Conecta con nosotros
Reino Unido Reino Unido

Clima

El Reino Unido registra su temperatura más baja en 25 años, con -22,9 grados

Publicado

el

Por

El Reino Unido registró durante esta madrugada 22,9 grados bajo cero en áreas de Escocia, su temperatura más baja en más de 25 años, según indicó este jueves la Oficina Meteorológica británica.

La llamada Met Office señaló hoy que se ha tratado de la noche más fría desde 1995 y ha emitido alertas “amarillas” por nieve y hielo en amplias zonas de la región, en las que el transporte se ha visto afectado, y que mantendrá vigentes, en principio, hasta el mediodía de mañana, viernes.

En concreto, el termómetro cayó hasta los -22,9 grados centígrados en la localidad de Braemar, en el condado escocés de Aberdeenshire (centro de Escocia).

Según los expertos meteorólogos de este país, la última vez que se llegó a temperaturas por debajo de los 20 grados bajo cero fue el 23 de diciembre de 2010.

Estas gélidas condiciones climáticas están ocasionando alteraciones en los servicios ferroviarios escoceses, según alertó hoy ScotRail.

La organización del Reino Unido de beneficencia Centrepoint que ayuda a jóvenes sin hogar ha urgido a la ciudadanía a ponerse en contacto con ellos si ven por la calle a personas que necesitan ayuda, al tiempo que ha instado a los británicos a ofrecerles una bebida caliente, comida, mantas o ropa.

El servicio sanitario público -NHS- indicó hoy que pese a las duras condiciones meteorológicas, muchos centros de vacunación del Reino Unido continúan abiertos, aunque muchas citas serán reprogramadas.

EFE

Anuncio
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Clima

La crisis del cambio climático al servicio de abastecimiento de agua en Chile

Publicado

el

Por

cambio climático

Los episodios de alta turbiedad del agua que ocasionan fenómenos agudizados por el cambio climático como el deshielo y los sistemas frontales desafían a las compañías que abastecen en Chile de este bien esencial, que trabajan en planes de resiliencia para enfrentar emergencias y evitar cortes en el suministro.

Cuando ocurren estos sucesos climáticos, la turbidez de los caudales sube muy por encima de lo que una planta de producción de agua potable es capaz de procesar y dificulta la provisión de este bien a los ciudadanos.

Así ocurre con el deshielo, que se ha acentuado con el aumento de las temperaturas debido al cambio climático y cada vez es mayor el derretimiento de los glaciares, lo que provoca un incremento en el volumen de deslizamientos de tierras, que arrastran lodo y sedimento hacia los ríos.

Lo mismo sucede con los sistemas frontales, cuyos efectos se han intensificado con el cambio climático, ya que se ha elevado la isoterma, con lo que hoy llueve en zonas en que tradicionalmente nevaba, provocando igualmente deslizamientos de tierra que terminan llenando los ríos de lodo.

Adicionalmente, fenómenos extraordinarios como los llamados “ríos atmosféricos”, inusuales pero no directamente achacables al cambio climático, según algunos expertos, provocan sucesos de lluvia extrema que generan también altos niveles de turbiedad en los ríos.

“El aumento de las temperaturas y la ocurrencia de tormentas de verano ciertamente incrementan la amenaza de eventos de turbidez. La única forma de mantener o disminuir el riesgo de cortes de agua potable en Santiago es disminuir decididamente la vulnerabilidad del sistema, con medidas estructurales y la gestión de este recurso”, dijo a Efe el subdirector del centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia de la Universidad de Chile, René Darío Garreaud.

LA GESTIÓN ANTE EVENTOS EXTREMOS POR CAUSA DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Ante una situación así se encontró a finales del pasado enero la compañía Aguas Andinas, participada por el grupo Suez y principal gestora del servicio de abastecimiento de agua y saneamiento en la Región Metropolitana, en la que se ubica Santiago de Chile, que se vio obligada a activar fuentes de suministro de respaldo.

La capital sufrió entonces unas lluvias extremas que provocaron una fuerte turbiedad en el agua proveniente de los ríos Maipo y Mapocho, principales fuentes de abastecimiento del recurso hídrico que usa la compañía para los 7 millones de habitantes de la Región Metropolitana.

“Este arrastre (de lodo y sedimentos) hace que las plantas de producción no puedan funcionar y hay que cerrarlas para poder protegerlas y que no haya un daño mayor en la infraestructura, porque si se dañan estas plantas la reparación sería de meses” y el suministro quedaría comprometido, explicó a Efe la gerenta general de Aguas Andinas, Marta Colet.

Con las plantas cerradas, la empresa, que cuenta con casi 2,2 millones de clientes (que en número de personas equivale a abastecer a la práctica totalidad de la población de la región), activó como fuentes de respaldo unos megaestanques que abarcan la superficie de 50 campos de fútbol y acumulan 1.500 millones de litros de agua, una infraestructura hidráulica inaugurada en noviembre de 2020 que concede 34 horas de autonomía a Santiago de Chile ante imprevistos.

