Conecta con nosotros
La temporada de huracanes en el Atlántico ha roto récords en este ya aciago 2020 La temporada de huracanes en el Atlántico ha roto récords en este ya aciago 2020

Clima

La temporada de huracanes en el Atlántico ha roto récords en este ya aciago 2020

Publicado

el

Por

La extremadamente activa temporada de huracanes en el Atlántico, que de manera oficial concluye este lunes, ha roto récords al sumar 30 ciclones con denominación, apelar por segunda vez al alfabeto griego tras agotar la lista de 21 nombres programados, y dejar muertos y cuantiosos daños materiales en un ya aciago 2020.

La de este año, que incluso alberga la posible formación en los próximos días de la que sería la tormenta tropical Kappa, ha roto varias marcas, como son los 30 ciclones con nombre, que supera así a los 28 formados en la temporada de 2005, o los 12 que han tocado tierra en suelo continental estadounidense, cinco de ellos en el estado de Luisiana, números de los que no se tienen registros previos.

De las 30 tormentas tropicales hasta la fecha, 13 se convirtieron en huracanes (con vientos máximos de al menos 74 millas por hora o 119 km/h), incluidos seis huracanes de categoría mayor (con vientos desde 111 m/h o 178 km/h). Este año se cierra además con el segundo número más alto de huracanes registrado

El Golfo de México ha sido a lo largo de esta temporada una zona especialmente activa, y que en el caso de Estados Unidos ha visto nueve llegadas a tierra en estados de cara esta porción del Atlántico, e incluso con Laura y Delta alcanzando las cosas de Luisiana en localidades a 13 millas (20 km.) de distancia entre sí.

LOS PRONÓSTICOS SE CUMPLÍAN

Las proyecciones que hizo la gubernamental Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) de EEUU antes del 1 de junio, cuando comienza de manera oficial la temporada de huracanes atlántica, y en las que alertó de una temporada por encima de lo normal, se empezaban a ver reflejadas con la formación de dos tormentas antes del arranque formal.

Arthur, que se formó el 14 de mayo e impactó las costas de Carolina del Norte, y luego la fugaz Bertha, formada el 27 de ese mismo mes y que tocó tierra en Carolina del Sur, dieron pistas de que la de este año andaría muy por encima de la media de 12 tormentas y seis huracanes (tres de ellos mayores).

Para el día 18 de septiembre, se habían agotado los 21 nombres programados para este año, nueve de ellos solo entre los meses de mayo y julio, y por segunda vez en su historia la NOAA debió apelar al alfabeto griego para las posteriores tormentas, llegando hasta el momento hasta el noveno de nombre de esta lista, Iota.

Los meteorólogos han visto hechos inusuales en la cuenca atlántica como el desarrollo al mismo tiempo de cinco fenómenos tropicales, Paulette, Rene, Sally, Teddy y Vicky, formados en el mes de septiembre, durante el pico de la temporada, y cuyo único antecedente ocurrió en la del año 1971, cuando también se formaron cinco ciclones.

Este año ha visto a su vez la formación de seis huracanes mayores, es decir de categoría 3 (vientos sostenidos de 111 millas por hora o 178 km/h) o más.

Laura, Teddy, Delta, Epsilon, Eta y Iota, los seis huracanes mayores de esta temporada, representan la segunda mayor cifra de este tipo de huracanes formados en un solo año, que en el caso de este 2020 – con Iota – ha continuado la tendencia de los últimos cinco de cerrar con al menos un huracán de categoría 5, la máxima en la escala Saffir-Simpson.

CENTROAMERICA GOLPEADA DOS VECES POR POTENTES HURACANES

Precisamente, uno de los ciclones protagonistas de esta temporada fue Iota, el poderoso huracán que alcanzó vientos de 160 millas por hora (258 km/h) y que después de Eta fue el segundo huracán mayor aparecido en el mes de noviembre, usualmente de menor actividad, algo de lo que no se tienen registros históricos.

Iota alcanzó las costas del noreste de Nicaragua el pasado 17 de noviembre como huracán de categoría 4 y lo hizo a unas 15 millas (24 km) de donde dos semanas atrás tocó tierra el poderoso Eta, con la misma intensidad.

Ambos huracanes prosiguieron luego un trayecto de destrucción por Honduras y otros países de Centroamérica, una región muy vulnerable a los desastres naturales y que este año lidia con los efectos de la covid-19.

Se calcula que solo en Honduras más de 3,5 millones de personas resultaron afectadas por los dos huracanes, que dejaron 45 puentes destruidos y 55 dañados, mientras que el Gobierno de Nicaragua estima que ambos huracanes causaron pérdidas por 742 millones de dólares, es decir el 5,9 % de Producto Interno Bruto (PIB) de este país centroamericano.

SUPERFICIE CALIENTE

Esta extrema actividad en la temporada que acaba hoy tiene diversos factores, entre ellos temperaturas en la superficie del mar más cálidas, “un monzón de Africa occidental más fuerte, junto con una cizalladura del viento vertical mucho más débil” y patrones de viento provenientes de África, como señaló Gerry Bell, del Centro de Predicción del Clima de la NOAA.

“Estas condiciones, combinadas con (el fenómeno de) La Niña, ayudaron a hacer posible esta temporada de huracanes extremadamente activa y sin precedentes”, agregó.

Una temporada, por lo demás, que parece negarse a culminar y es que los meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EEUU mantienen la mirada en un fenómeno al norte de las islas portuguesas de Madeira, al noroeste de África y que en las próximas 48 horas podría adquirir características tropicales.

Se ser así, se convertiría en la tormenta tropical Kappa, la número 31 de esta histórica temporada en el Atlántico y que ha roto numerosos récords.

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Clima

La pérdida mundial de hielo se acelera, según un estudio

Publicado

el

Por

La pérdida mundial de hielo se acelera, según un estudio

La velocidad a la que el hielo está desapareciendo en todo el planeta se está acelerando, según una investigación que publica este lunes la revista The Cryosphere.

El estudio, encabezado por la Universidad de Leeds (Reino Unido), también revela que la Tierra perdió 28 billones de toneladas de hielo entre 1994 y 2017, lo que equivale a una capa de hielo de 100 metros de espesor que cubriría todo el Reino Unido.

Los datos han sido publicados por un equipo de investigación, el primero en llevar a cabo un análisis de la pérdida mundial de hielo utilizando datos procedentes de satélites.

El equipo descubrió que la tasa de pérdida de hielo de la Tierra ha aumentado notablemente en las últimas tres décadas.

La caída de la masa de hielo en todo el mundo aumenta el nivel del mar, incrementa el riesgo de inundaciones en las comunidades costeras y amenaza con acabar con los hábitats naturales de los que depende la vida silvestre, añaden los expertos.

En la investigación, financiada por el Consejo de Investigación del Medio Natural del Reino Unido, han participado también expertos de la Universidad de Edimburgo, el University College de Londres (UCL) y los especialistas en ciencia de datos Earthwave.

La investigación muestra que, en general, se ha producido un aumento del 65 % en la tasa de pérdida de hielo durante la encuesta realizada durante un periodo de 23 años, sobre todo por la pérdida de las capas de hielo polares en la Antártida y Groenlandia.

El autor principal, Thomas Slater, investigador del Centro de Observación Polar y Modelado de Leeds, dijo que, aunque cada región analizada perdió hielo, “las pérdidas de las capas de hielo antárticas y groenlandesas son las que más se han acelerado”.

Esta situación responde a “los escenarios de calentamiento climático” y el aumento del nivel del mar “tendrá efectos muy graves en las comunidades costeras de este siglo”, añadió.

Slater resaltó que el estudio ha sido el primero de su tipo en examinar todo el hielo que está desapareciendo en la Tierra, utilizando observaciones satelitales.

En el estudio se evaluaron 215.000 glaciares repartidos por todo el planeta, las capas de hielo polar en Groenlandia y la Antártida, así como el hielo marino que está a la deriva.

El aumento de las temperaturas atmosféricas ha sido el principal impulsor de la disminución del hielo marino ártico y de los glaciares de montaña en todo el mundo, mientras que el aumento de las temperaturas oceánicas ha incrementado la disminución de la capa de hielo antártica, agrega la investigación.

En el caso de la capa de hielo de Groenlandia, las pérdidas de hielo se han disparado por una combinación de temperaturas oceánicas y atmosféricas en aumento.

EFE

Sigue leyendo

Clima

El 2020 empata con el 2016 como el más caliente de la historia en el planeta

Publicado

el

Por

planeta -caliente

El año 2020 ha empatado con 2016 como el año más caliente desde que se tienen registros, de acuerdo a un informe publicado este jueves por la NASA y que confirma la tendencia del calentamiento del planeta.

El estudio, que también tomó datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), refleja que 2020 superó a 2016 por una diferencia muy pequeña que cae dentro del margen de error del análisis, “lo que hace que los años estén efectivamente empatados como el año más cálido registrado”.

“Los últimos siete años han sido también los siete años más cálidos del registro histórico, caracterizando la dramática tendencia actual de calentamiento”, informó Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA (GISS por sus siglas en inglés).

Según la NASA, la temperatura promedio global del año 2020 fue 1,84 grados Fahrenheit (1,02 grados Celsius) más caliente que la media entre 1951-1980 que se usa como referencia, aunque de acuerdo a Schmidt “que un año bata o no un récord no es realmente relevante, lo importante son las tendencias a largo plazo”.

“Con estas tendencias, y a medida que se incrementa el impacto humano en el clima, debemos esperar que se sigan rompiendo récords en los registros”, alertó el experto en declaraciones recogidas en un comunicado.

LA ACTIVIDAD HUMANA

La temperatura media del planeta ha aumentado en más de 2 grados Fahrenheit (1,2 grados Celsius) desde finales del siglo XIX, cuando la industrialización se expandió y con ello aumentaron las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que da pistas del impacto de la actividad humana en el calentamiento de la Tierra, señala el reporte.

“El aumento de la temperatura está desencadenando fenómenos como la pérdida de masa del hielo marino y de las capas de hielo terrestres, el aumento del nivel del mar, olas de calor más largas e intensas y cambios en los hábitats de plantas y animales”, resaltó la NASA.

La agencia aeroespacial destaca el efecto de los incendios ocurridos en Australia durante el primer semestre del año, que quemaron 46 millones de acres de tierra, y liberaron humo y otras partículas a más de 18 millas (29 kilómetros) de altura en la atmósfera, lo que bloqueó la luz solar y posiblemente enfrió la atmósfera ligeramente.

Por contra, “la cuarentena global por la pandemia del covid-19 redujo la contaminación del aire en muchas áreas, permitiendo que más luz solar llegase a la superficie y produciendo un pequeño, pero potencialmente significativo efecto de calentamiento”.

Las cuarentenas y los confinamientos permitieron que en Estados Unidos se redujera el efecto de los gases invernadero en un 10 %, de acuerdo a un informe de la consultora Rhodium Group, pero ello no supone un efecto inmediato y se espera las emisiones de gases de efecto invernadero vuelvan a su ritmo habitual una vez la pandemia empiece a mitigar.

El fenómeno natural de El Niño, que consiste en “un ciclo natural de intercambio de calor entre el océano y la atmósfera”, tiene impacto en la variación de la temperatura del planeta, y así lo hizo al comienzo de 2020 cuando llevó a un ligero aumento de la temperatura global, aunque posteriormente ese efecto disminuyó.

Schmidt señaló que en 2016 el fenómeno de El Niño dio “un impulso significativo en las temperaturas” globales.

“La ausencia de un estímulo similar por parte de El Niño en 2020 es evidencia de que el clima de fondo sigue calentándose debido a los gases de efecto invernadero”, agregó el experto.

EL ÁRTICO

El informe de la NASA pone de relieve que la tendencia de calentamiento es más pronunciada en el Ártico, donde en los últimos 30 años ha habido un calentamiento tres veces más rápido que en el resto del planeta.

En esa zona, la extensión de la superficie mínima anual de hielo ártico está disminuyendo un 13 % por década, una situación que lleva a que la región “sea menos reflectante, lo que significa que más luz solar es absorbida por los océanos y las temperaturas aumentan aún más”, además de un mayor aumento nivel del mar.

La NASA alertó que es esencial “entender estas tendencias climáticas a largo plazo” para, entre otros, adaptarse a un entorno cambiante y prepararse a fenómenos meteorológicos extremos.

EFE

Sigue leyendo

Clima

España en alerta por ola de frío extremo con temperaturas de -10ºC

Publicado

el

Por

España en alerta por ola de frío extremo con temperaturas de -10ºC

Tras la nevada histórica que afectó a gran parte de España la preocupación está ahora en las heladas ya que la nieve se ha convertido en hielo debido a la bajada de las temperaturas.

Desde este lunes y hasta el jueves, llega una ola de frío al país que provocará un descenso de las temperaturas a -10ºC en varias regiones.

Ya la borrasca Filomena había dejado datos históricos en España y ahora las consecuencias también ponen un escenario de ese mismo carácter en la nación ibérica.

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias