Conecta con nosotros

Ciencia

Detectan nueva cepa de gripe porcina extremadamente contagiosa en China

Publicada

el

Detectan nueva cepa de gripe porcina extremadamente contagiosa en China

Detectan cepa de gripe porcina con “potencial pandémico” en China

Científicos monitorean el avance de una nueva cepa de influenza descubierta en cerdos con el potencial de infectar personas.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista PNAS (Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos) algunos trabajadores de mataderos y la industria porcina mostraron síntomas de infección.

Según este estudio, el virus (de nombre G4 EA H1N1) es muy reciente y tendría bastante facilidad para mutar.

Que sea un virus nuevo, además, hace que las personas tengan poca inmunidad al mismo y la tasa de contagio potencial sea bastante elevada.

Los científicos firmantes, formados en China, llaman a implementar «con urgencia» un control sobre este tipo de virus «especialmente entre los trabajadores de la industria porcina».

Detectan nueva cepa de gripe porcina

Ciencia

El hallazgo de un núcleo planetario permite mirar al interior de otros mundos

Publicada

el

Nucleo

Escudriñar el núcleo de los planetas es extremadamente complicado por las dificultades de observación, por eso su interior sigue siendo un misterio. Ahora, un equipo de científicos logró detectar por primera vez el núcleo de un gigante gaseoso de características anómalas fuera del Sistema Solar.

Se trata del exoplaneta TOI-849b y los análisis apuntan a que podría tratarse del núcleo desnudo de lo que fue un gigante gaseoso, que perdió su envoltura de gas. Este descubrimiento permitirá entender mejor la estructura interna y la formación de los gigantes gaseosos -planetas cuya composición no son mayoritariamente rocas-.

Los resultados se publican en Nature, en un artículo liderado por David Armstrong, de la Universidad de Warwick (Reino Unido), y en el que participan investigadores españoles del Centro de Astrobiología (CAB), organismo del CSIC e Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial.

Debido a las dificultades para observar el interior planetario, los exoplanetas -aquellos fuera de nuestro sistema solar- que parecen haber sufrido procesos evolutivos anómalos proporcionan a los científicos una nueva vía para entender su estructura central.

Dentro de este tipo están los que se encuentran en el “desierto neptuniano”, región tan cercana a una estrella anfitriona que se pensaba que planetas de tamaños similares a Neptuno no podían sobrevivir.

Entre los pocos detectados, se vio que se trata de exoplanetas inusualmente densos, lo que sugiere que sufrieron procesos de erosión de la atmósfera por la alta radiación procedente de su estrella. Se cree que son tan escasos porque la mayoría acaban evaporándose en pocos miles de millones de años, explica el CAB en una nota.

En el trabajo ahora publicado, se describe uno de estos exoplanetas anómalos, el TOI-849b, cuyo descubrimiento fue realizado por el telescopio espacial TESS de la NASA y confirmado desde el Observatorio Europeo Austral (ESO) en La Silla (Chile).

El planeta orbita la estrella de tipo solar TOI-849, que está a unos 730 años luz de la Tierra, y el estudio confirma que sus características son bastante peculiares.

Está tan cerca de su estrella anfitriona que un año es de apenas 18 horas, según datos de TESS. David Armstrong y sus colaboradores estiman que su temperatura superficial es de alrededor de 1.500 grados.

Los valores del radio y la masa indican que su densidad es similar a la de la Tierra, por lo que se trata de un gigantesco planeta sólido, el mayor encontrado hasta la fecha, que contiene, como máximo, un 3% de su masa como atmósfera gaseosa.

Con estas características, la principal hipótesis es que se trata del núcleo desnudo de lo que fue un gigante gaseoso como Júpiter, pero que ha evaporado toda su envoltura gaseosa.

“Los interiores planetarios no se pueden ver pero, en este caso, como ha desaparecido la capa exterior del planeta, observamos lo que antes estaba oculto”, resume a Efe David Barrado Navascués, del CAB y autor del trabajo.

Para explicar la inmensa pérdida de masa los investigadores proponen varios escenarios. En uno, el planeta se formó inicialmente como un gigante gaseoso lejos de su estrella, para luego migrar y acercarse tanto a ella que los efectos de marea eliminaron la atmósfera.

Otra posibilidad es una gran colisión con otro planeta, aunque también podría ser que TOI-849b fuera un gigante fallido: tras la formación del núcleo, algo pudo suceder en el sistema que impidió al planeta seguir acumulando el gas necesario para formar su atmósfera.

Son tres interpretaciones, pero aún no hay datos suficientes para elegir una, apunta Barrado, quien detalla que la propia evolución del planeta posiblemente cambie sus propiedades, independientemente del tipo de interacción. Cuanto más violenta, más habrá cambiado, por lo menos a corto plazo.

Posiblemente, agrega, este tipo de planetas terminen desapareciendo; en cualquier caso, la propia evolución de la estrella, que crecerá para convertirse en una gigante roja, hará que sea devorado.

Pero, ¿son estas tres hipótesis sobre la pérdida de masa del exoplaneta las únicas? Precisamente, una de las tareas del CAB ha sido descartar otros posibles escenarios.

En el contexto del proyecto TROY, liderado por Jorge Lillo-Box, coautor del estudio, se valoró la posibilidad de que el bamboleo de la estrella con el que se ha medido la masa del planeta no esté causado por uno sino por dos planetas en la misma órbita, lo que se conoce como planetas co-orbitales.

“Estos resultados han permitido descartar definitivamente el escenario coorbital como fuente de la gran masa del planeta, confirmando así la hipótesis de que TOI-849b es definitivamente un núcleo rocoso desnudo, probablemente una gigantesca esfera compuesta principalmente de hierro y silicatos”, concluye Lillo-Box.

TOI-849b representa un caso único donde estudiar el material del núcleo primordial de la formación de un planeta de tipo gaseoso. El origen del planeta está aún por determinar, por lo que serán necesarias futuras observaciones.

Para Barrado, este trabajo es “una pieza muy importante del puzle exoplanetario, conseguida con una colaboración europea en la que, como siempre, los investigadores españoles participamos con las manos atadas”.

“Debido a la escasa inversión en ciencia, pero sobre todo -añade a Efe- a la enorme burocracia que consume la mayor parte de nuestro tiempo y dificulta nuestra tarea: investigar la naturaleza del universo para responder a las preguntas que formulan los ciudadanos”.

AGENCIA EFE

Sigue leyendo

Ciencia

Descubren el sistema planetario compacto más cercano al Sistema Solar

Publicada

el

sistema planetario

La estrella Gliese 887 tiene el sistema planetario compacto más cercano al Sistema Solar. Esta formado por dos planetas y, posiblemente, un tercero, aún por confirmar, que se encontraría en su zona habitable, según un estudio que publica hoy, jueves, Science.

Un sistema planetario compacto está formado por más de un planeta que tienen órbitas cercanas y dinámicamente apretadas alrededor de una estrella.

A “solo” 11,8 años luz de distancia, Gliese 887 es la décima estrella más cercana al Sol, tiene aproximadamente la mitad de masa que este y es la enana roja más brillante que puede verse desde la Tierra, aunque no a simple vista.

Los dos planetas ahora localizados entran dentro de la categoría de súper-tierras, es decir con una masa superior a nuestro planeta pero sustancialmente menor que Urano o Neptuno.

“Sabemos que este tipo de sistemas planetarios son bastante comunes en otras estrellas -entre un 15 y un 30 % de las estrellas de tipo solar-, pero no habíamos encontrado ninguno muy cercano al Sol”, dice a Efe Guillem Anglada-Escudé, del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC) y uno de los firmantes de la investigación.

Este “será, un poco, un sistema de referencia para entender este tipo de sistemas planetarios tan comunes en otras estrellas, pero tan diferentes al del Sistema Solar”, agrega el también astrónomo del Instituto de Estudios Espaciales del Cataluña (IEEC) y de la Universidad Queen Mary de Londres.

Hasta el momento, los científicos han identificado dos planetas, Gliese 887b y Gliese 887c, con periodos orbitales de 9,3 y 21,8 días, respectivamente, lo que supone mucho más rápido y más cerca que la órbita de Mercurio alrededor del Sol.

Con temperaturas de entre 200 y 70 grados, ambos planetas podrían ser un poco demasiado calientes para tener agua líquida en su superficie, señala el IEEC en una nota.

La existencia de dos planetas con órbitas tan cerradas no es “sorprendente”, indica Anglada-Escudé, quien precisa que, en este sentido, “el ‘anormal’ es el Sistema Solar, que no tiene casi planetas en orbitas internas”.

Existen otros sistemas planetarios más cercanos, como Próxima Centauri y Wolf359, situados a 4,2 y 7,9 años luz, respectivamente, pero no son de tipo compacto, como sí es el caso de GJ887, señala el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), que también ha participado en la investigación.

El equipo, encabezado por Sandra Jeffers de la Universidad de Gotinga (Alemania) y que cuenta también con la participación del Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), ha encontrado evidencias, aún no confirmadas, de la existencia de un tercer exoplaneta.

Este posible tercer planeta tendría un periodo orbital de unos 50 días, lo que puede ubicarlo en la llamada zona de habitabilidad de la estrella, en la que sería posible la existencia de agua líquida en la superficie.

Si finalmente existe, sería -indica Anglada-Escudé- “de los pocos tan cercanos y situados en la buena zona” de su estrella, además del exoplaneta Proxima-b, que orbita Próxima Centauri, una enana roja que es la estrella más cercana al Sol.

Para confirmar la existencia de este tercer planeta alrededor de GJ 887 hacen falta algunos datos más y el científico considera que se podrán obtener en un par más de campañas de observación de unos pocos meses.

GJ 887 es unan estrella vieja y muy inactiva, si lo fuera tanto como nuestro Sol, es probable que el viento solar barriera la atmósfera de sus dos planetas, pero en este caso puede que la retengan o incluso ser más gruesas que la de la Tierra, indica la Universidad de Gotinga.

