China ha cooperado en la misión del Chang’e 5 con instituciones como la Agencia Espacial Europea (ESA) y, a través de ella, con la estación de seguimiento española de Maspalomas (Islas Canarias) operada por el Instituto Nacional de Técnica Aerospacial (INTA), que realizó el seguimiento de reentrada de la sonda.

También colaboró con Argentina en el campo de la Telemetría, Seguimiento y Comando (TT&C), confirmó a Efe Sabino Vaca Narvaja, representante especial para la Promoción Comercial e Inversiones en China, tras recibir una conmemoración en nombre de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales de la Argentina (CONAE).

“Se premia a la Estación de Espacio Profundo en la provincia de Neuquén que prestó apoyo al Chang’e 5, una de las misiones más complejas que ha llevado a cabo China hasta ahora”, explicó.

El diplomático espera que los científicos argentinos puedan acceder a las muestras para estudiarlas -sea en equipos mixtos de investigación o por cuenta propia- “y, con suerte, contribuir al conocimiento y una mayor comprensión de la Luna”.

EL ‘CONEJO DE JADE’ CONTINÚA EN EL LADO OCULTO DE LA LUNA

El programa chino de exploración lunar comenzó con el lanzamiento de una primera sonda orbital en 2007. Después, el país asiático realizó su primer alunizaje en 2013 y, en enero de 2019, logró que la Chang’e-4 se posara en su cara oculta.

Y allí sigue: el 8 de enero de este año, la ANEC hizo público que el robot explorador Yutu-2 (“conejo de jade”, nombrado así en honor al acompañante de la diosa Chang’e) reanudó sus operaciones en su vigesimosexto día lunar para moverse hacia el noroeste en dirección a cráteres de impacto con alta reflectividad.

El explorador tomará fotos panorámicas y continuará efectuando exploraciones científicas con su espectrómetro de imágenes infrarrojas, detector de átomos neutros y radar lunar.

Las sondas del programa se lanzaron mediante las diversas series del cohete Larga Marcha, que ya llevó al espacio con éxito la primera misión china a Marte, la Tianwen-1, el pasado 23 de julio, y cuya llegada al planeta rojo se prevé para el próximo mayo.

Pero la guinda al programa será una misión tripulada a la Luna y la construcción de una base científica en el mismo satélite, aunque todavía no se ha fijado una fecha para ello.

El plan es que la Chang’e-6 lleve a cabo una misión similar a la del Chang’e-5, mientras que la Chang’e-7 explorará la topografía antártica de la Luna y la Chang’e-8 desarrollará “tecnologías clave” para construir la estación lunar, que prevé la investigación científica y la minería sobre la superficie del satélite.

EFE

Sigue leyendo

Ciencia

Logran la primera imagen real del virus de la covid en 3D

Publicado

el

Por

imagen covid en 3D

No es una foto (no se puede fotografiar a un virus), pero tampoco en un modelo computerizado. Lo que un equipo de investigadores en tres países ha logrado es la primera imagen real y en tres dimensiones del SARS-CoV-2, un avance que puede ayudar a los científicos a luchar contra él.

“Es lo más cercano a mostrar la apariencia real del virus que hemos logrado hasta ahora. Con la tecnología actual, no se puede mostrar una imagen más real”, resume para Efe Peter Mindek, director de tecnología de Nanographics, la empresa austríaca que ha creado la imagen, junto a centros universitarios de China y Arabia Saudí.

Para obtener la imagen, un objeto esférico del que surgen las famosas espículas, se usó la técnica de tomografía crioelectrónica, en el que la muestra congelada se va escaneando desde distintos ángulos usando un microscopio electrónico.

Los datos obtenidos se transforman en imágenes tridimensionales usando algoritmos.

DESDE CHINA HASTA VIENA

La tomografía se realizó en la Universidad Tsinghua, en China, y los datos obtenidos fueron segmentados luego por expertos de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá.

Finalmente, Nanographics, fundada por científicos de la Universidad Técnica de Viena, eliminó el ruido de la imagen original, la renderizó y le asignó propiedades ópticas y colores.

Mindek recuerda que un virus es más pequeño que la longitud de onda de la luz visible, por lo que, por ejemplo, ni siquiera tiene color.

COLOR FALSO PERO FORMA REAL

Por eso, los tonos rosas y azules usados en la imagen son, como él dice, “falsos”, con el propósito de ayudar a representar mejor la forma y las distintas partes del virus.

Lo que sí es real, es la forma del virus, algo que tiene mucha importancia para los científicos que buscan formas de combatirlo.

“Los científicos que investigan vacunas y curas necesitan saber la forma de las moléculas. Si lo ven en 3D, es más fácil saber cómo funcionan”, explica Mindek.

AYUDA PARA LAS VACUNAS

Este experto en visualización de datos recuerda que el funcionamiento de las vacunas se basa en la interacción entre moléculas: “Cuando encajan físicamente, por su forma, pueden interactuar”.

Pero Mindek destaca que tan importante como eso es la tarea de divulgación científica que supone mostrar al público cómo es el virus que está afectando a sus vidas.

“Todas las imágenes que aparecen en los medios son modelos. Queríamos llevar al público una imagen real del virus en 3D”, cuenta.

Mindek compara esta imagen, que insiste es real y no una recreación, con la presentada de un agujero negro en abril de 2019, y que, como en este caso se realizó utilizando algoritmos para reconstruir los datos aportados, en ese caso, por varios telescopios.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias