Empieza en la República del Congo una cumbre en defensa de los bosques tropicales del mundo

Representantes de los países de las cuencas de los ríos Amazonas, Congo y Mekong empezaron hoy una cumbre de tres días en la República del Congo (Congo-Brazaville) para cooperar en la protección de su biodiversidad y sus bosques, que suponen en torno al 80 % de los bosques tropicales del mundo.

“En estos tiempos críticos, debemos actuar juntos y con determinación para preservar 350 millones de hectáreas de bosques tropicales”, destacó en la web de esta cumbre el presidente de la República del Congo, Denis Sassou-Nguesso.

“Las tres cuencas, que albergan el 80 % de los bosques tropicales del mundo y dos tercios de la biodiversidad terrestre, desempeñan un papel vital en la lucha contra el calentamiento global”, añadió.

Está previsto que ocho jefes de Estado participen en esta cumbre, incluidos los de la República del Congo, la República Democrática del Congo (RDC), la República Centroafricana, Comoras, Guinea-Bisáu, Kenia, Ruanda y Togo.

Además, participarán expertos en medioambiente de todo el mundo, ministros de varios países de África, y figuras como el ministro de Exteriores de Venezuela, Yván Gil; el viceministro para Temas Multilaterales de Venezuela, Rubén Darío; el presidente de la comisión (secretariado) de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat; y la reconocida ambientalista keniana Wanjira Mathai, entre otros.

Por su parte, los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y de Indonesia, Joko Widodo, también estarán presentes pero virtualmente, porque está previsto que manden mensajes telemáticos.

Los jefes de Estado tienen previsto intervenir en el “segmento de alto nivel”, que tendrá lugar el próximo sábado, día de la clausura del foro.

Esta reunión, auspiciada por Naciones Unidas y la UA, se celebra después de que los ocho países amazónicos, junto con la República del Congo, la RDC y San Vicente y las Granadinas, dialogasen el pasado agosto en Belém (Brasil) en la llamada Cumbre Amazónica.

En ella se instó al “mundo rico” a cumplir su parte para ayudar en la preservación de estos biomas y pagar por mantener la selva en pie.

“No se puede hablar de bosques tropicales y cambio climático sin abordar la responsabilidad histórica de los países desarrollados”, precisó entonces el presidente brasileño, anfitrión del evento, durante su intervención.

Del mismo modo, Sassou-Nguesso ha destacado que la cumbre de Brazaville también “aspira a reunir” a “los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a nuestros socios técnicos y financieros bilaterales y multilaterales, al sector privado, a las instituciones financieras, a la filantropía global, a los representantes de la sociedad civil y a los gobiernos locales”.

La cumbre llega después de que, según alertó la Evaluación de la Declaración Forestal, formada por decenas de ONG conservacionistas, el mundo perdiese 4,1 millones de hectáreas de bosques tropicales en 2022.

De acuerdo con los datos del Banco Mundial, desde 1990 hasta 2016 el planeta perdió cada hora una superficie de bosques equivalente a la de mil estadios de fútbol.

De interés: En busca de un plan para conservar bosques tropicales de la cuenca del Congo

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las mejores noticias!

EFE