Por qué cerramos los ojos al dormir: Más allá de la oscuridad

Cerrar los ojos al dormir es un acto instintivo, un paso natural hacia el descanso que a menudo damos por sentado. Sin embargo, ¿por qué lo hacemos y qué implicaciones tiene para aquellos que no pueden hacerlo? Exploraremos este fascinante fenómeno y sus consecuencias.

La Señal del Sueño: Párpados que Pesan

Uno de los primeros signos de que el sueño nos envuelve es la sensación de peso en los párpados, instándonos a cerrar los ojos, ya sea que estemos viendo televisión, leyendo o charlando. Pero, ¿por qué es tan crucial cerrar los ojos al dormir?

Protección Nocturna de los Ojos

Cuando dormimos, somos vulnerables a posibles peligros que puedan acechar nuestros ojos. Al cerrar los párpados, proporcionamos una capa de protección. Este acto reflejo evita que partículas extrañas entren en nuestros ojos durante la noche, garantizando su seguridad.

Hidratación y Cierre Ocular

Dormir con los ojos cerrados contribuye a la hidratación de la esclerótica (la capa externa blanca del ojo) y la córnea al retener eficientemente las lágrimas. Este proceso es esencial para mantener la salud ocular y prevenir la sequedad.

Regulación de la Luz y el Sueño

Cerrar los ojos limita la entrada de luz, influenciando directamente en nuestros ritmos circadianos. La luz, especialmente la azul, afecta la síntesis de melatonina, la hormona del sueño. Al cerrar los ojos, bloqueamos el exceso de luz, permitiendo que se mantenga la producción natural de melatonina y promoviendo un sueño reparador.

Desafiando la Norma: Lagoftalmos

A pesar de la naturalidad con la que cerramos los ojos al dormir, algunas personas sufren de lagoftalmos, una condición que les impide cerrar completamente los ojos. Esta condición afecta aproximadamente al 5% de la población y puede surgir por diversas razones.

Causas de Lagoftalmos

Las causas de lagoftalmos son variadas, desde la forma del ojo hasta pestañas prominentes o el uso de sustancias como el alcohol o pastillas para dormir. Lesiones, enfermedades como la diabetes, parálisis y procedimientos quirúrgicos también pueden desencadenar esta condición.

Diagnóstico y Tratamiento

El diagnóstico de lagoftalmos puede pasar desapercibido, ya que los afectados a menudo no son conscientes del problema. Sin embargo, si se detecta, se deben buscar soluciones. Los tratamientos incluyen el uso de lágrimas artificiales, pomadas o gafas especiales para mantener la humedad ocular durante la noche, evitando complicaciones como úlceras o infecciones.

En casos extremos, la cirugía puede ser una opción. La conciencia y comprensión de esta condición son cruciales para garantizar un manejo adecuado y mejorar la calidad de vida de quienes la padecen.

De interés: ¿Cómo dormir mejor y sentirte más feliz? Descubre los secretos del sueño reparador

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las mejores noticias!