Ello se complementó con medidas de gestión en la distribución de la red, todo en base a un plan de resilencia ante los efectos del cambio climático en el que la compañía invirtió cerca de 150 millones de dólares desde 2013 en pozos y estanques de almacenamiento de agua potable hasta alcanzar las 34 horas de autonomía en caso de emergencia.

“Pudimos enfrentar este evento con esa capacidad pero no sólo es una cuestión de infraestructura sino que fue muy importante la gestión de la crisis en sí. Fue una combinación de inversión y gestión lo que nos permitió salir de la crisis con una afectación muy puntual y concreta que fue el corte de suministro a 4.000 clientes por un periodo de tiempo muy corto”, explicó Colet.

La compañía trabaja para que la autonomía alcance como mínimo las 48 horas para el año 2024 mediante una inversión de otros 500 millones de dólares para los próximos cinco años.

LA SEQUÍA, EL RETO MÁS COMPLEJO

El contraste con los fenómenos de lluvia extrema, Chile enfrenta una sequía creciente que dificulta alimentar el caudal de los ríos, rellenar los acuíferos subterráneos, embalses y estanques, poniendo en riesgo el suministro de agua potable.

De acuerdo al último Balance Hídrico Nacional, se espera que la disponibilidad de agua experimente entre 2030-2060 una disminución será en torno a 50 % en el norte y un 40 % para la zona macro sur.

“Sin duda que la sequía y la escasez es el reto más complejo. Llevamos unos años trabajando en levantar un conjunto de soluciones, como un plan de eficiencia hidráulica destinado a evitar fugas en la red y en aspectos de agua regenerada”, dijo Colet.

A esto se suman otras acciones como la infiltración artificial de acuíferos y el fomento del consumo responsable entre los ciudadanos.

“Frente al desafío de la disminución de las precipitaciones debe hacerse un esfuerzo colectivo. Muchas de las soluciones van por hacer un uso más eficiente del agua”, apuntó Garreaud.

EFE

Sigue leyendo

Clima

Falta ambición y tiempo en la lucha contra el cambio climático, lamenta ONU

Publicado

el

Por

cambio climático

A la comunidad internacional le falta ambición para atajar el calentamiento global y se está quedando sin tiempo para reducir emisiones de forma significativa y evitar los efectos más catastróficos del cambio climático, según Naciones Unidas.

Esta es la principal conclusión del informe publicado este viernes por la Convención Marco de la ONU para el Cambio Climático (UNFCCC), en el que se analiza el impacto de los planes de reducción de emisiones -las llamadas Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC)- que ha recibido.

“Los actuales niveles de ambición están muy lejos de ponernos en camino para lograr los objetivos del Acuerdo de París” de limitar la subida de las temperaturas a 1,5 grados centígrados sobre las preindustriales, aseguró la secretaria ejecutiva de UNFCCC, Patricia Espinosa, en un encuentro virtual con periodistas.

Para el secretario general de la ONU, António Guterres, este informe es una “alerta roja” que muestra que los gobiernos “no están en absoluto cerca” de poder cumplir con sus compromisos, por lo que llamó a la acción inmediata.

En primer lugar, sólo el 40 % de los firmantes ha presentado su NDC, pese a que todos se comprometieron a enviarlos antes de finales del año pasado. Este informe valora la información de 48 NDC que representan los planes de 75 países (el de la UE contiene los de sus 27 miembros).

En segundo, entre los países que no han cumplido con su obligación se encuentran los mayores contaminantes, como China, India y Estados Unidos (con el eximente este último de que acaba de reincorporarse al Acuerdo de París).

A este respecto, Espinosa afirmó que la UNFCCC está “en contacto” con la nueva administración en Washington y que le ha pedido un NDC “muy ambicioso”. Estados Unidos trabaja intensamente en su informe, agregó.

Con estas grandes ausencias, los NDC que recoge el informe sólo suponen el 30 por ciento del total de las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero (según valores de 2017).

Por último, los planes presentados suponen una reducción de emisiones para 2030 de apenas el 1 % (frente a 2010), cuando el Grupo Internacional de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) recomienda para ese año un recorte del 45 %.

Este objetivo busca mantener aún las opciones de alcanzar la neutralidad climática a mediados de siglo y no rebasar un incremento de las temperaturas de 1,5 grados centígrados (2 en el peor de los casos), límite a partir del cual los científicos prevén daños catastróficos.

“NO TENEMOS ALTERNATIVA”

Espinosa reconoció que el informe no aporta una “imagen completa” de los esfuerzos y agregó que la UNFCCC presentará una actualización antes de la Cumbre del Clima de este año (COP26), “esperamos que incluyendo a los mayores contaminantes”.

No obstante, los esfuerzos se quedan a su juicio cortos, opinión que comparte con Guterres y varias de las principales ONG medioambientalistas, que criticaron la falta de ambición de los gobiernos.

Para Espinosa es crucial que los países se comprometan “ahora” a reducir sus emisiones de forma sustantiva. “Se nos acabó el tiempo”, advirtió y consideró que “estamos muy retrasados”: “Necesitamos algo mucho más radical encima de la mesa”.

“No tenemos alternativa. La humanidad está poniendo en peligro su propia permanencia en este mundo. Nos acercamos colectivamente a un campo de minas con los ojos tapados. Y el próximo paso puede ser un desastre”, advirtió.

Señaló que es difícil tomar decisiones transformadoras y que la cuestión es “muy política”. Además, reconoció que muchos países atraviesan graves dificultades a causa de la pandemia, aunque esta crisis puede ser también ser un catalizador para el cambio.

“2021 ofrece una oportunidad sin precedentes. La reconstrucción por la crisis del coronavirus supone un momento inédito que no se puede desaprovechar”, afirmó y pidió que los planes de recuperación “sean verdes y reflejen los NDC”.

En su opinión, si los 12 billones de dólares que van a movilizar “los países ricos” para la recuperación de esta crisis “se invierten de la forma correcta”, entonces la comunidad internacional tiene la “opción de cambiar la trayectoria” y encaminarse hacia los objetivos de París.

De hecho, consideró que uno de los resultados de la COP26 debe ser “alinear la recuperación de la crisis del coronavirus con el Acuerdo de París”.

Este informe puede ser un “toque de atención”, dijo Espinosa. “Llamo a todas las partes, incluso a los que han presentado NDC, a estudiar si pueden incrementar sus niveles de ambición y sus objetivos”, aseguró.

“Lo que necesito es tu máxima ambición”, aseguró Espinosa que está repitiendo a todos los firmantes del Acuerdo de París.

EFE

Sigue leyendo

Clima

Kerry y Guterres formalizan el regreso de EE.UU. al Acuerdo del Clima París

Publicado

el

Por

Kerry y Guterres formalizan el regreso de EE.UU. al Acuerdo del Clima París

El enviado especial estadounidense para el clima, John Kerry, y el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, formalizaron este viernes en un acto virtual el regreso oficial de Estados Unidos al Acuerdo del Clima de París, tras años de rechazo por parte de la anterior Administración de Donald Trump.

“Hoy, como han escuchado y como saben, es absolutamente oficial: Estados Unidos vuelve a ser parte del Acuerdo de París. Y estoy orgulloso y satisfecho con este hecho, pero también supone una responsabilidad especial”, dijo Kerry en su intervención telemática en la que también subrayó que Washington se reincorpora “al esfuerzo climático internacional con humildad y con ambición”.

Por su parte, Guterres mostró su satisfacción por el regreso de la gran potencia al seno del Acuerdo de París.

“Hoy es un día de esperanza, con la unión oficial de Estados Unidos al Acuerdo de París. Es una buena noticia para EE. UU. y es una buena noticia para el mundo”, dijo el diplomático portugués, que recordó que fue el propio Kerry quien firmó dicho acuerdo acompañado por su nieta.

El secretario de la ONU subrayó ante Kerry que 2021 debe de ser un año de inflexión que debe reflejarse en la cumbre del clima prevista el próximo noviembre en Glasgow, Reino Unido.

“Este noviembre cuando vayamos a Glasgow todas las naciones debemos levantar nuestra mirada, debemos aumentar nuestra ambición juntos o todos fracasaremos juntos”, declaró Kerry, por su parte.

El exsecretario de Estado estadounidense centró un discurso pronunciado horas antes en la cumbre virtual de Munich sobre seguridad también en la crisis climática.

Kerry advirtió este viernes de que la lucha contra el calentamiento global está en “su década decisiva”, tras los “años perdidos” durante el anterior Gobierno de Donald Trump, y apuntó que se trata de una de las amenazas de seguridad “más complejas de la historia”.

La participación de Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero por detrás de China, es considerada como fundamental para cualquier intento de reducir las emisiones de CO2 y frenar el calentamiento global.

Esta mañana, el actual secretario de Estado de EE. UU., Anthony Blinken, anunció la reincorporación oficial al Acuerdo del Clima de París, que calificó como “un marco sin precedentes para la acción global”.

“Lo sabemos porque ayudamos a diseñarlo y hacerlo realidad. Su propósito es simple y amplio: ayudarnos a todos a evitar el calentamiento catastrófico del planeta y desarrollar la resiliencia en todo el mundo a los impactos del cambio climático que ya estamos viendo”, agregó el jefe de la diplomacia estadounidense.

EFE

Sigue leyendo

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

CONTENIDO PATROCINADO

Tendencias

<- - Compuesto de inicio!>