El equipo observó a GJ 887 durante tres meses gracias al High Accuracy Radial Velocity Planet Searcher (Harps), un espectrógrafo de alta precisión para encontrar planetas, de uno de los telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO) en La Silla (Chile).

Además, utilizó el método llamado espectroscopia Doppler, que mide el movimiento de ida y vuelta de la estrella causado por la atracción gravitatoria de los planetas que la orbitan y otros datos de archivo que abarcan más de veinte años.

Aunque aún quedan muchas cosas por saber de GJ 887 y su sistema, Anglada-Escudé dice que ser una estrella vieja y de las más inactivas que se conocen sí podría “favorecer” el desarrollo de vida, al haber tenido más tiempo para evolucionar.

Esa falta de actividad, también puede permitir la detección de la luz de sus planetas cuando esté operativo el telescopio espacial James Webb, cuyo lanzamiento está previsto en los próximos dos años, y a través de la próxima generación de telescopios gigantes basados en tierra.

Encontrar los planetas más cercanos a la Tierra es importante no solo en términos de la exploración, sino también porque estos mundos son los primeros que se podrán caracterizar en las próximas décadas. EFE

Sigue leyendo

Ciencia

Detectan un exoplaneta en una estrella muy joven y cercana

Publicada

el

exoplantea

El descubrimiento de un exoplaneta de tamaño similar a Neptuno, que orbita una estrella cercana y particularmente joven, ofrece una oportunidad única para aumentar nuestro conocimiento sobre cómo se forman y migran los planetas durante los primeros días de un sistema solar.

El exoplaneta, bautizado como AU Mic b, orbita la estrella AU Microscopii, la cual está relativamente cerca de la Vía Láctea, a 31,9 millones de años luz, y tiene “solo” entre 20 y 30 millones de años, frente a los 4.500 millones del Sol.

El hallazgo, que publica hoy, miércoles, la revista Nature, ha contado, entre otros, con la participación de Guillem Anglada-Escudé, del Instituto de Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC), así como investigadores de las universidades estadounidenses de George Mason y Maryland Baltimore County y la canadiense de Montreal.

Solo hay dos o tres estrellas conocidas que estén tan cerca y sean jóvenes, por lo que los científicos llevan una década buscando exoplanetas en ellas.

Hablando en términos astronómicos, AU Microscopii y su planeta están todavía en su infancia, de hecho, la estrella aún tiene a su alrededor un fino disco de escombros resultado de su formación.

exoplaneta

“Los planetas, como las personas, cambian con la madurez” y ello significa que pueden variar su órbita o la composición de su atmósfera, e incluso, al contrario que las personas, volverse más pequeños con el tiempo, dice Eric Gaidos, de la Universidad de Hawai.

Por eso, el sistema AU Mic proporciona un laboratorio único para estudiar las primeras etapas de la formación de los planetas y cómo interactúan con su estrella anfitriona, así como para investigar la dinámica de formación de un sistema solar.

Una de las cosas que los investigadores quieren entender es cuándo se forman los planetas y qué hacen durante sus primeras etapas, señala Tom Barclay, de la Universidad de Maryland.

El equipo usó datos de los telescopios espaciales Tess y Spitzer de la Nasa, apoyados por las observaciones de otras instalaciones en tierra ubicadas en Hawai y Chile.

Las observaciones permitieron confirmar que AU Mic b tiene una masa no superior a 58 tierras y completa una órbita cada 8,6 días, lo que indica que está muy cerca de la estrella.

Los científicos quieren saber más sobre la atmósfera del nuevo exoplaneta, porque al haberse formado recientemente puede estar perdiendo su atmósfera a un ritmo que se puede observar.

Las observaciones también pueden ayudar a determinar de qué está compuesta su atmósfera, lo que podría dar pistas para saber dónde se formó el planeta, ya que ciertas sustancias solo pueden existir a una distancia conocida de la estrella.

Saber dónde se formó el planeta proporcionaría pistas sobre cómo se ha movido desde que se creó y ayudaría a comprender de manera más general cómo se forman y migran los planetas en un sistema solar nuevo.

El equipo considera que el nuevo exoplaneta está principalmente compuesto de gases, pues la estrella, debido a su juventud “seguramente no ha tenido tiempo aún para formar pequeños planetas rocosos”, considera Barclay.

Esto “nos da una oportunidad de tener una imagen de lo que pudo haber pasado antes de que nuestros propios planetas rocosos, como la Tierra y Venus, se formaron”.

AU Mic está aún rodeada de un disco de escombros a causa de su formación, además es una estrella pequeña, aproximadamente la mitad de la masa del Sol, las cuales suelen tener campos magnéticos muy fuertes, lo que las hace muy activas.

Todo ello explica, en parte, que los expertos tardaran casi quince años en detectar el nuevo planeta, pues las numerosas manchas y erupciones en la superficie de la estrella dificultaron su detección, que “ya se complicaba por la presencia del disco”, según Jonathan Gagné, de la Universidad de Montreal. EFE

Sigue leyendo

Tendencias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies